lunes, 16 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Actualidad

OCDE: España crecerá un 2,6%, dos décimas menos

21 de noviembre de 2018. 11:27h Mario Talavera
  • OCDE: España crecerá un 2,6%, dos décimas menos
    La OCE revisa a la baja el crecimiento de España, que sigue estando sostenido por la demanda interna

Se extiende la unanimidad sobre el crecimiento mundial. “El crecimiento ha tocado techo”, explica la OCDE, y se desacelera. A la vez, advierte sobre nubes en el horizonte. En contra de las previsiones de que el crecimiento ascendería durante 2019 y 2020 por encima del 3,9%, ahora se espera que en 2020 quedará en el 3,5%. En lo que respecta a España, también sufre una revisión a la baja para 2018, y sobre todo 2019.

En cuanto a 2018, el crecimiento quedará en el 2,6%, dos décimas por debajo de lo esperado en el anterior informe sobre la economía mundial de la OCDE. Además, el crecimiento de 2019 alcanzará el 2,2%, mientras que en 2020 la OCDE prevé que el PIB español mejorará un 1,9%.

De nuevo será la demanda interna la que actúe como “motor de crecimiento”, desde el punto de vista del organismo internacional. “Sigue siendo sólida”, gracias a que el petróleo se ha mantenido en precios bajos y la reducción de impuestos de los últimos años. En ese sentido, la OCDE señala que el consumo sigue permaneciendo como una de las principales razones de que España crezca, aunque han cambiado las circunstancias tanto en lo que se refiere al petróleo como a los impuestos.

En ese sentido, la institución señala al “fuerte aumento del empleo”, así como a los crecimientos salariales y de las pensiones que se previeron en los presupuestos de 2018. Este incremento del consumo también se refleja en la inversión empresarial, que se ha beneficiado de costes de financiación bajos.

No obstante, al igual que otros organismos, la OCDE advierte de ciertos riesgos que debe enfrentar la economía española. Uno de ellos es el reducido crecimiento de la competitividad. Así, la entidad considera que ese hecho “está obstaculizando la generación de un crecimiento inclusivo y sostenible”.

Por otra parte, refleja una de las mayores debilidades de la economía española, a saber, el alto nivel de paro, sobre todo entre los jóvenes. Critica el “abuso” que se produce de contratos temporales, que han provocado la dualidad de la que adolece el mercado laboral español. Así, una de las recomendaciones es mejorar la formación de los profesores, además de incentivar la formación profesional dual.

En cuanto a las diversas medidas fiscales anunciadas por el gobierno de Pedro Sánchez, la OCDE considera que tendrán un carácter neutral. En todo caso, la consolidación fiscal debe ser una de las metas, así como la reducción de la deuda, para lo que la economía española cuenta con la ventaja de vivir un crecimiento sólido.

Además, desde el punto de vista de la organización, existen turbulencias en los mercados internacionales que pueden mermar la confianza. También explica que la incertidumbre política puede afectar a la demanda interna y a la confianza del sector privado.