ahorro

Cómo cambiar de banco para ampliar el capital de tu hipoteca

De un tiempo a esta parte, especialmente desde que en España se decretó el estado de alarma, diversos bancos se ofrecen a asumir las hipotecas de clientes de otras entidades a cambio de rebajarles el interés, algo que se conoce como subrogación.

26 DE mayo DE 2020. 08:00H HelpMyCash

a62f3303a64d856a730033798c8e9022.jpg

De este modo, esos hipotecados pueden pagar una cuota más baja cada mes, pero ¿qué hay de los que quieren aprovechar el traslado para ampliar el capital de su préstamo? Según el comparador HelpMyCash.com, aunque la subrogación técnicamente no permite llevar a cabo esa operación (solo se puede modificar el interés o el plazo), existen otras maneras de conseguir un extra de liquidez mediante un cambio de banco. 

Se puede subrogar la hipoteca y ampliarla luego

Por ejemplo, desde el comparador aseguran que se puede trasladar esa hipoteca a otro banco mediante una subrogación y ampliarla mediante un acuerdo con esa misma entidad, ya sea en el mismo momento o posteriormente. Lo ideal, en este caso, sería hablar con la financiera que asumiría el préstamo para asegurarse de que estaría dispuesta a aceptar ese aumento de capital. 

Para trasladar una hipoteca y ampliarla posteriormente, eso sí, hay que formalizar dos operaciones: una subrogación y una novación. Y ambas tienen diversos gastos asociados (posibles comisiones, el precio de la tasación, etc.), así que conviene preguntar al banco cuánto podría llegar a costar cada una para valorar si sería conveniente tirar adelante. 

También se puede contratar una nueva hipoteca

La otra opción es contratar directamente una nueva hipoteca con otro banco para conseguir ese extra de liquidez y cancelar el préstamo hipotecario original. En este caso, habría que firmar dos operaciones simultáneamente: la apertura de un crédito con un mayor importe y la liquidación del vigente hasta ese momento. 

Aunque pueda parecer complejo, lo cierto es que hay diversos bancos que ofrecen hipotecas para esta finalidad. Por ejemplo, la Hipoteca Freedom de Banco Mediolanum puede usarse para refinanciar un préstamo ya existente, ya sea para modificar el tipo de interés, para ampliar el capital, etc. Su interés es desde euríbor más 1,05% (1,99% fijo el primer año), bonificado hasta en 0,7 puntos porcentuales a cambio de domiciliar los ingresos y contratar un seguro de vida.

Ahora bien, tanto la cancelación de la anterior hipoteca como la contratación de una nueva cuestan dinero. Por ello, igual que ocurre con el método anterior, es aconsejable pedir a la entidad con la que se firmará el préstamo que facilite un presupuesto orientativo sobre los gastos que habría que asumir para llevar a cabo la operación. 

¿Aprobarán la operación?

Antes de contactar con cualquier banco, eso sí, conviene que el cliente analice su propio perfil para valorar si algún banco aceptaría su solicitud. En ese sentido, hay que asegurarse de contar con los ingresos suficientes para pagar las nuevas cuotas de la hipoteca ampliada, que serían más altas si no se extendiera el plazo o si no se redujera el interés. Por norma general, el importe de dichas mensualidades no debería sumar más de un 35% de la retribución mensual.  

Asimismo, el importe pendiente de la hipoteca más el añadido tras la ampliación tampoco debería superar el 80% del valor de la vivienda, que tendrá que estimarse mediante una tasación. Según HelpMyCash.com, la crisis del coronavirus provoca que muchas tasadoras valoren los inmuebles a la baja, así que hay que tenerlo en cuenta antes de plantearse realizar la operación.


“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”