bolsas y mercados

Amundi: "Ahora la política fiscal tiene que hacer de su parte"

Desde la gestora consideran que los bancos centrales no tienen mucho margen de actuación y que será clave la respuesta fiscal.

16 DE marzo DE 2020. 08:00H Patricia Malagón

La actuación del Banco Central Europeo, anunciada el pasado jueves, no ha dejado buen sabor de boca a los mercados. A pesar de que proporcionaron una flexibilización monetaria adicional no convencional, un impulso temporal a su programa de QE, con un sobra adicional de compras de activos netos este año por valor de 120.000 millones de euros. Estas compras se orientarán principalmente hacia el sector privado. Además, el BCE realizará temporalmente LTROs adicionales para proporcionar apoyo inmediato al sistema financiero de la eurozona, mientras que la supervisión bancaria del BCE proporcionará capital temporal y alivio operativo en respuesta al brote de coronavirus. Por último, el BCE apoya la decisión de la EBA (Autoridad Bancaria Europea) de aplazar las pruebas de resistencia de 2020 para que los bancos puedan centrarse en su actividad. No parece suficiente.

"Es importante destacar que Lagarde pidió encarecidamente una política fiscal ambiciosa y coordinada, ya que la respuesta a la crisis inducida por el coronavirus debería ser, ante todo, fiscal. De hecho los países europeos están anunciando planes de estímulos significativos que deberían comprar tiempo mientras la epidemia es contenido. Una vez esté contenida, se necesitarán medidas para estimular la demanda agregada de cara asegurar un rebote significativo del crecimiento", aseguran desde Amundi.

En cuanto a lo que esperar, desde la gestora señalan que: "Al menos, la acción de los Bancos Centrales debería evitar una contracción del crédito, pero es probable que se mantenga la presión sobre los productos de spread. Esperamos una divergencia cada vez mayor entre las valoraciones de los emisores con un balance sólido y otros emisores más débiles. El programa QE mejorado sigue siendo favorable al crédito euro IG en el espacio de crédito global. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para un paso agresivo en activos de riesgo".

Finalmente, desde Amundi explican que el shock inicial por el lado de la oferta relacionado con la epidemia está dando lugar a una crisis en la demanda de "magnitud cada vez mayor; y la economía mundial podría caer en una recesión tan grave como la experimentada en 2008-09". Sin embargo, comentan que las medidas de estabilización macroeconómica son razonablemente sencillas de diseñar y no son responsabilidad exclusiva de la política monetaria. "Los gobiernos han tomado conciencia de la gravedad de la situación y, en circunstancias excepcionales, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento prevé una relajación temporal de las normas presupuestarias. Sin embargo, para que la política fiscal sea verdaderamente eficaz, debe ir acompañada de una política monetaria persistentemente acomodaticia", concluyen.

Artículos relacionados

Los gobiernos aceleran en la carrera fiscal
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"