martes, 20 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

Los cajeros del siglo XXI: ‘contactless’, dispensadores de monedas y con reconocimiento facial

Al cierre del primer trimestre de 2019, en España había 50.336 cajeros automáticos, según el Banco de España (BdE). Pero no todos eran iguales. Mientras algunas entidades españolas han invertido millones de euros durante los últimos años en renovar su parque de cajeros, los consumidores de otros bancos todavía tienen que conformarse con terminales lentos, anticuados y con funcionalidades muy limitadas.

30 de julio de 2019. 12:00h HelpMyCash
  • Los cajeros del siglo XXI: ‘contactless’, dispensadores de monedas y con reconocimiento facial

Mientras algunas entidades españolas han invertido millones de euros durante los últimos años en renovar su parque de cajeros, los consumidores de otros bancos todavía tienen que conformarse con terminales lentos, anticuados y con funcionalidades muy limitadas.

Los más modernos cuentan con tecnología contactless, lector de código de barras, dispensadores de monedas e, incluso, reconocimiento facial, explican los expertos del comparador bancario HelpMyCash.com.

CaixaBank es una de las entidades que más ha innovado en este terreno. En 2011, estrenó los primeros cajeros contactless del mundo y en febrero de 2019, se convirtió en la primera entidad que habilitaba un sistema de reconocimiento facial para sacar dinero sin teclear el código pin (en un principio este sistema se ha instalado en 20 terminales).

La tecnología ‘contactless’, la excusa para renovar los cajeros

Precisamente, la tecnología sin hilos ha sido uno de los ejes principales que ha guiado la renovación del parque de cajeros patrio. Desde su introducción en 2011, el número de cajeros contactless se ha disparado en nuestro país.

De acuerdo con un análisis realizado por HelpMyCash.com el pasado año, de los casi 30.000 cajeros con los que contaban los principales bancos del país, más de la mitad ya incluían la tecnología contactless. Se trata de un sistema que agiliza el proceso de operar por el cajero, además de que evita el peligro de que el terminal acabe tragándose la tarjeta, ya que no se introduce en la máquina.

Banco Sabadell invertirá 45 millones de euros en renovar su red de cajeros e instalar nuevos terminales. Una de las mejoras que quiere incorporar es la tecnología contactless. Este mismo año, Ibercaja ha iniciado la transformación de la mayor parte de sus cajeros “con el objetivo de mejorar la experiencia de usuario en uno de los canales más utilizados por sus clientes”, según comunicó la entidad en abril. Desarrollados por Fujitsu, los nuevos cajeros de la entidad zaragozana incorporan tecnología sin hilos y pantalla táctil, así como “el ingreso de dinero disponible al momento en la cuenta bancaria”.

También Kutxabank ha apostado por renovar su parque de cajeros. Una buena noticia para sus usuarios, teniendo en cuenta que según datos de la propia entidad “el 85% de los clientes del banco son usuarios habituales de la red de autoservicio”. Una vez más, volvemos a encontrar la incorporación de la tecnología contactless como novedad.

Mucho más que dispensadores de efectivo

Durante el primer trimestre de este año, hemos sacado dinero de los cajeros automáticos españoles alrededor de 217 millones de veces por un importe total de casi 29 mil millones de euros, según el BdE. Lo que significa que de media cada cajero automático ha dispensado dinero unas 4.300 veces durante los primeros tres meses del año. Pero los cajeros son mucho más que máquinas dispensadoras de papel moneda.

Los terminales de BBVA, que se cuentan también entre los más modernos de España, permiten realizar hasta 15 tipos de operaciones distintas como, por ejemplo, solicitar un talonario, pedir moneda extranjera, realizar transferencias o pagar recibos e impuestos. Precisamente, los cajeros se han convertido en una herramienta muy útil para el pago de recibos no domiciliados, una funcionalidad que las ventanillas de los bancos suelen restringir a unos días y horas concretos (algunos bancos solo permiten hacerlo durante cuatro horas a la semana). En cambio, los cajeros están operativos las 24 horas del día. Los que tienen lector de código de barras facilitan el proceso.

Asimismo, algunos cajeros devuelven incluso monedas. Si un cliente paga un recibo, el terminal le devuelve el cambio exacto en billetes y monedas. Entidades como Banco Santander, Bankia o BBVA han instalado dispensadores de monedas en sus terminales. Eso sí, solo expulsan, ya que hoy por hoy en los cajeros solo se pueden ingresar billetes.

Cajeros preparados para los invidentes

Kutxabank pretende incluir en sus cajeros “operatoria guiada por voz para personas con discapacidades visuales”.

BBVA también se ha preparado para que los invidentes puedan usar sus cajeros gracias a una app que les permite seleccionar qué cantidad quieren sacar y retirarla después en el terminal únicamente poniendo su pin. Asimismo, CaixaBank ha adaptado sus terminales a los ciegos, con el uso de teclados en braille y mensajes de audio.

En otro orden de cosas, algunos cajeros permiten sacar dinero sin tarjeta. Los de BBVA, por ejemplo, permiten operar con las claves de banca a distancia, al igual que los de ING y los de Laboral Kutxa.

La banca online, una semialternativa a los cajeros

Si nuestro banco tiene una red de cajeros obsoleta, su app y su web pueden convertirse en la mejor alternativa. Si bien es cierto que estos sistemas no permiten disponer de efectivo, suelen servir para realizar la mayoría de las operaciones que permiten realizar los cajeros más modernos: transferencias, pago de recibos no domiciliados, consulta del saldo, etc.

Uno de los pocos servicios para los que en la mayoría de los casos tenemos que acudir todavía al cajero es el cambio de código pin de una tarjeta. Sin embargo, esta práctica podría tener los días contados: en marzo, Pibank, marca perteneciente a Banco Pichincha, se convirtió en la primera entidad española en ofrecer a todos sus clientes la posibilidad de cambiar el pin de sus tarjetas de débito y de crédito “sin necesidad de acudir a un cajero”, simplemente a través del móvil o la banca online.