domingo, 19 mayo 2019
ZONA PREMIUM
Ahorro

Soluciones de ahorro para afrontar una vida cada vez más larga

El debate no es nuevo. Y la realidad de los números, tozuda. A estas alturas, hasta los ciudadanos más confiados tienen más o menos claro que, en unos años, la pensión pública no será suficiente para afrontar una jubilación tranquila, sin estrecheces. Pero más allá de la discusión, más allá de perderse en vericuetos dialécticos, ¿se está haciendo algo para encontrar una solución?

19 de febrero de 2019. 00:01h Rocío Arviza
  • Soluciones de ahorro para afrontar una vida cada vez más larga

Parece que empezamos a ser conscientes de que tenemos un problema de cara a nuestra futura jubilación. Y la sola conciencia de ello ya es un avance, si nos aplicamos aquello de que el primer paso para empezar a saber es el reconocimiento de la propia ignorancia. El sistema público de pensiones tiene visos de convertirse en un sistema de mínimos, así que toca coger el toro por los cuernos. “No sirve con preocuparse, lo que toca ahora es ocuparse”. Así de contundente se expresaba Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver, en un encuentro organizado por Caser sobre cómo afrontar una vida más longeva. “Vamos a una sociedad en la que tendremos que generar más rentas, en la que tendremos que acumular patrimonio para disfrutar de un mejor futuro y eso hay que hacerlo por dos vías: ahorrar e invertir mejor”.

Trillo defiende que “hay que conseguir que el ahorro sea un gasto más de nuestros gastos mensuales” y que hay que racionalizar nuestras inversiones. Las comparativas indican que los españoles invertimos peor que en el resto de países pero desde Bestinver defienden que no es por ausencia de productos competitivos. “Lo que pasa es que la mayor parte del dinero está invertido en productos con muy poca rentabilidad. Es clave adecuar la cartera al horizonte temporal, un joven que invierte para la jubilación no debería invertir en renta fija”.

Nuevas formas de ahorrar

Hasta ahora el ahorro ha procedido siempre de la renta, pero las cosas empiezan a moverse. José Luis Oros, socio fundador de Pensumo, una compañía de servicios en la línea de la economía colaborativa y el consumo compartido, tiene claro que “vamos también hacia un ahorro asociado al consumo. Es una idea más para conseguir ahorros que viajen al futuro para acompañarnos en la última etapa de la vida”. Pensumo lo que hace es convertir una parte de las compras de sus usuarios en pensión (las cantidades se destinan a un Plan de Ahorro garantizado por Allianz), pero “hay muchas otras iniciativas como el reciclaje, el fomento de la lectura o la seguridad vial que poco a poco, a través de nuevas soluciones, deben convertirse en aportaciones al ahorro”. Además, destaca que “estamos empezando a trabajar con empresas que premian a los trabajadores por esfuerzos como aprender un segundo idioma con aportaciones a su plan de pensiones”.

En la misma línea, David Conde, socio fundador de Coinscrap (app que permite a los usuarios ahorrar a través de su smartphone muy enfocada al segmento millennial), asegura que “buscamos desarrollar herramientas que permitan al usuario ahorrar de manera automática mientras siguen con su vida”. Con Coinscrap se puede ir acumulando capital mediante el redondeo, es decir, cada vez que se paga algo, la aplicación calcula la diferencia hasta el euro más cercano y eso es lo que separa para el ahorro, pero vamos a más opciones, como “decidir destinar un porcentaje de la nómina a ese ahorro”, señala Conde.

Invertir con bajos costes

Cierto es que cuanto más barato sea invertir, cuantas menos comisiones pague un ahorrador, mayor será la cantidad que podremos anotarnos en el platillo de la rentabilidad en la balanza de las inversiones. Y esa es la idea que defienden los robo advisors, sistemas de inversión automatizados muy generalizados en EE.UU y que se abren camino desde hace pocos años en nuestro país. Ramón Blanco, socio director de Indexa, subraya que la diferencia a largo plazo se hará muy patente entre una cartera diversificada geográficamente con índices y con costes y comisiones reducidas, frente a una que no lo está.

Sin embargo, Gustavo Trillo, de Bestinver, tras dejar claro que la gestión pasiva cumple con sus objetivos y que el verdadero enemigo es la falsa gestión activa, llama la atención sobre desechar todo lo tradicional en pro de las nuevas tecnologías aplicadas a la inversión. “No son el Santo Grial. El problema de la inversión a largo plazo es que te domina la volatilidad del corto plazo a la hora de tomar decisiones. Y las nuevas carteras, aunque se construyan a través de la tecnología, no solucionan ese problema, de modo que el resultado, a largo plazo, puede ser igual”.

Educación financiera y formación continua

Dado que como sociedad “estamos atrapados por la longevidad”, como asegura el profesor de la Universidad Complutense en el ámbito de la Sociología y la Comunicación, José A. Ruiz San Román, hay que empezar a pensar en un cambio de mentalidad para enfrentar el ahorro futuro. Uno de esos cambios debe ser valorar el emprendimiento senior y asumir la necesidad de una formación continua porque, a partir de ahora, “el concepto de trabajo ya no debe ser el del periodo de tiempo que va desde los 24 a los 66 años”. Otro debe ser fomentar de manera inequívoca en las escuelas la formación en finanzas.