La OCDE hace un guiño a China

En sus indicadores compuestos avanzados, la OCDE anticipa que el de China subió 16 centésimas en un mes cuando había estado cayendo hasta hace tres meses. El de la zona euro sube también e ilustra un crecimiento estable.

No hay comentarios

Tras el turbulento comienzo de año en China, empezamos a conocer perspectivas favorables para su economía. En sus indicadores compuestos avanzados, que señalan por anticipación inflexiones en el ciclo económico, la OCDE señaló que el de China subió 16 centésimas en un mes, para situare en 98,42 puntos, netamente por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo. El indicador para China había estado cayendo hasta hace tres meses, pero en este último periodo se ha ido recuperando de forma cada vez más consistente.

La OCDE destacó que para Brasil también se confirman los signos de estabilización que se habían percibido el mes pasado: su indicador ganó 13 centésimas hasta 99,48 puntos. La zona euro como conjunto progresó cinco centésimas a 100,62 puntos (por encima de la media de largo plazo), lo que ilustra un crecimiento estable. Dentro de los países de la eurozona, destacó la escalada de Grecia (58 centésimas en un mes hasta 101,93 puntos) y la de Estonia (46 centésimas a 102,79 puntos). Entre los grandes países de la moneda única, Francia registró un ascenso de ocho centésimas a 100,88 puntos, Alemania de cinco centésimas a 99,91 puntos, Italia de dos centésimas a 100,87 puntos.

En el caso de España (cuyo indicador no crecía desde hacía nueve meses) la subida del indicador es de una centésima a 101,53 puntos, el nivel más elevado del grupo. Los últimos datos sobre la economía española revelan fortaleza en el sector industrial. En Noviembre la producción industrial volvió a acelerarse por encima de lo esperado y encadenando venticinco meses consecutivos en positivo. Según los datos del INE aumentó un 4,2% interanual frente al 3,8% que esperaban los economistas consultados por Reuters.

También en Europa pero fuera del euro, el Reino Unido sufrió un descenso de 21 centésimas a 99,09 puntos, lo que la OCDE interpretó como un debilitamiento de su cadencia de crecimiento. En cuanto a Estados Unidos, su indicador baja nueve décimas a 99,11 puntos.