Los ‘trapos sucios’ de Inditex

La firma lleva años lidiando con demandas y escándalos sobre las condiciones laborales de sus trabajadores en varios países. Actualmente se enfrenta a una multa de 7,3 millones de euros en Brasil y se encuentra en la “lista sucia” de multinacionales que no respetan los derechos de los trabajadores. Inditex niega ambos hechos, aunque reconoce que tiene abierto un procedimiento administrativo del que no se conoce la resolución.

No hay comentarios

En 2011, salió a la luz uno de los mayores escándalos sobre explotación laboral que han salpicado a la compañía de Amancio Ortega. El Ministerio de Trabajo brasileño liberó a 15 trabajadores bolivianos y peruanos que trabajaban en condiciones degradantes en dos talleres clandestinos en la ciudad de Sao Paulo. Eran obligados a trabajar hasta 16 horas por un salario inferior al mínimo exigido en el país (unos 340 dólares al mes) haciendo ropa para la empresa AHA, suministradora de Zara.

Entonces, Zara culpó directamente a AHA y la acusó de haber violado el Código de Conducta de Fabricantes y alegó que obligaría a la compañía a compensar económicamente a los trabajadores explotados y a mejorar las condiciones laborales. Según nos comenta Inditex, AHA contrató talleres ilegales "a sus espaldas" y defiende que, mientras que AHA no ha sido sancionada y continúa en activo, la multa recayó en Zara. Igualmente, Inditex alega que rompió todas sus relaciones comerciales con AHA cuando se destapó este escándalo.

Tras esto, Inditex firmó con el Gobierno brasileño un acuerdo por el que se comprometía a mejorar las condiciones laborales de sus subcontratas. Sin embargo, según la ONG Reporter Brasil, la empresa "no detectó ni corrigió los graves problemas que seguían produciéndose en su red, como el trabajo infantil y las jornadas excesivas". Según denuncia esta organización, Inditex optó por "excluir a los talleres de costura que emplean inmigrantes, independientemente de si cumplían la ley o no" y "eliminar riesgos para su imagen", con lo que muchos trabajadores perdieron su trabajo.

Por ello, la firma se enfrenta actualmente a una multa cercana a los 7,3 millones de euros. Ya fue obligada a pagar otras dos multas de unos 250.000 euros al encontrarse irregularidades hasta en 83 inspecciones realizadas entre agosto de 2014 y abril de 2015. Desde Inditex niegan que tengan que pagar ninguna multa en Brasil, pero sí reconocen que hay abierto un procedimiento administrativo para discutir si se ha cumplido el acuerdo al 100%, pero que aún no se conoce si habrá sanción.

Inditex en la India

En 2012, la organización independiente holandesa Centre for Research on Multinational Corporations (SOMO) desarrollaba un exhaustivo informe titulado "Captured by Cotton" en el que se denuncia que la compañía Eastman Exports (uno de los proveedores de Inditex) reclutaba niñas indias de entre 14 y 20 años, normalmente de la casta más baja del país, con falsas promesas de una vida mejor. Jornadas de 12 horas diarias y 72 horas semanales o prohibición expresa de unirse a un sindicato son algunas de las condiciones a las que se sometía a estas niñas. 

Desde Inditex defienden que dicho informe también señala que Eastman Exports era una de las empresas acusadas de explotación que más avances había hecho para solucionar este problema, y que en 2012 superó varias auditorías que confirmaban que había eliminado dichas prácticas, por lo que han continuado trabajando con ella. "Inmediatamente se adoptaron acciones preventivas para impedir que cualquiera de las situaciones de riesgo señaladas en el informe se pudieran llegar a producir", señaló un portavoz de Inditex al conocerse el informe. 

También en Argentina Inditex ha sido acusada de explotación laboral, y en 2013 la ONG La Alameda dio a conocer que existían al menos cuatro talleres ilegales que fabricaban ropa de Zara a través de subcontratas, con jornadas de 13 horas. Desde Inditex alegan que tres de esos cuatro talleres no existían y que el otro se trataba de una cooperativa de trabajadores perfectamente legal, con lo que "no ha significado implicación alguna para la compañía". 

La reacción de Inditex

La compañía de Amancio Ortega cuenta desde el año 2000 con un Código de conducta y prácticas responsables, en cuya actualización del año 2012 se recoge explícitamente que "Inditex no emplea a nadie que no tenga 16 años cumplidos" y que "todos los empleados de Inditex desarrollan su trabajo en lugares seguros y saludables". Igualmente, recoge que las jornadas no excederán el límite legal de cada país y el salario irá acorde con su labor y los convenios del sector.

Del mismo modo, en 2014 renovó un acuerdo IndustriALL Global Union (una organización que representa a trabajadores de distintos sectores, como el textil) por el que "ambas partes se comprometen a colaborar para asegurar la observancia sostenible y a largo plazo de todas las normas laborales internacionales en las operaciones globales de Inditex, incluidos sus proveedores".

Para continuar con su lavado de imagen, además de distintas campañas publicitarias, Inditex ha decidido ahora incluir en sus prendas en Brasil un código QR con el que el cliente puede comprobar cómo se ha fabricado esa prenda. Sin embargo, se mantiene en la "Lista sucia" de Brasil como una de las multinacionales que no respetan los derechos de sus trabajadores, aunque desde Inditex niegan encontrarse en dicha lista.

deunvistazorojo

  • El déficit comercial se incrementó un 50,5% hasta abril

Las exportaciones españolas de mercancías en el periodo enero-abril crecieron un 9,8% respecto al mismo periodo del año anterior y alcanzaron los 91.537,7 millones de euros, máximo histórico de la serie para el acumulado en este periodo. Las importaciones crecieron un 12,4% hasta los 99.935,9 millones de euros. Como resultado, el déficit comercial de los cuatro primeros meses del año alcanzó los 8.398,1 millones de euros, un 50,5% más que el registrado en el mismo periodo de 2016.


  • La inflación en la Eurozona cayó al 1,4% en mayo

Los precios de la zona euro descendieron del 1,9% en abril al 1,4% en mayo, según los datos publicados por Eurostat. Irlanda, Rumanía y Dinamarca registraron las menores tasas, mientras que Estonia, Lituania y Reino Unido las mayores. Las caídas experimentadas en el grupo telecomunicaciones y en textil y calzado fueron los principales motivos del descenso.


  • El coste laboral de las empresas se estanca en los 2.500 euros

El coste laboral medio de las empresas por trabajador y mes (sueldo y cotizaciones) ascendió a 2.481,75 euros en el primer trimestre, por lo que permanece neutral respecto al mismo periodo de 2016. Con esta congelación se pone fin a cuatro trimestres consecutivos de caídas.


  • El PIB del G20 creció un 0,9% en el primer trimestre

La actividad de los países miembros del G20 experimentó un crecimiento del 0,9% hasta marzo, similar al del cierre de 2016, según los últimos datos de la OCDE. En tasa interanual, la variación fue del 3,4%. India fue la economía que más creció (1,5%), por delante de China (1,3%) e Indonesia (1,2%). Sudáfrica (-0,2%) y Reino Unido (0,2%) registraron las peores evoluciones del periodo.    

Suscríbase a nuestro newsletter

El boletín electrónico de Dirigentes Digital le permite recibir en su buzón de correo toda nuestra información siempre actualizada.