La responsabilidad corporativa y la “prueba de algodón”

No hay comentarios

Cada vez son más las organizaciones que adoptan el informe integrado para explicar cuál es su estrategia orientada a la creación de valor en el corto, medio y largo plazo, y cuál es su desempeño ante los asuntos materiales que han sido identificados.

Personalmente creo que se trata de un ejercicio que fomenta la transparencia y la responsabilidad de las organizaciones ante sus grupos de interés, al mismo tiempo que permite adquirir una mayor conocimiento y comprensión del presente y futuro de la organización.

Pero como acostumbra a suceder en muchas ocasiones, parece razonable que podamos llegar a pensar hasta qué punto la información que nos facilita esa organización nos merece credibilidad.

Por supuesto, el aseguramiento de los indicadores por parte de una entidad independiente es importante y necesario, pero en mi opinión no por ello es suficiente creo que como mínimo deberíamos de formularnos dos preguntas.

La primera, está relacionada con la responsabilidad del informe. No creo que sea lo mismo que el informe haya sido aprobado por el consejo de administración de una organización a que lo haya aprobado un comité interno. Tan solo es un ejemplo, pero llegado a este punto, a nadie le sorprenderá que una de las primeras cuestiones que plantea el informe integrado es precisamente explicar con detalle la composición y funcionamiento de los órganos de gobierno, con el fin, de dar a conocer si la organización cuenta con los medios e instrumentos necesarios para asumir esa responsabilidad de una forma adecuada y velar por los intereses de sus grupos de interés.

De una forma más coloquial, podríamos llegar a pensar que lo que pretende ese enfoque es dar respuesta a una sencilla pregunta: “antes de que me lea el informe, expliquen por qué razón deberíamos de creérnoslo”.

En ese aspecto pues, cobra mucha importancia cumplir con las recomendaciones de buen gobierno y adoptar el principio de “cumplir o explicar”.

Otra prueba de la importancia creciente que tiene ese capítulo, es el interés creciente de inversores institucionales que han podido comprobar que las organizaciones que cuentan con una buena estructura de gobierno corporativo, reduce significativamente el riesgo de sus inversiones.

La segunda cuestión que nos deberíamos de preguntar, está relacionada con lo que yo denomino “la prueba del algodón”, no es que crea haber descubierto nada nuevo, sencillamente es una cuestión de sentido común y que voy a intentar explicar a continuación.

Al principio de este artículo he hablado de estrategia y de creación de valor para sus grupos de interés. Probablemente tendría que habar añadido que es en los procesos de la organización donde se crea el valor. Así pues, la cuestión que deberíamos de preguntarnos es hasta qué punto los asuntos materiales que han sido identificados se han trasladado a los procesos de la organización. Son muchas las ocasiones que tenemos oportunidad de comprobar como las organizaciones responden a los asuntos materiales con anuncios de cuales son su posicionamiento, con políticas más o menos estructuradas y en el mejor de los casos con sistemas de gestión orientados al despliegue de esa política.

Llegado a ese punto, hablemos de responsabilidad corporativa, hablemos de valores, de principios, hablemos de transparencia, de responsabilidad, de integridad, o hablemos del compromiso que muchas organizaciones manifiestan tener con la sociedad y preguntémonos ¿cuántas organizaciones han incorporado sus valores, principios y compromisos de una forma transversal a sus procesos clave que en definitiva son los que responden a los objetivos estratégicos?, ¿cuántas organizaciones han dado el paso de contemplarlos en su cuadro de mando integral?

Afortunadamente cada vez son más las organizaciones que responden a esas preguntas con rigor y profesionalidad, reduciendo así su riesgo reputacional y fortaleciendo su posicionamiento en el mercado logrando una diferenciación que les aporta una ventaja competitiva.

Javier Dueñas, director de Responsabilidad Social Corporativa y Calidad Global en Grupo Cooperativo Cajamar



deunvistazorojo

  • La inflación en la Eurozona alcanzó el 1,5% en agosto

La tasa de inflación anual en la Eurozona creció dos décimas frente al dato de julio. En la Unión Europea, el dato anual fue del 1,7% en agosto frente al 1,5% de julio. Según Eurostat, el menor alza en los precios se registró en Irlanda (0,4%), Chipre (0,5%), Grecia y Rumanía (ambas con el 0,6%). Los precios crecieron más en Lituania (4,6%), Estonia (4,2%) y Letonia (3,2%). En comparación con el mes anterior, la inflación ha subido en 20 países de la UE.


  • Las ventas de turismos en la UE crecen un 4,5% hasta agosto

En agosto de este año, las matriculaciones de turismos crecieron un 5,6% en la UE hasta las 865.047 unidades. Italia (+15,8%) y España (+13%) han sido los mercados que mejor han evolucionado; en el otro extremo, se situó Reino Unido (-6,4%). En el acumulado del año, se han registrado 10 millones de nuevos turismos, un 4,5% más que en el mismo periodo del año anterior. Italia (+9,1%) y España (+6,9%) vuelven a liderar el crecimiento.

Suscríbase a nuestro newsletter

El boletín electrónico de Dirigentes Digital le permite recibir en su buzón de correo toda nuestra información siempre actualizada.

Relacionadas

Deje su comentario

0 comentarios

Usted debe haber iniciado sesión para publicar un comentario.