El rigor científico llega al mundo de la estética

El Advanced Medical Spa aterriza en España. Barcelona ha sido la ciudad elegida para acoger este nuevo concepto importado de Estados Unidos, que ya cuenta con un gran número de seguidores Asia.

No hay comentarios

El concepto propone dar un servicio 360° al paciente en un mismo centro. La práctica médico estética ha dado un giro y ahora más que nunca se unen para ofrecer al cliente un servicio integral.

El rigor científico que siempre había cubierto el ámbito médico estético ahora también llega al mundo de la estética. Prueba de ello es la marca americana Skin Ceuticals de cuidado profesional. Pionera en la prevención con antioxidantes, se ha unido a la doctora Adriana Ribé, directora de la clínica Ribe Clinic, para crear el primer Advanced Medical de Europa en Barcelona.

La principal diferencia comienza por el diagnóstico médico, definiendo un programa global de las necesidades del paciente y establece un calendario de acompañamiento; continúa con un tratamiento en cabina por parte de una esteticista, con protocolos específicamente diseñados para ser una prolongación de la técnica médica utilizada y garantizar los resultados alcanzados por el médico, respetando el estado de la piel tratada.

Estos protocolos combinan productos con activos de alta concentración, técnicas de masaje adaptadas para aumentar la penetración de los mismos y aparatología no invasiva (luz Leds, electrodos, etc). Por último, el paciente recibe por parte de la figura de la “cosmetóloga”, un programa personalizado de rutina cosmética, enfocado en su “skin condition” y adecuado a la técnica médica practicada. Una figura que además, se convierte en la educadora y coach del paciente.

“En España, segundo país de Europa con más penetración de actos estéticos (17%) y una más rápida incorporación de la población a la medicina estética (32%) de penetración entre las mujeres entre 23-34 años” explica la doctora Adriana Ribé.

Hoy en día los consumidores acuden a una tienda para encontrar soluciones a sus problemas de piel antes que a un dermatólogo o médico estético, al contrario que en Estados Unidos, donde los centros médicos son los que incorporan servicios estéticos.