La deuda pública marca máximos en el tercer trimestre

El pasivo de las Administraciones Públicas volvió a subir hasta los 1,107 billones de euros en el tercer trimestre, logrando un nuevo máximo histórico. La deuda alcanza el 100,3% del PIB, casi un punto porcentual menos que en el trimestre anterior.

No hay comentarios

La deuda pública vuelve a crecer en volumen hasta septiembre pero modera su proporción respecto al PIB en el mismo periodo. El pasivo global del conjunto de las Administraciones ha alcanzado los 1,107 billones de euros, su nuevo máximo histórico, según los datos del Banco de España.

Tras un año marcado por la ruptura de la barrera del 100% del PIB, con dos trimestres consecutivos por encima del 101%, es positivo que los niveles de deuda vuelvan al entorno del 100,3%, ya que presupone un mayor crecimiento del producto interior.

El endeudamiento de la Administración Central vuelve a ser el más cuantioso por volumen; con un total de 968.811 millones, lo que se equipara al 87,7% del PIB. El pasivo del organismo central se ha incrementado un 32% desde el mismo periodo del año anterior, unos 30.000 millones extra hasta septiembre.

Las Comunidades Autónomas y las entidades locales han tenido más éxito este trimestre en el control del pasivo. Ambas corporaciones han logrado reducir su deuda en casi 1.000 millones de euros, quedando la autonómica en 34.657 millones y la local en 17.174 millones. En la actualidad, la deuda de las autonomías equivale al 24,6% del PIB, mientras que la de los ayuntamientos  apenas alcanza el 3,1%.

Las corporaciones locales son los únicos entes públicos que han conseguido reducir eficazmente su pasivo en comparación a 2015. Los ayuntamientos han reducido su deuda casi en un 6% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, las Comunidades han incrementado su endeudamiento en un 7,2%.

La Seguridad Social también ha cumplido sus deberes y ha reducido ligeramente su endeudamiento en comparación al segundo trimestre. EL pasivo del organismo es de 34.657 millones hasta septiembre, lo que supone el 1,6% del PIB.

Deuda y déficit: dos caras de la misma moneda

El Ministerio de Hacienda y Función Pública ha anunciado recientemente las previsiones del Gobierno de cerrar el año con un déficit público inferior en 1.100 millones de euros al máximo comprometido con la Comisión Europea.

Este logro viene explicado fundamentalmente por el éxito en la recaudación fiscal del último trimestre, impulsado por la reforma del sistema de pago fraccionado del Impuesto de Sociedades. Los buenos resultados permitirán a la brecha fiscal situarse en el 4,5% del Producto Interior Bruto (PIB), una décima menos que la fijada en el calendario fijado con Bruselas.

Todos los esfuerzos del Ejecutivo son pocos para lograr rebajar el déficit público al 3,1% del PIB, el objetivo marcado por Bruselas y sin el cual no se podrán evitar los tan temidos ajustes.