ahorro

Los europeos: más ahorradores que inversores

Un estudio de JP Morgan AM muestra que la mitad de los europeos no tienen la suficiente cultura financiera para obtener más rendimiento de su dinero.

28 DE junio DE 2018. 13:54H Francisco Criado

image_content_51628_20180628141606.jpg

La mitad de los encuestados europeos (49%) están descontentos con la escasa rentabilidad de sus ahorros en liquidez, pero tienen demasiado miedo o demasiado desconocimiento de los mercados para “pasar a la acción”, según el primer Barómetro europeo de la inversión en rentas de J.P. Morgan Asset Management de 2018. El estudio refleja las opiniones de más de 8.000 personas de Austria, Bélgica, España, Reino Unido, Alemania e Italia.

Los encuestados europeos confían abrumadora y desproporcionadamente en los productos de ahorro. Mientras casi el 80% de ellos tienen cuentas de ahorro, el 76% de los encuestados no tienen ni un solo producto de inversión.

Durante una década, estos ahorradores han experimentado tipos de interés a la baja o en mínimos en sus productos de ahorro, sufriendo los efectos de las bajas rentabilidades. Pero, a pesar de que los mercados de renta variable, como el S&P500 de EEUU, se han multiplicado por tres desde las profundidades de la crisis financiera, los ahorradores siguen quedándose al margen.

Más de la mitad de los encuestados dicen que se plantean un horizonte de inversión de medio a largo plazo, pero su tendencia a evitar la inversión probablemente ponga en riesgo su futuro financiero a largo plazo. Cuando se les preguntó cómo planeaban invertir en los próximos 12 meses, la mayor parte de ellos no lo sabían (43%) o bien planeaban seguir invirtiendo en liquidez y quedarse con sus cuentas bancarias (36%).

En 2007, era posible obtener 4.650 euros de rentas por una inversión en un depósito bancario a tres meses de 100.000 euros. Esta misma cantidad invertida en marzo de este año generaría cero euros. La rentabilidad real media anualizada de la liquidez a lo largo de aproximadamente las dos últimas décadas, de 2000 a 2017, es negativa (-0,6%) comparada con la renta variable en el 4% y los bonos en el 4,6% (fuente: Guide to the Markets- J.P. Morgan Asset Management). En otras palabras, los ahorradores que se aferran a las cuentas corrientes están perdiendo dinero.

El 62% de los encuestados creen que es probable que los tipos de interés sigan desalentadoramente bajos, pero no tienen clara cuál es la solución para aumentar sus rentabilidades. Casi un tercio (29%) de los encuestados no tienen opinión sobre las perspectivas de los tipos de interés, lo que indica una ignorancia sobre la repercusión que la inflación puede tener sobre el poder adquisitivo de la liquidez.

“Los participantes en el estudio parecen ser conscientes de que necesitan generar rentabilidades y se sienten decepcionados por las rentabilidades de sus ahorros depositados en liquidez, pero claramente no están colocando su dinero en las inversiones que realmente les ayudarían a conseguir sus objetivos. La liquidez simplemente no genera el nivel de rentabilidades que los consumidores necesitan para mejorar su futuro financiero”, dice Massimo Greco, responsable de EMEA Funds, J.P. Morgan Asset Management.

Barreras para invertir

Cuando preguntamos sobre las principales razones para no tener productos de inversión (aparte de la falta de ahorro), la mayor parte de los consumidores europeos afirman tener miedo de asumir riesgos o confiesan no conocer el funcionamiento de los mercados de capitales.

Casi uno de cada cuatro encuestados (23%) aseguró que no entiende sobre inversión y prefiere mantenerse al margen. Aproximadamente otra cuarta parte (22%) de los encuestados indicó que le asustan las posibles fluctuaciones y las pérdidas que podrían causar.

Cuando se les pide que valoren su apetito de riesgo a la hora de invertir, el 40% señaló que era más importante preservar el capital existente que aumentar las rentabilidades de su inversión y otro 30% se describió a sí mismo como prudente, lo que indica lo profundamente conservadores que son los europeos en su apetito de riesgo.

Cuando se les preguntó, ni siquiera la mitad (43%) de los encuestados europeos eran conscientes de que poseer acciones, bonos o fondos de inversión pudiera proporcionar una fuente de rentabilidad periódica, lo que indica el nivel de desconocimiento sobre conceptos básicos de inversión. Además, más de dos tercios (68%) de los encuestados no conocen o no entienden los beneficios de un fondo de inversión ampliamente diversificado como solución para su dilema de ahorro.

“Parece que por simple desconocimiento de los mercados y de las opciones de inversión los europeos se están quedando al margen. Los inversores necesitan planificar, ahorrar e invertir en base a las circunstancias actuales de los mercados, buscando la manera más idónea de lograr seguridad financiera a largo plazo. Aquellos que mantienen los ahorros en liquidez no están aprovechando la prima asociada con inversiones de más riesgo y están sacrificando el poder del interés compuesto, una de las mayores ventajas financieras de las que podemos disponer. El interés compuesto hace que las sumas de dinero crezcan a un ritmo más rápido que el interés simple, ya que se ganan rentabilidades sobre rentabilidades, lo que supone un efecto “bola de nieve” para los ahorros a lo largo del tiempo” dice Greco.

“El miedo a las fluctuaciones del mercado y la falta de conocimiento sobre los mercados de capital no debe ser un obstáculo. Un primer paso para convertir a los ahorradores en inversores son los fondos multi-activo bien diversificados, que pueden ayudar a generar rentas periódicas con una sólida gestión del riesgo”, añade Greco.

