Río 2016 registra más de 500.000 visitantes

Según datos recogidos por la Policía Federal en puntos migratorios y divulgados por el Ministerio de Turismo, un total de 572.961 extranjeros ingresaron a Brasil entre el 1 de julio y el 15 de agosto para asistir a los Juegos Olímpicos de Río, según dijo el Gobierno del país.

No hay comentarios

Aunque la inauguración de la competición fue el 5 de agosto, los datos se remontan para incluir la llegada de muchos atletas, personal y otros extranjeros de cara a los Juegos y eventos relacionados.

Tomando como referencia una encuesta que muestra que cerca del 84% de quienes llegaron en las semanas recientes lo hicieron principalmente para asistir a los Juegos, el Gobierno de Brasil dijo que creía que la previsión de medio millón de visitantes fue alcanzada y posiblemente sobrepasada.

A pesar de la cantidad de asientos vacíos en la sedes olímpicas a lo largo de los Juegos, los extranjeros han aparecido en forma masiva en Río en las competiciones, las playas, los restaurantes y los sitios turísticos.

Algunos brasileños trataron de culpar a los extranjeros por los asientos vacíos debido a una mala publicidad antes del evento, que incluyó temores por el virus del Zika y preocupaciones por la violencia y la delincuencia. Pero las cifras migratorias sugieren que la demanda por parte de los extranjeros fue significativa.

De los 6,1 millones de entradas disponibles para los Juegos, los organizadores dijeron que un 70% estaban reservados para los espectadores locales. Cerca de un 87% de las entradas disponibles se vendieron pero una décima parte de los que fueron comprados no se utilizaron.

Algunos asientos permanecieron vacíos porque un proyecto de autoridades locales para distribuir entradas gratuitas a niños de escuela y organizaciones benéficas no ayudó a mejorar la asistencia, especialmente en una ciudad donde el transporte es costoso e ineficiente para muchos trabajadores locales. Es decir, las entradas regaladas a niños y familias pobres no llegaron utilizarse en su mayoría debido a que no pudieron costearse el transporte.

"No está muy claro por qué hubo ausencias, pero desde una perspectiva de ventas, la demanda estuvo bien", dijo Phil Wilkinson, portavoz del comité organizador.