domingo, 15 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

Mi banco ya no me considera joven, ¿qué hago?

Las cuentas sin comisiones ni vinculación obligatoria son más difíciles de conseguir por encima de los 34 años. ¿Cómo seguir operando gratis?

30 de mayo de 2019. 13:03h HelpMyCash
  • Image

Dicen que los treinta de hoy son los nuevos veinte, pero no para los bancos. De media, las entidades de crédito creen que a los 28 años hemos dejado de ser jóvenes y que, por tanto, ya no hace falta que nos mimen tanto.

Mientras somos jóvenes a ojos del banco, podemos operar sin preocupaciones con una cuenta joven (no suelen tener comisiones ni vinculación obligatoria), pero una vez perdemos dicha condición las ventajas de este tipo de cuentas se desvanecen y la mayoría de los bancos empiezan a exigirnos cierto grado de vinculación para librarnos de las comisiones.

34 años, la edad máxima para ser jóvenes

Abanca es la entidad cuyos clientes pueden presumir de ser jóvenes hasta más tarde, concretamente hasta que cumplen los 34 años; a partir de entonces, pierden tal condición. Banco Santander fija la barrera en los 31 años y Kutxabank y Laboral Kutxa en los 30, aunque sus clientes pierden ciertas ventajas al sobrepasar los 26, según un análisis realizado por el comparador bancario HelpMyCash.com.

Los clientes de BBVA y de Banco Sabadell se convierten en adultos a partir de los 29 años, los de Unicaja, a los 28 y los de Ibercaja y EVO Banco, a los 25. Bankinter permite mantener las condiciones de su cuenta joven hasta los 25 años, pero solo deja contratarla a los menores de 22. Por su parte, la cuenta para jóvenes de Liberbank puede contratarse hasta los 24 años.

Una vez hayamos superado nuestra juventud bancaria, la primera sorpresa que nos dará nuestra entidad será el cambio de condiciones. Por lo general, perderemos nuestra cuenta joven y tendremos que vincularnos si no queremos pagar la comisión de mantenimiento de la cuenta corriente, la cuota de la tarjeta de débito y las transferencias.

Por ejemplo, la Cuenta Smart de Banco Santander puede mantenerse hasta los 31 años, es gratuita y no exige domiciliar ni nómina ni recibos. A partir de entonces, se puede contratar la Cuenta 1|2|3 que tiene un coste de seis euros al mes y exige vinculación o la Cuenta Zero o la Cuenta 81, que no tienen comisiones, pero exigen domiciliar una nómina, recibos... (la entidad ofrece varias posibilidades para cumplir los requisitos de vinculación). Algo similar ocurre en Banco Sabadell, cuya Cuenta Expansión se puede mantener hasta los 29 años con todas las ventajas sin cumplir condiciones, pero a partir de esa edad requiere domiciliar una nómina, una pensión o un ingreso mensual de al menos 700 euros.

Abanca es una excepción. Los clientes mayores de 34 años pueden seguir sin pagar comisiones por la cuenta y por la tarjeta de débito sin necesidad de asumir ningún tipo de vinculación gracias a la Cuenta Clara. Eso sí, los adultos pierden algunas ventajas, como la posibilidad de disfrutar de la tarjeta NX que permite realizar cinco reintegros al mes en cajeros extranjeros gratis.

¿Cómo seguir operando gratis?

Si no queremos asumir ningún tipo de vinculación o no tenemos nómina, lo más probable es que nuestro banco nos obligue a pagar. Así que nos tocará cambiar de banco.

Afortunadamente, tenemos varios destinos posibles. Por un lado, podemos recurrir a aquellas ofertas que reservan las entidades a los nuevos clientes, como la Cuenta Online de BBVA o la Cuenta Sin de Liberbank, que no exigen vinculación y no tienen gastos aunque los titulares ya no sean jóvenes. Al estar reservadas a nuevos clientes, no serán una opción para aquellos que ya tenían una cuenta abierta en la entidad.

Otra opción es recurrir a la banca online o a los nuevos bancos fintech que ya operan en España, como N26 o Revolut. De hecho, la mayoría de los bancos online no comercializan cuentas específicas para jóvenes mayores de edad, sino que simplemente ofrecen cuentas corrientes sin comisiones y sin vinculación a cualquiera, sea cual sea su edad. Es el caso de Openbank, imaginBank o los citados Revolut y N26. Además, la banca online suele ofrecer ventajas extra como programas de descuentos, operativa totalmente virtual o, en el caso de los challenger banks, ventajas a la hora de viajar (cajeros gratis en el extranjero, cambio de divisa sin coste, etc.).

Bankia es una excepción dentro de la banca tradicional, ya que no ofrece cuentas para jóvenes, sino que opta por librar de las comisiones a todos sus clientes particulares sin exigirles nada a cambio. La Cuenta ON es gratuita y solo requiere que el cliente sea mayor de edad y mantenga un perfil digital.