Yahoo espió a sus usuarios para el Gobierno de EEUU

Algunos expertos en seguridad advierten que esto representa el primer caso que se conoce de una compañía estadounidense de Internet que accede a una solicitud de una agencia de espionaje y revisa todos los mensajes recibidos por los usuarios.

No hay comentarios

Yahoo elaboró en secreto el año pasado un software para buscar en los correos que recibían sus usuarios información específica suministrada por responsables de inteligencia de Estados Unidos. La compañía cumplió con una petición secreta del Gobierno de Estados Unidos, revisó cientos de millones de cuentas de Yahoo Mail a nombre de la Agencia Nacional de Seguridad o el FBI, dijeron tres ex empleados y una cuarta persona informada sobre los hechos, informa Reuters. No se sabe qué información buscaban los responsables de inteligencia, sólo que querían que Yahoo revisara un grupo de caracteres.

Esto podría significar una frase en un correo electrónico o un archivo adjunto, dijeron las fuentes, que solicitaron no ser identificadas. Reuters no pudo determinar qué datos podría haber entregado Yahoo, si entregó alguno, ni si los responsables de inteligencia contactaron a otros proveedores de correo electrónico además de Yahoo por este tipo de solicitud. Según dos de los ex empleados, la decisión de la presidenta ejecutiva de Yahoo, Marissa Mayer, de obedecer la orden irritó a algunos ejecutivos de alto rango y llevó en junio del 2015 a la salida del jefe de seguridad de la información Alex Stamos, quien ahora trabaja en Facebook Inc.

“Yahoo es una compañía respetuosa de la ley y cumple con las leyes de Estados Unidos”, dijo la empresa en un breve comunicado en respuesta a las preguntas de Reuters sobre la petición de las autoridades. Yahoo rehusó realizar más comentarios. A través de un portavoz de Facebook, Stamos declinó una solicitud para una entrevista.

La NSA remitió las preguntas a la Oficina del Director Nacional de Inteligencia, que rechazó referirse al tema. Google de Alphabet Inc y Microsoft Corp, dos importantes proveedores de servicios de correo electrónico en Estados Unidos, no respondieron a las solicitudes de comentarios.