bolsas y mercados

Biden prioriza la continuidad de la Fed y el alivio inversor con la renovación de Powell

El mandatario estadounidense le otorga a Powell otros cuatro años de mandato al frente del banco central y propone a Brainard como Vicepresidenta

23 DE noviembre DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

0547bb51106afd1e91668a53aca7a5b9.jpg

Joe Biden decidió ayer mismo seguir con la misma línea de política monetaria de la Reserva Federal estadounidense renovando de nuevo en su cargo al actual presidente Jerome Powell, un cargo que este adquirió en el mandado del republicano Donald Trump. 

Así, y cumpliendo los pronósticos de expertos y analistas, el mandatario demócrata ha nominado a Powell para un segundo mandato de cuatro años y según ha señalado la Casa Blanca, el otro candidato, Lael Brainard, miembro de la junta de la Reserva Federal y la otra candidata principal para el puesto, será vicepresidente del banco central estadounidense. 

Powell renovará su cargo a principios del mes de febrero y, hasta entonces, los siguientes meses son decisivos en materia de política monetaria. 

Tal y como se hacen eco desde la agencia Reuters, los nombramientos combinan a dos veteranos de la política monetaria y colaboradores en la reciente revisión de la política de la Reserva Federal, que cambió el énfasis en el empleo desde el enfoque preeminente en la inflación establecido hace unas cuatro décadas, para dirigir a los Estados Unidos a través de un período de ganancias de precios inesperadamente fuertes, mientras que también espera mantener el crecimiento del empleo en marcha.

"Aunque todavía queda mucho por hacer, hemos hecho notables progresos en los últimos 10 meses para que los estadounidenses vuelvan a trabajar y para que nuestra economía se ponga de nuevo en marcha", señalaba Biden en los comentarios enviados a la prensa, para hacer hincapié en: "Ese éxito es un testimonio de la agenda económica que he llevado a cabo y de la acción decisiva que ha tomado la Reserva Federal".

Eso sí, tanto Powell como Brainard, deberán ser confirmados en sus funciones de liderazgo de la Fed por el Senado, actualmente controlado por el partido demócrata de Biden, pero muy dividido.

"Se trata de una continuación bien justificada de lo que ha sido una política monetaria exitosa y no partidista", que llevó a Estados Unidos a través de la crisis coronaria, señalaba Adam Posen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional, para matizar: "Y da credibilidad potencialmente no partidista a una evaluación más realista de los riesgos de inflación... Son veteranos y maduros servidores públicos y ha habido muy poca diferencia entre ellos".

Pero la controversia sobre el comercio de acciones durante la pandemia por parte de dos ex presidentes de bancos regionales de la Reserva Federal agitó el proceso de renombramiento con peticiones de una reforma más amplia. Powell dio un giro rápido y puso en marcha nuevas normas éticas para los altos cargos de la Reserva Federal, mucho más estrictas incluso que las que sus críticos en el Congreso se aplican a sí mismos.

Sus rápidas y agresivas acciones al comienzo de la pandemia de coronavirus a principios de 2020 fueron ampliamente aclamadas por evitar una posible depresión. Más tarde, algunos alabaron su enfoque en el empleo en el nuevo marco de política lanzado hace poco más de un año, y otros argumentaron que sería demasiado arriesgado destituir al presidente de la Fed durante una transición sensible desde las medidas de emergencia adoptadas durante la crisis sanitaria.

Una decisión para la estabilidad e independencia de la Reserva Federal

"Fundamentalmente, si queremos seguir aprovechando el éxito económico de este año, necesitamos estabilidad e independencia en la Reserva Federal, y tengo plena confianza, después de su prueba de fuego en los últimos 20 meses, en que el presidente Powell y la doctora Brainard proporcionarán el fuerte liderazgo que nuestro país necesita", comentaba Biden en el comunicado de prensa.

Para Dan Suzuki, vicedirector de inversiones de Richard Bernstein Advisors LLC, la renovación de Powell parece estar en línea con lo que se auguraba de forma general. “Los demócratas renunciaron a la opción de un futuro chivo expiatorio de la inflación en favor de una entidad conocida y respetada que contaba con el apoyo de Yellen”, ha recogido y ha indicado además: “Aunque sobre el papel Powell se decanta por una postura ligeramente más agresiva que Brainard, las políticas de ambos son muy similares y Powell aporta más coherencia y menos incertidumbre. Biden aún tiene más nombramientos que conformarán la composición general de la Fed".

Un alivio para los inversores 

El hecho de que Biden haya priorizado una estabilidad de la Fed y no tanto el colocar un cargo más afín a su partido al frente del banco central es, según Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión en multiactivos eToro, "un alivio para los inversores que no querían ver un cambio de liderazgo durante el actual debate sobre la inflación”. 

También se produce cuando la Fed estaba empezando a reducir sus compras de bonos y a prepararse para subir los tipos de interés el año que viene”, indica el entendido, que sentencia: “El nombramiento de Powell para un segundo mandato de cuatro años proporciona estabilidad a los inversores y da a los mercados un tema menos del que preocuparse, ya que la inflación es más alta de lo esperado, los casos de virus vuelven a subir y el techo de la deuda del Gobierno Federal debe aumentarse muy pronto”. 


Biden decide esta semana quién será el próximo presidente de la Reserva Federal


El IPC de octubre en EE.UU. añade presión a la política de la Fed


El oro se corona como consecuencia de la alta inflación estadounidense


Inflación y subidas de tipos en 2022, la resaca en el mercado tras la reunión de la Fed




Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"