Bruselas da por finalizada la crisis

La Comisión Europea atribuye la recuperación después de diez años a la acción conjunta y decisiva de la Unión Europea.

1 comentario

La Unión Europea ha sufrido la mayor recesión de su historia. Han pasado 10 años desde que comenzó la crisis y la Comisión Europea ha elaborado un manifiesto en el que considera que el periodo de recesión ha llegado a su fin. La UE atribuye a la acción coordinada desde Bruselas el bajo nivel de desempleo actual, así como la fortaleza bancaria, el incremento en las inversiones y el saneamiento de las instituciones.

Los últimos indicadores macro económicos parecen darle la razón, sin embargo, aún queda mucho por hacer para superar los años de la crisis. El vicepresidente de la Comisión Europea, Valis Drombovskis, ha destacado que “necesitamos seguir construyendo este progreso, completar la unión financiera, reformar nuestras economías para alcanzar la convergencia, la inclusividad y la fortaleza, además de mantener unas finanzas públicas sostenibles”.

La Comisión Europea conmemora hoy los diez años desde el comienzo de la crisis, fecha en la que BNP Paribas congeló sus fondos en los mercados de hipotecas sub-prime estadounidenses. En Europa pronto esa crisis financiera se convirtió en una crisis bancaria y de deuda soberana que afectó a todos los estados miembros.

Estabilización del empleo y recuperación económica

Bruselas destaca el papel de la Unión Económica y Monetaria y de la economía de la eurozona en la estabilización del empleo y la recuperación económica, aunque hace poca o ninguna autocrítica de su papel en la crisis.

La Comisión Europea hace balance de estos diez años y destaca que el euro es hoy en día la segunda moneda más importante del mundo. De los ocho países rescatados, Grecia es el único que recibe ayuda financiera a día de hoy y prevé su salida del programa en 2018. Aún hay tres países dentro del procedimiento por déficit excesivo de la UE: España, Francia y Reino Unido; y el Plan Juncker ha conseguido una inversión de 225.000 millones de euros en los estados miembros.

El responsable de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha aprovechado el momento para proponer el Libro Blanco de Juncker como clave de seguro para el futuro de la UE: “debemos utilizar este momentum positivo para completar la reforma de nuestra Unión Económica y Monetaria. No todas las herencias del pasado se corrigen de manera automática. Hemos contemplado grandes divergencias económicas y sociales entre los estados miembros. Es esencial que nuestro trabajo futuro contribuya a una convergencia real y sostenida de nuestras economías“.



Suscríbase a nuestro newsletter

El boletín electrónico de Dirigentes Digital le permite recibir en su buzón de correo toda nuestra información siempre actualizada.

Relacionadas

Deje su comentario

1 comentarios

Usted debe haber iniciado sesión para publicar un comentario.