miércoles, 17 octubre 2018
ZONA PREMIUM
Ahorro

¿Cuáles son los retos de los ahorradores de cara a la jubilación?

el informe "Jubilación y longevidad" que hemos presentado desarrollado por Abante Asesores, detalla los problemas que tienen los ahorradores de cara al largo plazo.

08 de octubre de 2018. 15:08h Víctor Ranera
  • Image

Sabemos que vamos a vivir más tiempo y que vamos a vivir mejor, vamos a ser jóvenes durante más tiempo. Y lo vamos a hacer en un contexto completamente diferente al de generaciones anteriores que, además, cambiar a mayor velocidad. Sin embargo, muchas personas no son conscientes de esta nueva realidad o, cuando lo son, son pesimistas sobre ese futuro y les abruma que esos años extra de esperanza de vida que vamos ganando paulatinamente les provoquen problemas de salud o dinero. ¿Qué implicaciones tiene una vida más larga en lo personal, lo profesional y lo financiero? "Vamos a vivir mucho más tiempo y la incertidumbre es cada vez mayor, y los que más vamos a sufrir los efectos de estos cambios somos quienes hemos sido educados para una realidad en la que la esperanza de vida se situaba en torno a los 80 años y los vamos a superar", explicó Santiago Satrústegui, presidente de Abante durante la presentación del informe con los resultados de la encuesta. Satrústegui destacó, además, que respecto a la jubilación es necesario "hacer un ejercicio de pedagogía". "La longevidad es un concepto amplio que abarca varios campos, va mucho más allá del debate sobre las pensiones", comentó Gadea de la Viuda, socia y directora general de Abante. "Cuando se le pregunta a la gente sobre el futuro, no lo proyecta de una forma muy distinta a cómo es la realidad ahora, ni respecto a la edad de jubilación ni en lo que se refiere a la esperanza de vida", añadió Gadea. Por su parte, Belén Alarcón, socia y directora de planificación patrimonial de Abante, subrayó que en la encuesta se pone de relieve que siete de cada diez españoles están preocupados por no tener el suficiente dinero para mantener el nivel de vida en el futuro y que solo dos de cada diez piensan que están haciendo lo suficiente, algo se explica por la fuerza de "nuestro cerebro emocional, que prima el corto plazo, y al que hay que darle herramientas para gestionar este tipo de decisiones de largo plazo".Además, Alarcón señaló que se empieza a percibir "un cambio de tendencia en lo que se refiere al ahorro a largo plazo y para la jubilación, así como en la planificación relativa al patrimonio". Los resultados de la encuesta están organizados en este informe en tres bloques: el primero, la percepción de la longevidad y esperanza de vida; el segundo, opinión sobre la etapa postlaboral y el sistema público de pensiones y, el tercero, la planificación financiera actual.A casi el 70% de los españoles ahorradores les preocupa no tener dinero suficientepara mantener su nivel de vida durante la jubilación. Y más de la mitad piensa que no está haciendo lo suficiente para conseguir este objetivo (el 56%). Solo el 45% cree que sus finanzas están preparadas para la jubilación en una vida de 100 años. Es decir, preocupan las finanzas de cara a la jubilación, pero no se realiza una planificación financiera adecuada para vivir durante esos años. Los ahorradores españoles no son conscientes del alargamiento de la esperanza de vida y siguen situando esta entre los 80 y los 90, sin tener en mente la posibilidad de los 100. Ante la perspectiva de una vida centenaria, el 40% declara que no quiere vivir hasta los 100 años, fundamentalmente, por temor a la dependencia física, pero también la económica y el miedo a la soledad. Existe una percepción generalizada de una etapa post laboral basada en el disfrute de intangibles sin tener que renunciar a nada en la actualidad. El 81% menciona aspectos positivos cuando se les pregunta cómo creerán que será su vida a los 75 años, frente a un 35% que menciona algún aspecto negativo. La mayoría de los españoles cree que tendrá que jubilarse más tarde de lo que desean para poder mantener su poder adquisitivo durante la jubilación. De hecho, dos tercios de los encuestados cree que cuando deje de trabajar no tendrá el mismo nivel de vida que en la actualidad.