China mantendrá su crecimiento por encima del 6%

Los últimos datos oficiales de China apuntan a un alza del 6,7% en los nueve primeros meses de 2016, en línea con su objetivo marcado de terminar ese año con un aumento de entre el 6,5% y el 7%. Existe cierto consenso con respecto a qué pasará en 2017, siendo el FMI el menos optimista al respecto.

No hay comentarios

Tras marcar en 2015 su ritmo de crecimiento más bajo en los últimos 25 años, con un alza del 6,9% (frente al 7,3% de 2014), China cerrará 2016 con un crecimiento aún menor. El Banco Central de China augura una tasa de crecimiento de entre el 6,5 y el 7% y los datos parecen darles la razón, aunque no parece que se llegue a superar el 6,9% de 2015.

Para 2017, China ha preferido ‘no mojarse’ y fijar sus previsiones entre el 6 y el 7%. Y las previsiones de otros organismos internacionales apuntan a que el crecimiento real quedará más bien en la parte baja de esta horquilla, en el entorno del 6,4%. El FMI ya apuntaba en su último informe de previsiones mundiales que la transición hacia una economía de inversión e industria a otra de consumo y servicios frenaría el consumo a corto plazo, “al tiempo que construye las bases para una expansión más sostenible a largo”.

En la misma línea opinaba el Banco Mundial en su actualización económica de Asia Oriental y el Pacífico, donde afirma que China prosigue la transición a un modelo de crecimiento más lento pero más sostenible en el largo plazo.

Según informaba Bloomberg News citando una fuente anónima, el presidente chino, Xi Jinping, estaría abierto a la posibilidad de que este 2017 el crecimiento caiga del 6,5% debido al aumento de la deuda y a la incertidumbre mundial tras la victoria de Donald Trump.

Para Morgan Stanley, las previsiones se muestran más optimistas de lo esperado y han mejorado sus expectativas para China en este 2017 frente al 6,2% que esperaban inicialmente. Para los expertos de Morgan Stanley, el crecimiento trimestral de China alcanzó su punto álgido en el tercer trimestre de 2016 y debería moderarse gradualmente a lo largo de 2017, algo que atribuyen a una probable desaceleración en el mercado de automóviles y a una menor actividad en el mercado inmobiliario ante la reducción de ayudas públicas a este sector.



Suscríbase a nuestro newsletter

El boletín electrónico de Dirigentes Digital le permite recibir en su buzón de correo toda nuestra información siempre actualizada.