lunes, 22 julio 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

El ahorro marca un mínimo histórico desde 1964

La tasa de ahorro por hogar cerró 2018 en el 4,9% y es el segundo año en el que las familias gastan más de lo que ingresan. Entre 2017 y 2018 el déficit es de 20.000 millones.

02 de julio de 2019. 11:43h Funds & Markets
  • El ahorro marca un mínimo histórico desde 1964

La tasa de ahorro por hogar cerró 2018 en el 4,9%, marcando un mínimo histórico desde 1964, que es cuando comenzó la serie. Esto supone que los hogares españoles ahorran un 60% menos que sus vecinos europeos, donde la media está en el 12,1%. La cifra es, sin duda, alarmante si se compara con el 13,4% de ahorro que se anotó en el 2009.

En el año 2013, los españoles ahorraron 64.000 millones de euros, en 2018 el ahorro fue de 35.000 millones. Pero quizá, lo más preocupante es que tanto en 2017 como en 2018, los hogares gastaron más de lo que ingresaron. Al cierre de 2017 el déficit fue de 5.000 millones y en 2018 de 15.000. La mitad de ese gasto se dedicó al consumo y la otra mitad a la inversión en vivienda. Aún así, los datos están alejados de los 57.000 millones de déficit en los hogares que se anotó en plena burbuja inmobiliaria.

La vivienda

El primer vehículo de inversión de los españoles es la vivienda, el 80% de los ciudadanos es propietario de una, frente al 44% en Alemania. Es aquí donde se dedica la mayor parte del gasto. Sin embargo, aunque comprar una casa es una inversión, no es del todo segura ni mucho menos. Entre el 2007 y el 2015 el precio de las casas cayó un 41,5% haciendo que las inversiones en ladrillo no fuesen rentables.

El Banco de España ha advertido recientemente que algunos ciudadanos están siendo “poco cautelosos” a la hora de planificar sus gastos y sus ahorros, incurriendo en endeudamientos excesivos, que surgen, sobre todo, de las hipotecas. La entidad también ha lanzado un aviso a los bancos para que sean más cautos a la hora de conceder créditos, ya que el índice de morosidad está aumentando.

Al Banco de España no le falta razón, ya que las familias españolas han disparado los créditos al consumo. En solo tres años han pasado de suponer 60.000 millones a casi 90.000. Los bancos, muy perjudicados por los tipos negativos, han encontrado en estos préstamos —el tipo medio ronda el 7%, según el Banco de España— un nicho de negocio que alivia sus cuentas.

Por su parte, la riqueza inmobiliaria de los hogares se ha incrementado hasta los 5,3 billones de euros en 2018. Representa un 79% de su ahorro total, más que el mínimo de 2015 (77%), pero lejos aún del máximo de 2008 (89%), comentan en Bankinter.