martes, 20 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

Los bonos negativos afectan a los planes de pensiones

Los bonos soberanos eran un activo refugio en el que depositaban sus inversiones los planes de pensiones, pero ahora tienen un problema debido a la caída del rendimiento.

30 de julio de 2019. 13:50h Patricia Malagón
  • Los bonos negativos afectan a los planes de pensiones

Los bonos corporativos llevan tiempo ofreciendo unos rendimientos demasiado bajos que no se equiparan con el riesgo real de la inversión. Esto está provocando que encontrar valor en estos activos sea cada vez más complicado. La política ultra laxa de los bancos centrales, que se plantean seguir mostrándose aún más acomodaticios, ha sido el principal causante de esta problemática. Unos de los más afectados por esta situación son los planes de pensiones.

En Estados Unidos, los dos planes de pensiones más grandes, que representan a los empleados públicos y al colectivo de profesores de California, ha informado de que el problema se agravará en las próximas fechas. Tal y como informa Bloomberg, estos planes adquirieron una gran cantidad de bonos del Tesoro a 30 años en la década de los 90, cuando ofrecían un rendimiento del 7%. Ahora, esos bonos están a punto de vencer “y reinvertir esa cantidad en bonos que ofrecen menos de la mitad del rendimiento será doloroso”, señala el analista Brian Chappatta.

Europa

Aunque es un problema que se está dando por todo el mundo, los países miembros de la Unión Europea lo sufren con mayor fuerza. El mejor ejemplo es el caso del bono alemán. “Vivimos en tiempos históricos. Por primera vez en décadas, los bonos del Estado alemán están rindiendo menos que sus homólogos japoneses. No sólo para vencimientos cortos, sino también para todo el rango”, comenta Frank Lipwoski, gerente del fondo de bonos "Flossbach von Storch - Bond Opportunities".

En Alemania el problema se da en mayor medida porque los mayores tenedores de bonos germanos son los propios inversores alemanes y sus planes de pensiones. De hecho, la gestora alemana Flossbach Von Storch ya calificó está situación de preocupante. “Un rendimiento a largo plazo de poco más del dos por ciento para los fondos de pensiones invertidos en el bono alemán significa un rendimiento real del cero por ciento después de la inflación”, declara Philipp Vorndran, Capital Market Strategist en la gestora de activos Flossbach von Storch.

En el caso de los bonos españoles, el 46,9% está en manos de inversores extranjeros, el 31,6% en manos de las entidades financieras, el 8% los poseen las entidades aseguradoras, los fondos de inversión mantienen un 2,1% y las entidades públicas un 5%. Lo que no se especifica es si de ese 31,6% que tienen los bancos, una parte está en los planes de pensiones que los comercializan.

Oportunidades

Dentro de los bonos sigue habiendo oportunidades, pero la mayoría de ellas se concentran en los bonos corporativos high yield o sin clasificar. “En los últimos quince años encontramos que el High Yield americano se ha comportado mucho mejor que el S&P 500 en el mismo periodo”, comenta Jaime Albella, director de ventas de AXA IM.