La mayoría de los encuestados se aferra a la liquidez: A pesar de llevar 10 años en un entorno de bajas rentabilidades, el 78% de los encuestados siguen aferrados a las cuentas de ahorro y corriente.

La insatisfacción con el ahorro: Solo el 41% de los encuestados está satisfecho con la rentabilidad de sus productos de ahorro.

Participación escasa en los productos de inversión: el 76% de los encuestados no posee ningún producto de inversión. El 56% tiene una cuenta de ahorro, el 73% tiene una cuenta corriente, el 30% invierte en un seguro de vida o plan de pensiones y el 17% invierte en un plan de pensiones de la compañía o personal.

Bajo apetito de riesgo: Una abrumadora mayoría de los encuestados muestra poco o ningún apetito de riesgo, el 40% se define como “muy adverso al riesgo” y el 30% como “prudente”.

Los horizontes de ahorro están poco definidos: Aunque más de la mitad de los encuestados tienen un horizonte de inversión a medio o largo plazo, una cuarta parte no pueden especificar el plazo para conseguir sus objetivos financieros.

Expectativas de tipos de interés: el 62% de los encuestados no esperan que los tipos de interés suban en el corto plazo. Casi un tercio de los europeos (29%) no tienen ni idea sobre las perspectivas de los tipos de interés.

Limitado conocimiento sobre invertir en renta multi-activo: el 57% de los encuestados no son conscientes de que las acciones, los bonos y los fondos de inversión generan unas rentas periódicas que se perciben independientemente de las fluctuaciones del mercado, y que esto puede ayudar a amortiguar la volatilidad. Además, el 66% de los encuestados no entiende los beneficios de una cartera multi-activo y cómo puede ayudarles a alcanzar unas rentas periódicas atractivas.

Los ahorradores necesitan asesoramiento: Es necesario el asesoramiento ya que el 43% de los encuestados no saben dónde invertir, aunque más de un tercio aún prefiere las cuentas de ahorro en liquidez a pesar de la baja rentabilidad.

Los datos de los resultados del estudio de países de toda Europa incluyen:

España

España muestra la proporción más alta de ahorradores/inversores interesados en percibir rentas periódicas de sus inversiones con un 44%, frente a la media europea del 29%

Los encuestados españoles registran niveles de ahorro e inversión similares a las medias europeas, pero tienen una intención de emplear productos de inversión, superior a la media.

En España, un porcentaje de encuestados, más alto que la media europea, cree que los tipos de interés para los productos de ahorro subirán pronto.

Austria

Austria es donde hay un mayor número de ahorradores (92% comparado con la media europea del 78%) e inversores (38% comparado con la media europea del 24%).

Los encuestados de Austria son los que más se preocupan por la volatilidad (49% comparado con la media europea del 22%) y los más pesimistas sobre si los tipos volverán a niveles atractivos.

Los ahorradores austríacos son los inversores más proactivos en respuesta a las bajas rentabilidades.

Bélgica

Muchos encuestados belgas ya están invirtiendo en productos financieros (el segundo nivel más alto de Europa), pero los consumidores también tienen una alta proporción de ahorros en liquidez. El 89% de los inversores belgas tienen una cuenta de ahorro o de liquidez, frente a la media europea del 73% y el 56%, respectivamente.

Los belgas son los europeos que tienen más habitantes, que ya tienen algún tipo de plan de pensiones (33% de los encuestados frente a la media europea del 21%).

Comparativamente, los belgas son pesimistas sobre la perspectiva de los tipos de interés y están insatisfechos con la rentabilidad de sus productos de ahorro.

El 36% de los belgas están interesados en una inversión que genere una renta regular y la distribuya de forma periódica, frente al 29% de europeos. Muchos encuestados belgas también afirmaron que, aparte de invertir en cuentas de ahorro o liquidez, invertirán en productos de seguros de vida o de pensiones en los próximos 2 meses (el 16% de los encuestados en Bélgica frente al 11% de la media europea).

Alemania

Los ahorradores alemanes son los menos satisfechos de Europa, en relación con la rentabilidad de sus cuentas de ahorro. Un 67% de los encuestados alemanes están insatisfechos, frente a la media europea del 49%.

Comparativamente, pocos encuestados alemanes confían solamente en su liquidez. Tienen la proporción más baja de cuentas de liquidez (el 29% de los encuestados frente a la media europea del 73%).

Los ahorradores alemanes son los más preocupados, acerca de la pérdida de valor de sus ahorros, a largo plazo.

El 34% de los encuestados afirmó que no entendía sobre inversiones.

Italia

En Italia es dónde hay menos inversores (el 13% de los encuestados, frente a la media europea del 24%).

Los encuestados italianos también son los europeos con más aversión al riesgo.

La mayoría de los encuestados italianos dijeron que no sabían que las acciones y los bonos generan una renta regular, o que no conocían los beneficios de los fondos multi-activo, lo que indica una falta de comprensión y una necesidad de mejor asesoramiento financiero.

Reino Unido

Sólo el 18% de los encuestados de Reino Unido tienen inversiones actualmente, un porcentaje inferior a la media europea del 24%.

Los encuestados de Reino Unido tienen un menor conocimiento sobre las opciones que hay con los productos de inversión: el 41% no está seguro de las razones por las que no invierte; un 36% no podría especificar a qué plazo quiere invertir y el 25% no tiene un apetito de riesgo definido.

Las respuestas de Reino Unido indican que sigue existiendo la necesidad de más información, acerca de los productos de inversión, para ayudar a los ahorradores a entender los potenciales beneficios a largo plazo de los productos de inversión sobre las cuentas de ahorro.

Evers: "Tenemos un peso del 10% en oro en las carteras moderadas"