ahorro

Las huchas, ¿una alternativa a las cuentas y a los depósitos?

La cuenta atrás para la entrada de 2019 ha llegado y muchos ya nos estamos planteando nuestros propósitos de año nuevo.

10 DE diciembre DE 2018. 10:53H HelpMyCash

shutterstock-758989030_41-103912_20181210105341.jpg

La cuenta atrás para la entrada de 2019 ha llegado y muchos ya nos estamos planteando nuestros propósitos de año nuevo. Uno de los más habituales: ahorrar. Las cuentas y los depósitos son los productos clásicos para conseguir este objetivo y, además, rascar cierta rentabilidad. La novedad este año son las huchas virtuales, un concepto que ya plantean varios bancos.

En realidad, las huchas no son más que compartimentos en los que se divide una cuenta. La ventaja de este servicio es que el cliente puede establecer metas de ahorro y ver cómo evoluciona cada una. Por ejemplo, si abrimos una cuenta corriente en Coinc, podremos crear una meta para comprar una moto y otra para comprar un ordenador. En cada una de ellas podemos establecer el importe al que queremos llegar y cada vez que ingresemos dinero en la cuenta, distribuirlo entre nuestras metas. Gracias a este sencillo servicio, podemos ver cuánto nos falta para conseguir nuestro objetivo y cuánto hemos ahorrado para cada propósito.

Se trata de una herramienta gratuita que, generalmente, se puede personalizar: podemos establecer el nombre de la meta e, incluso, añadir una fotografía para ilustrar el propósito. El dinero suele estar disponible en cualquier momento. Entidades como CaixaBank, imaginBank, N26, BBVA, Revolut, Ferratum Bank, ING o el ya citado Coinc permiten abrir huchas virtuales gratis, aseguran los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com.

Una forma de cumplir las metas es establecer transferencias periódicas automáticas desde la cuenta principal para ir cumpliendo el objetivo de las huchas.

Pero ¿son rentables las huchas?

Las huchas sirven para establecer metas de ahorro y para tener visualmente separado el dinero en función de los propósitos que tenemos. Con este sistema, tendremos un aliciente para ahorrar. Sin embargo, si lo que buscamos es rentabilidad, las huchas pueden ser algo decepcionantes, ya que muchas de ellas no tienen.

BBVA, por ejemplo, permite abrir una cuenta de ahorro sin comisiones que permite establecer hasta cinco metas de ahorro, pero la rentabilidad es del 0%. Tampoco las huchas de imaginBank y de CaixaBank tienen rentabilidad. Se salva Coinc, cuyas metas tienen la misma rentabilidad que la cuenta como tal, un 0,30% TAE. Lo que sí suelen compartir las huchas virtuales es la ausencia de comisiones.

Cuentas de ahorro, menos personalizables, pero más rentables

Si lo que queremos es rentabilidad y las metas no son una prioridad para nosotros, las cuentas de ahorro y los depósitos pueden ser la alternativa. La ventaja de las primeras es que permiten realizar aportaciones en cualquier momento, al igual que reintegros, mientras que los depósitos solo permiten hacer una inversión inicial y la cancelación anticipada suele estar castigada con una penalización (rebaja sobre los intereses).

Actualmente, las cuentas de ahorro más rentable están en manos de Openbank, que ofrece un interés del 3% TIN anual durante seis meses (1,72% TAE). Eso sí, la cuenta está disponible únicamente para clientes que domicilien su nómina en el banco. No tiene comisiones y el saldo máximo sobre el que se aplica la rentabilidad del 3% son 15.000 euros.

Entre las cuentas de ahorro que no requieren ningún tipo de vinculación destacan la cuenta corriente de MyInvestor al 1% TAE, la cuenta remunerada de Banco Pichincha al 0,5% y la Cuenta Coinc al 0,3% (la de Coinc permite establecer metas). Ninguna tiene comisiones. En cuanto al saldo máximo remunerable, en MyInvestor es de 15.000 euros, en Pichincha, de un millón y en Coinc, de 10.000.

Depósitos para rascar más rentabilidad

Los depósitos no pasan actualmente por su mejor momento, pero aún ofrecen rentabilidades atractivas si se sabe dónde buscar. Los más rentables en estos momentos están casi todos en el extranjero. La buena noticia es que están cubiertos por fondos de garantía con las mismas coberturas que el de España (todos los países comunitarios tienen un FGD que cubre al menos 100.000 euros) y pueden contratarse por Internet sin salir de España. La plataforma de depósitos europeos Raisin da acceso a más de sesenta depósitos con rentabilidades que llegan hasta el 2%.

Dentro de España, WiZink permite conseguir un 0,5% TAE a 18 meses (importe mínimo de 5.000 euros). BFS ofrece una rentabilidad del 0,55% a 18 meses, pero para inversiones de al menos 50.000 euros y Banco Pichincha paga un 0,8% a 12 meses (sin importe mínimo). Todos ellos están protegidos por el FGD español.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"