Los españoles dedican el 6% de sus ahorros a inversión

El perfil del inversor medio: hombre, de 25 a 34 años, con estudios superiores, ingresos anuales por encima de los 30.000 euros y residente en País Vasco o Castilla y León.

No hay comentarios

 

A pesar de que la crisis financiera ha afectado notablemente en las decisiones de ahorro e inversión de los hogares, el apetito inversor de los españoles está creciendo y ya se empieza a acercar a los niveles precrisis. Ejemplo de ello es que el peso de los fondos en la economía familiar tocó en 2016 máximos, representando el 13% de su ahorro financiero , la cifra más alta desde 2000.

En un entorno de bajos tipos de interés en el que, a pesar de todo, el depósito sigue siendo el rey de los activos financieros de los españoles (42% del ahorro financiero), el comparador Rastreator.com ha llevado a cabo un análisis del perfil del inversor medio en España y cuáles son principales motivaciones e impedimentos para invertir.

Aunque un mayoritario 57,6% de los consumidores asegura valorar más la rentabilidad que puede obtener por su dinero frente al riesgo a asumir, lo cierto es que los españoles todavía son recelosos a la hora de invertir. Esto es lo que se desprende del “IV Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente” realizado por la compañía, que muestra que, aunque el entorno actual esté cambiando la actitud de los ciudadanos frente a la inversión, la mayoría continúa siendo muy conservadora en sus decisiones de ahorro.

Para Fernando Summers, CEO de Rastreator.com, “los depósitos han sido tradicionalmente el activo financiero preferido por las familias y cuatro de cada diez españoles creen actualmente que este producto es el mejor vehículo de ahorro posible para sus necesidades. Sin embargo, la baja remuneración de los depósitos en el contexto actual ha propiciado que muchos busquen alternativas más rentables donde colocar su dinero. En este punto, el paso previo de informarse atentamente y comparar todas las opciones posibles se hace indispensables para tomar una decisión óptima y responsable”.

Invertir o no invertir, cuestión de cantidades

El 41,5% de los españoles destina dinero a la inversión, motivado principalmente por la búsqueda de un mayor rendimiento para sus ahorros. No obstante, entre este segmento de la población, más de la mitad (55,6%) asegura que lo hace siempre en pequeñas cantidades, ya sea por la aversión a asumir riesgos o por las bajas rentabilidades que ofrece el mercado. Precisamente, según revela el estudio, los españoles apenas dedican de media un 6% de sus ingresos a la inversión.

El perfil de inversor medio en España correspondería, de acuerdo con las conclusiones de la encuesta, con un hombre, entre los 25 y 34 años, con estudios superiores y unos ingresos anuales por encima de los 30.000 euros. Además, Castilla y León y País Vasco son las comunidades con más inversores, siendo las únicas regiones donde más de la mitad de la población afirma dedicar dinero a la inversión.

En el lado contrario, casi seis de cada diez (58,5%) ciudadanos se declaran no inversores, aunque resulta destacable que, entre estos, hasta un 56,3% no se lo plantee porque no ingresa suficiente dinero. Del mismo modo, un 23,3% antepone criterios de liquidez y asegura que no invierte porque prefiere disponer de su dinero en cualquier por momento.

Por último, entre aquellos que no invierten, un 20,4% sostiene que la principal razón es que no está dispuesto a asumir ningún tipo de riesgo cuando se trata de su dinero.

Summers concluye que “cuando de inversión se trata, no es posible obviar la vivienda, uno de los activos estrella de las familias durante décadas, Precisamente, tres de cada diez españoles aspiran a comprarse una casa porque la ven como una inversión segura. Para ello, comparar y localizar la mejor hipoteca y tener claros los costes de la misma es un paso fundamental para realizar una gran inversión”.

deunvistazorojo

  • El déficit comercial se incrementó un 50,5% hasta abril

Las exportaciones españolas de mercancías en el periodo enero-abril crecieron un 9,8% respecto al mismo periodo del año anterior y alcanzaron los 91.537,7 millones de euros, máximo histórico de la serie para el acumulado en este periodo. Las importaciones crecieron un 12,4% hasta los 99.935,9 millones de euros. Como resultado, el déficit comercial de los cuatro primeros meses del año alcanzó los 8.398,1 millones de euros, un 50,5% más que el registrado en el mismo periodo de 2016.


  • La inflación en la Eurozona cayó al 1,4% en mayo

Los precios de la zona euro descendieron del 1,9% en abril al 1,4% en mayo, según los datos publicados por Eurostat. Irlanda, Rumanía y Dinamarca registraron las menores tasas, mientras que Estonia, Lituania y Reino Unido las mayores. Las caídas experimentadas en el grupo telecomunicaciones y en textil y calzado fueron los principales motivos del descenso.


  • El coste laboral de las empresas se estanca en los 2.500 euros

El coste laboral medio de las empresas por trabajador y mes (sueldo y cotizaciones) ascendió a 2.481,75 euros en el primer trimestre, por lo que permanece neutral respecto al mismo periodo de 2016. Con esta congelación se pone fin a cuatro trimestres consecutivos de caídas.


  • El PIB del G20 creció un 0,9% en el primer trimestre

La actividad de los países miembros del G20 experimentó un crecimiento del 0,9% hasta marzo, similar al del cierre de 2016, según los últimos datos de la OCDE. En tasa interanual, la variación fue del 3,4%. India fue la economía que más creció (1,5%), por delante de China (1,3%) e Indonesia (1,2%). Sudáfrica (-0,2%) y Reino Unido (0,2%) registraron las peores evoluciones del periodo.    

Suscríbase a nuestro newsletter

El boletín electrónico de Dirigentes Digital le permite recibir en su buzón de correo toda nuestra información siempre actualizada.