Perfil del nuevo empleado

Los españoles parados de corta duración y con entre 20 y 29 años son los más propensos a conseguir un empleo. En cuanto a políticas activas, los servicios de Técnicas de Búsqueda de Empleo y los de Orientación Profesional son los más efectivos.

No hay comentarios

Español, varón, de entre 20-29 años, con nivel de formación alto o FP, con flexibilidad a la hora de aceptar un trabajo (tiempo parcial o completo) y con idiomas. Este es el perfil que más posibilidades tiene de salir del paro según el último informe de Fedea, que trata el impacto de las políticas activas de empleo sobre la reducción del paro en España. El documento recoge que, comparado con los desempleados de entre 30 y 35 años, los parados de más edad tienen cada vez menos probabilidades de salir de esta situación. Esta distancia se amplifica en relación a los jóvenes de entre 20 y 29 años, que son los que mayores tasas de salida reflejan. En la misma línea, los hombres suelen encontrar antes trabajo que las mujeres, sobre todo en los casos de largo duración.

Los nativos también tienen más oportunidades de encontrar trabajo que los foráneos. Los españoles salen del paro más rápido que el resto de nacionalidades a excepción de los residentes de América del Norte, Oceanía y Asia (salvo Asia Oriental). En el caso de los parados de larga duración (más de dos años), esta tasa es peor en todos los casos a excepción de los nativos de centro y Sudamérica. El nivel educativo también es un factor relevante sobre la tasa de salida del paro: con respecto al nivel básico u obligatorio, cualquier nivel superior beneficia al desempleado de cara a una más rápida salida del paro. El nivel universitario o de FP superior es especialmente beneficioso para parados tanto de corta como de larga duración.

paro nivel educación

Por otro lado, el análisis refleja que los desempleados que perciben prestaciones contributivas por su situación parecen salir más rápido del paro que los que no cobran ningún tipo de ayuda o que la han agotado. En el mismo sentido, la flexibilidad a la hora de adaptarse al tipo de trabajo es relevante, ya que si la búsqueda de empleo se restringe a uno parcial o sólo a tiempo completo se sale mucho más tarde que si no se limita. De la misma manera, si la búsqueda se restringe a nivel del municipio de residencia también se ralentiza la incorporación. Cualquier ámbito mayor, sobre todo el de Comunidad Autónoma, el nacional o el internacional aumenta mucho las probabilidades de salir del desempleo.

Por último, el ciclo económico tiene un efecto positivo en la velocidad de salida del desempleo. Como es normal en este tipo de estimaciones, un mejor estado de la demanda de empleo en su provincia, hace que su salida se agilice. Además, las técnicas de Búsqueda de Empleo y los servicios de Orientación Profesional parecen ser los mecanismo más efectivos implementados por los Servicios Públicos de Empleo (SPE).