¿Cómo ha afectado la crisis a las pymes?

Las pymes y autónomos consideran que la auto capacitación y las nuevas estrategias empresariales que acometan en sus negocios son claves para mejorar frente a las propuestas que dependen de terceros, como pueden ser las decisiones políticas.

No hay comentarios

Los autónomos y pymes han sufrido especialmente las consecuencias de la crisis económica como ponen de manifiesto los cierres, destrucción de empleo, y merma de beneficios generalizado. Así también lo atestigua la encuesta “La influencia de la crisis en pymes y autónomos”, realizada por la escuela de negocios Level UP, entre 154 pequeñas empresas y negocios, ya que el 48% admite haber bajado sus precios en una horquilla que llega en algunos casos hasta el 50% para poder competir.

Esta encuesta trata de conocer qué medidas han puesto en marcha los pequeños negocios en una etapa que les ha afectado de forma significativa, qué ha supuesto esta crisis para ellos, y qué perspectivas de futuro tienen.

Como dato destacado llama la atención que, pese a la coyuntura, el 77% de los encuestados (119 de un total de 154) crea que la solución a su situación en los próximos años no vendrá de terceros sino de sí mismos, poniendo el foco en la auto capacitación y las nuevas estrategias empresariales, opción que admiten como uno de sus puntos débiles. Esta respuesta es elegida como único aspecto posible de mejora para las pymes y autónomos por 75 de los encuestados y, junto a otras opciones, por 119. A una considerable distancia la segunda opción múltiple más elegida es la reducción y facilidades en pagos de impuestos marcada por 45 de los encuestados, y la tercera el crecimiento económico del país escogida por 28. La encuesta recoge la opinión de gerentes de pymes, autónomos y emprendedores, de los cuales la mitad se ha formado, en este periodo analizado, en gestión empresarial.

También es llamativo que cuando se pregunta si los últimos años les han servido para mejorar, en contra de lo que a priori se pudiera esperar, el 81% dice que sí. Así de los 154 encuestados, 125 encuentran consecuencias positivas (de ellos 118 detectan una sola consecuencia pero el resto comentan más de una). Y solo 12 encuestados dicen no ver nada positivo por lo duro del periodo vivido. De las opciones que se daban como respuesta, las más elegidas, tanto en respuestas únicas como múltiples (más de una opción), son haber tenido que mejorar sus capacidades empresariales, elegida en 65 ocasiones; seguida de haberse hecho más fuerte mental y emocionalmente (53 selecciones); o haber reorientado su negocio (elegida en 41 ocasiones).

“Se percibe una corriente de responsabilidad de la pequeña empresa, poniendo muy por encima sus propias capacidades a la evolución económica del país (casi 4 veces por encima)”, explica el fundador de Level UP, Carlos Delgado.

También llama la atención que el 85% de los encuestados han buscado soluciones, hayan o no bajado sus precios, actuando fundamentalmente en su propuesta comercial y de servicio, en la mejora de la gestión y medición de resultados, en cambios en los guiones o técnicas de venta, o en la reorientación estratégica.

“El efecto del período de crisis, por tanto, puede ser significativo y positivo en el tejido empresarial español en base a estos datos, ya que creará una generación de líderes más formados y más capaces de generar negocio en cualquier circunstancia”, concluye Delgado.