bolsas y mercados

A pesar de que la subida de tipos inquieta, el problema más inmediato sería el tapering

Así lo señala Gilles Möec Economista jefe de AXA Investment Managers que hace hincapié en que esta retirada de política acomodaticia a las economías adquiere una verdadera relevancia en la zona euro

11 DE mayo DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

cec28d7274f828d909c5b423105a84b1.jpg

No hay duda de que este 2021 está poniendo alerta a inversores y mercados. Y es que a pesar de las idas y venidas de los contagios y las olas de Covid-19, parece que los números indican que se comienza a vislumbrar la ansiada recuperación económica. 

Eso sí, ahora que los indicadores y los resultados empresariales a un lado y a otro del Atlántico comienzan a arrojar resultados positivos, los inversores están temerosos a la inflación desmedida que pueda llegar con las buenas nuevas y con ella, la subida de los tipos de interés por parte de los bancos centrales. 

Sin embargo, y aunque como ya vemos los bancos centrales continúan sin tocar de sus mínimos históricos esos tipos de interés, para Gilles Möec Economista jefe de AXA Investment Managers, más sorprendente que las palabras de Janet Yellen sobre la posible subida de tipos en un futuro no muy lejano es la posibilidad de que se produzca el tapering. 

“Nos sorprende la excesiva atención que se está prestando a la subida de tipos, cuando el problema más importante, y mucho más inmediato, que tenemos por delante es el tapering de los programas de flexibilización cuantitativa de emergencia”, advierte el experto. 

Y es que ese tapering o el hecho de que los bancos centrales comiencen a retirar las medidas acomodaticias a la economía “adquiere una luz específica en la Eurozona”, según Möec, “pues considera que el crecimiento del balance del BCE en esta crisis ha sido especialmente pronunciado”. “Si el BCE opta por volver al ritmo anterior de compras de bonos soberanos, reflejaría, de nuevo, que está dispuesto a tolerar una nueva subida de las rentabilidades de los bonos”, aclara. 

El entendido sin embargo también hace alusión a ese repunte inflacionario al que hemos asistido en los últimos meses, pero explica que “el riesgo de un impacto duradero en la dinámica de los precios es mucho menor [en la zona Euro] que en Estados Unidos”. 

“Seguimos pensando que el verdadero debate espinoso no es tanto sobre la velocidad de las compras del PEPP, sino más sobre el reajuste del programa QE ordinario del BCE una vez que finalice el PEPP", concluye Möec. 

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"