martes, 23 julio 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

ING lanza una gama de fondos pasivos en busca del ahorrador español

El banco ha dado un giro en su estrategia de captación de ahorro en España. Dejará que pierda peso su famosa cuenta naranja para intentar canalizar parte de ese ahorro de sus clientes y no clientes hacia una oferta de fondos de inversión. Se trata de siete productos de gestión pasiva a modo de perfilados que denomina Inversión Naranja+.

22 de mayo de 2019. 00:01h Funds & Markets
  • Image

ING, que innovó hace 20 años con la cuenta naranja al mezclar en un solo producto una cuenta a plazo con un depósito, pretende volver a revolucionar el sector pese a que su consejero delegado, César González-Bueno, reconoce que “está todo inventado”. En un contexto en el que algunos bancos de la competencia han puesto en marcha su propio robo advisor, ING no da ese paso, aunque sus responsables en España aseguran que lo han estudiado mucho y no lo descartan en un futuro.

De momento, no lo hacen porque entienden que los gestores automatizados son para pocos clientes ya que requieren de un conocimiento inversor previo, al igual que la banca privada exige contar con un capital considerable. En su lugar, el banco holandés pondrá todo el acento comercial en su plan para “democratizar la inversión” a través de una gama de fondos perfilados en función del riesgo que tendrán un coste total del 0,99 por ciento, “menos de la mitad de la media de los fondos disponibles en el mercado español”, aseguran desde el banco.

Gestión pasiva

La propuesta de ING consiste en siete carteras de fondos que seguirán una estrategia de gestión pasiva y diversificada para beneficiarse de la evolución positiva de la economía global en el largo plazo. Se trata de carteras que invierten en renta variable, renta fija y oro y que estarán gestionadas por Amundi pero que incluirán también fondos índices y ETFs de otros proveedores como Vanguard, BlackRock o Jp Morgan. “El 98,5 por ciento de los fondos globales de gestión activa no consiguen batir al índice global a 10 años”, asegura Francisco Quintana, director de Estrategia de Inversión de ING España. De ahí esa apuesta de la entidad por la gestión pasiva.

Desde el banco naranja aseguran que no se han marcado objetivos de captación de patrimonio con esta nueva propuesta de inversión pero aspiran a que se muevan parte de los 27.000 millones de euros que los españoles tienen en la cuenta naranja y que no son rentables debido a la pérdida de poder adquisitivo por la inflación. Tampoco van a cerrar los fondos mixtos que tiene el banco a día de hoy.

La propuesta Inversión Naranja+, que lleva activa desde el mes de enero, no exige un importe mínimo de inversión y va dirigida también a los no clientes. De momento, ya gestionan 100 millones de euros y ya han asesorado a más de 5.700 clientes a través del servicio de citas y videoconferencias sobre el que el banco quiere apoyar esta propuesta inversora. Hasta ahora, cuentan con 100 asesores pero pretenden alcanzar los 150 el mes que viene. “El 50 por ciento de los clientes a los que se lo estamos proponiendo lo aceptan”, destaca Jan Van Sande, director de Ahorro e Inversión de ING España.

En nuestro país hay unos 880.000 millones de euros aparcados en depósitos y efectivo.