bolsas-y-mercados

Así se encuentra el petróleo de Venezuela... ¿Qué puede ocurrir?

El país latinoamericano atraviesa una situación compleja en cuanto a su producción de petróleo. ¿Qué caminos se abren?

06 DE febrero DE 2019. 14:07H Héctor Chamizo

shutterstock-736755775_41-123756_20190206141227.jpg

Los catalizadores del malestar público en Venezuela no son difíciles de encontrar. La sanidad se ha colapsado y las enfermedades como la malaria, el sarampión o la difteria han regresado, mientras el 80% de la población está desnutrida al no poder permitirse la mayor parte de los alimentos básicos de acuerdo con datos de las Naciones Unidas. Uno de cada 10 venezolanos, 32 millones de personas, ha huido del país en los últimos cuatro años.

En 2018, la deuda bruta del gobierno del país era equivalente al 159% del producto interior bruto, comparado con el 38.9% del año anterior según datos del Fondo Monetario Internacional. En 2017 la inflación llegó al 2.802%, que saltó a 2.5 millones porcentuales el año pasado y que puede llegar a los 10 millones en 2019 según el FMI.

La economía de Venezuela depende de forma abrumadora del petróleo. La commodity representa el 95% de las exportaciones del país y el 25% del PIB. Tiene las mayores reservas de petróleo del mundo con un 24,9% del total en 2017, de acuerdo con los datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

En cualquier caso, las exportaciones se derrumbaron a 1.25 millones de barriles por día el año pasado, su nivel más bajo desde 1990, que era de alrededor de 3 millones de barriles por día durante la presidencia de Chávez (1999-2013). La hiperinflación y la recesión económica han complicado los problemas existentes de almacenamiento de crudo y han ralentizado las reparaciones y el mantenimiento de las instalaciones.

Además, las refinerías, que funcionan a aproximadamente un tercio de su capacidad, también se han visto socavadas por la escasez de trabajadores. La agencia calificadora Fitch estima que la producción podría disminuir en otro tercio este año.

Así las cosas, existe la posibilidad de que, con la continuidad del apoyo del ejército, Maduro pueda mantenerse en el poder. Sin embargo, con las riendas de las finanzas lejos de las manos de Maduro y cada vez más países reconociendo a Guaidó, una transición política debe estar cerca, a no ser que Rusia y China elijan conceder más créditos para apuntalar el régimen existente.

Desde Lombard Odier señalan que, "desafortunadamente, Maduro y sus seguidores tienen poco que ganar si renuncian al poder por medios democráticos". Cualquiera que sea el resultado, la población de Venezuela necesita desesperadamente una solución, y rápida, a su sufrimiento económico.

San Martín: "La sorpresa positiva puede ser mayor en la economía europea que en la americana"