martes, 17 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

Argentina impone controles de divisas ante la salida de capitales

El gobierno argentino de Mauricio Macri ha impuesto nuevas medidas cambiarias en un intento por frenar la crisis que está agotando las divisas del país. Limita la compra de divisas y las transferencias al extranjero. Las nuevas normas estarán en vigor hasta fin de año.

03 de septiembre de 2019. 16:58h Funds & Markets
  • Argentina impone controles de divisas ante la salida de capitales

La compra de divisas y las transferencias se limitan a casos autorizados por el Banco Central de Argentina, según el Decreto que ha publicado el gobierno del país. Las firmas exportadoras no podrán acumular dólares y deberán repatriar las divisas o bien negociarlas el mercado de cambios, siempre según las condiciones que se establezcan.

Estas restricciones se mantendrán vigentes hasta el 31 de diciembre y limitan la compra de dólares a 10.000 unidades por persona física y mes. Sin embargo, según el ejecutivo, "nadie está limitado para extraer dólares de sus cuentas, ni personas físicas ni jurídicas. No hay ningún impedimento al comercio exterior. No hay restricciones sobre viajes".

Según explica el decreto publicado este domingo, “estas medidas buscan fortalecer el normal funcionamiento de la economía, contribuir a una administración prudente del mercado de cambios, reducir la volatilidad de las variables financieras y contener el impacto de oscilaciones de los flujos financieros sobre la economía real".

Fuga de capitales desde mediados de agosto

Las restricciones llegan después de tres semanas de turbulencias financieras, en las que el peso se ha depreciado un 25 por ciento, desde que el candidato peronista, Alberto Fernández, ganara las elecciones primarias, algo que se ha visto como el primer paso para un posible triunfo en las presidenciales del país.

La decisión se toma después de que el gobierno anunciase la semana pasada que ha pedido al FMI y a sus acreedores aplazar el pago de sus compromisos de deuda.

Los bancos se han abastecido de dólares en sus sucursales para garantizar la suficiente liquidez como para abastecer a quienes quieran moneda estadounidense.