mercados

Acuerdo de la “fase uno” entre China y Estados Unidos

Ambos países lo han comunicado oficialmente. Se ha llegado a un acuerdo comercial de “fase uno” entre Estados Unidos y China después de 17 meses de negociaciones.

13 DE diciembre DE 2019. 21:40H Cristina Rodríguez (Nueva York)

15e4f55874c00959882d8f3224f4db7c.JPG

“Este es un trato increíble para todos. ¡Gracias!”, decía el presidente estadounidense Donald Trump en un tuit el viernes. El pacto inicial con China incluye protecciones más fuertes de propiedad intelectual, y la compra de productos agrícolas estadounidenses por parte de Pekín de hasta 50.000 millones de dólares en 2020, el doble de lo que compró en 2017, antes de que comenzara el conflicto comercial. 

Las autoridades chinas habían exigido, como condición para cualquier acuerdo, que Washington retirase los aranceles que Trump estableció a las importaciones chinas desde julio de 2018. “Las tarifas de penalización establecidas para el 15 de diciembre no se cobrarán por el hecho de que hicimos el trato”, dijo Trump en Twitter el viernes tras confirmar que se había llegado a un acuerdo comercial. La ronda de aranceles estadounidenses programada para entrar en vigencia el domingo estaba valorada en 160.000 millones de dólares

Según funcionarios de la administración Trump, los aranceles del 25% que Estados Unidos impuso anteriormente a las importaciones chinas por un valor de 250.000 millones se mantendrán vigentes. El 15% de los aranceles sobre otros 120.000 millones de bienes se reducirá a la mitad.

En agosto el gigante asiático dijo que impondría aranceles adicionales del 5% y del 10% a los productos estadounidenses por un valor de 75.000 millones de dólares en dos lotes. Los aranceles en el primer lote comenzaron el 1 de septiembre, afectando a productos como la soja, la carne de cerdo y de vacuno, los productos químicos y el petróleo. El impacto en el sector agrícola estadounidense fue tal que Trump anunció 28.000 millones en subsidios para los agricultores estadounidenses afectados por la disputa.

Los aranceles chinos sobre el segundo lote de productos estadounidenses hubieran entrado en vigor este domingo y hubieran afectado a bienes que van desde el maíz y el trigo hasta aviones pequeños, pasando por vehículos fabricados en EE.UU. y tarifas del 5% para las piezas de automóviles. China los ha parado tras el acuerdo. 

Fase dos

El siguiente paso, son las negociaciones comerciales de la “fase dos” a las que se refirió Trump en un tuit el viernes: “comenzaremos las negociaciones sobre el acuerdo de la “fase dos” de inmediato, en lugar de esperar hasta después de las elecciones de 2020”. 

Según algunos expertos esta fase podría ser “aún más complicada”. Así lo afirma Stephen Innes, estratega de mercado para Asia Pacífico en Axi Trader. Los negociadores se centrarán, presumiblemente, en problemas relacionados con la política industrial y el desarrollo tecnológico de China.

Todavía hay importantes puntos de tensión entre los dos países. Trump promulgó recientemente un proyecto de ley que apoya a los manifestantes de Hong Kong, algo que Pekín no vio con buenos ojos. Y los legisladores estadounidenses también están pidiendo sanciones severas contra China por informes de centros de detención masiva en la región occidental del país de Xinjiang.

Wall Street en récords

Las acciones estadounidenses subieron a nuevos récords el jueves impulsados por los informes de que Estados Unidos y China habían alcanzado en un acuerdo comercial para evitar nuevos aranceles que se pondrían en marcha el domingo y para revertir los existentes.

Un tuit del presidente estadounidense antes de reunirse con los representantes comerciales de Estados Unidos en el que expresaba “acercándonos a un gran trato con China. ¡Ellos lo quieren, y nosotros también!”, llenó de optimismo el parqué neoyorquino. 

Los índices de referencia, el S&P 500 y el Nasdaq Composite cerraron planos el viernes, dado que ya habían recogido la expectativa del pacto en la jornada del jueves. El primero sube en torno a un 26% en lo que va de año.

El optimismo comercial del jueves se produjo después de que la Reserva Federal dejara las tipos de interés sin cambios el miércoles mientras expresaba optimismo sobre la salud económica de Estados Unidos.

La guerra comercial entre los dos gigantes económicos ha desacelerado el crecimiento global y ha reducido las ganancias y la inversión para las empresas de todo el mundo.

Turazzini (Blackbird): "No vemos que la tasa Tobin vaya a tener una relevancia mayor en el mercado"