ahorro

El destino del ahorro forzoso, clave en la futura recuperación

En esta crisis, en las economías desarrolladas, los ingresos han caído mucho menos que el consumo. Los expertos consideran clave ver cuándo aflorará el consumo latente y qué se gastará de ese “ahorro forzoso”, de cara a determinar la velocidad de la futura recuperación.

24 DE mayo DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

a9bb90c4a22b08ad5be94570174127ad.jpg

La rapidez o lentitud de la recuperación tras esta crisis abierta por la pandemia del Covid-19 dependerá en buena medida del consumo. Y de la confianza para no abstenerse de consumir más allá de lo necesario. Lo tienen claro, por ejemplo, los analistas de la gestora AXA IM. Al menos en las economías desarrolladas, la recesión actual muestra una característica muy específica: los ingresos, protegidos de forma masiva por la política fiscal, están cayendo mucho menos que el consumo, lo cual “está generando un saldo de ahorro muy significativo”, que se refleja en la zona euro en “el aumento récord de los depósitos bancarios de los hogares en marzo (75.000 millones de euros)”, apuntan desde esta firma. Cómo y cuando se gaste ese ahorro motivado por el miedo al futuro inmediato será, por tanto, clave en la velocidad de la ansiada recuperación.

Renta disponible

En la misma línea reflexiona Roberto Scholtes, director de estrategia de UBS España. “La mayoría de los asalariados mantiene su puesto de trabajo y, si está sujeto a un expediente de regulación temporal de empleo, al menos recibe un subsidio gubernamental y tiene la expectativa de reincorporarse cuando lleguemos a la nueva normalidad”, apunta. De ahí que la renta disponible de los hogares esté cayendo menos que lo que muestran las cifras de paro o de PIB, dado que a esto hay que unir que el consumo “se ha frenado más de un 30% de media durante el confinamiento”.

Como consecuencia de ello, Scholtes subraya que la tasa de ahorro en Europa y Norteamérica está disparándose hasta niveles no vistos desde hace décadas. Además, recuerda que, “en Estados Unidos, la administración federal ha enviado un cheque de 1.200 dólares a cada adulto, más 500 dólares por niño y está pagando parte de los salarios de las empresas pequeñas y medianas”. Es decir, que “como la destrucción de empleo se ha cebado en los puestos más precarios y peor remunerados, es perfectamente posible que la renta agregada incluso haya aumentado esta primavera”, asegura.

Desde AXA IM aseguran que, en este caso, China puede no ser una orientación acertada de qué podría ocurrir en el mundo occidental con el consumo. Allí el gasto del consumidor ha sido bastante moderado hasta el momento. Pero, según destacan, el gigante asiático ha sido una excepción entre las grandes economías en esta crisis. Allí, “los ingresos cayeron significativamente durante la fase de cierre, ya que Pekín se abstuvo del tipo de paquetes fiscales que se ven en Occidente”.

¿Gasto o ahorro precautorio?

La gran incógnita, por tanto, es qué ocurrirá con el consumo en breve, con el consumo de aquellos que sí cuentan con ahorro y con capacidad para consumir, dado que hay una parte de la población más desfavorecida que forma colas en España para recibir alimentos. Y según los expertos de AXA IM deben darse tres condiciones para que ese “exceso de ahorro” no se convierta en ahorro “por prevención”. La primera es que las familias estén “razonablemente seguras de que el nivel de apoyo fiscal que van a recibir seguirá siendo enorme después del final de la pandemia”. La segunda pasa porque los mercados responsan de forma positiva a fuertes señales de un repunte de la demanda del consumidor. Aquí, por tanto, es clave la capacidad de la política monetaria para respaldar el esfuerzo fiscal. Y la tercera será “la naturaleza del shock del mercado laboral”. En este punto se pueden esperar recontrataciones en muchos sectores pero en otros, como transporte, turismo u hostelería este desempleo cíclico tiene visos de convertirse en desempleo estructural, “con un efecto adverso duradero en la confianza del consumidor”.

Pese a todos estos condicionantes, el director de estrategia de UBS España, Roberto Scholtes, se muestra optimista. “El argumento más potente que sustenta la previsión de UBS de una fuerte recuperación de la actividad económica ya en el tercer trimestre es que aflore gran parte del consumo que no se ha podido realizar en estas semanas de confinamiento”. Eso sí, tiene claro que “no toda la demanda latente aflorará de golpe, habrá una porción del ahorro que se retenga un tiempo por precaución, hasta comprobar que realmente se mantiene el empleo y que se disipa el riesgo de nuevos confinamientos”. Sin embargo, según asegura “la historia muestra que ese ahorro acaba gastándose y que solo una parte relativamente pequeña se conserva a largo plazo”. Y se plantea la siguiente cuestión: ¿A qué se destinará ese consumo latente?

Destino del consumo latente

Scholtes ve probable que la incertidumbre retrase las grandes inversiones durante algún tiempo, como el cambio de vehículo ( en plena transición hacia el eléctrico) o de casa. De hecho, cree que “el mercado inmobiliario sufrirá un ajuste, aunque sea moderado”. Una situación, en todo caso, que Pablo Gil, jefe de estrategia de XTB en España, considera que merece la pena analizar de cara a invertir, dado que se podrían aprovechar dos circunstancias. “Las condiciones financieras ahora mismo para pagar una hipoteca son idílicas, con tipos de interés muy bajos durante mucho tiempo”, apunta. Es decir, la primera ventaja sería que “el coste financiero de esa hipoteca está en mínimos históricos” y, la segunda, que “se podría aprovechar una caída durante los próximos meses -e incluso algún año- “para adquirir una vivienda a un precio metro cuadrado similar a lo que vimos entorno 2015” ( caídas de un 10715 o 20% desde niveles actuales).

En todo caso, para el director de estrategia en España de UBS, lo más probable es que “sean el resto de partidas las destinatarias del consumo latente”. temas como renovación de mobiliario y equipamiento electrónico, vestuario o viajes cortos.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”