bolsas y mercados

China se abre paso a la recuperación sostenida en un entorno hostil

El gigante asiático apunta hacia un crecimiento económico en los próximos años y, aunque los expertos recomiendan una posición sobreponderada hacia el país, lo cierto es que las tensiones con EEUU podrían pasarle factura.

29 DE diciembre DE 2020. 08:00H Alejandra Gómez

54ff80b31f0d3e479c828304f7482d5b.jpg

Tras la fuerte contracción económica que ha experimentado prácticamente el mundo entero ante la pandemia de Covid-19, las economías asiáticas se están recuperando con una mayor facilidad que las occidentales. 

China en concreto, que mantiene a raya sus contagios y la pandemia, ha comenzado ya a dar sus frutos y se espera que durante este 2021 mantenga una recuperación sostenida. 

BlackRock ya matizaba en su informe ‘New investment order’ que de cara a las perspectivas en cuanto a las inversiones en el país, China “está abriéndose al mundo y va a jugar un papel fundamental  […] Nosotros estamos recomendando una posición sobreponderada a China”, explicaba el experto de la gestora Manuel Gutiérrez-Mellado. 

La recuperación sostenida de China en 2021 y 2022

Así, Garrett Melson, Portfolio Manager en Natixis IM Solutions, en su análisis sobre el país asiático, ha señalado que “con una recuperación global sostenida en marcha y el lanzamiento de vacunas comenzando, China debería seguir experimentando una recuperación sostenida”. Esta reflexión, traducida numéricamente, supone que las estimaciones de consenso sitúen ese crecimiento “alrededor del 8.2% para 2021 y del 5.5% para 2022”. 

Melson aclara que se espera que los servicios sean los mayores beneficiarios de esta recuperación y que los bienes continúen manteniendo una demanda sólida, situación que, según aclara, “demuestra aún más la importancia de la recuperación de la demanda y la inversión internas para impulsar el crecimiento”. 

Y es que tal y como se considera el experto, “la política de apoyo que China implementó en respuesta a la pandemia, se centró en medidas del lado de la oferta con una relajación limitada de las condiciones financieras […] con la esperanza de que se produjese una fuerte recuperación de la producción que impulsase una recuperación del consumo sin la misma dependencia de la deuda que las crisis anteriores”. 

Y pese a que el entendido de Natixis IM Solutions indique que existía el riesgo de que el consumo nunca se materializase, “parece que los datos recientes se mueven en la dirección correcta” aunque advierte que un mes no es una tendencia, refiriéndose a los últimos datos publicados de China. En ellos se puede observar como en el mes de noviembre, la producción industrial registró un aumento del 7% interanual, un dato que si bien continua superando el crecimiento de las ventas minoristas (5%), estas últimas parecen estar mostrando un mayor impulso. 

China “contra el resto”

Por su parte, Kim Carechis, responsable de estrategia de inversión de la gestora Martin Currie, señala que en los países en desarrollo ya se ha aceptado la oferta de China relativa a la iniciativa «Cinturón y Ruta de la Seda» (Belt and Road Initiative, BRI). “Los únicos acontecimientos que podrían frustrar esta evolución son un acto de generosidad inesperado y proporcional en forma de financiación por parte de EE. UU., que existan indicios de una ejecución deficiente de la iniciativa BRI o un error político de gran calado por parte de Pekín” , explica para añadir: “Todas estas opciones parecen improbables en este momento, lo que pone de manifiesto que si la disociación entre EEUU y China continuara, ya hay muchos países comprometidos con la esfera de influencia de China”. 

Pero pese a esta clara tendencia macroeconómica, Carechis advierte que la administración Trump ha sentado cátedra en la enemistad para con el mercado chino y sus empresas colindantes. “No se trata únicamente de una cuestión de publicidad adversa a golpe de tuits imprudentes, sino que puede afectar a los ingresos y a la rentabilidad de empresas de terceros países, tal y como ha quedado demostrado por la campaña de presión contra la firma taiwanesa TSMC con el fin de perjudicar a la empresa china Huawei. En este caso, TSMC ostenta una posición de liderazgo en el sector, por lo que tiene opciones de las que otras empresas no dispondrían”, aseguran. 

Y es que ante la lucha por cuál será la potencia en los próximos años, lo cierto es que tal y como insisten desde Martin Currie, la gestora especializada en renta variable de Franklin Templeton, "EEUU ha intentado constantemente, independientemente del coste económico, bloquear el desarrollo de la tecnología china en los ámbitos de software y hardware y ha invertido un capital político significativo en presionar a terceros países para que siguieran su estela”, algo que según indican ya varios analistas, no parece que vaya a cambiar mucho con el demócrata Joe Biden en la Casa Blanca, que “ probablemente seguirá presionando a los aliados y a otros países para que se sumen a los esfuerzos por aislar a China y seguir aplicando sanciones a las empresas del gigante asiático”, asume Carechis. 

Es por ello que de cara a las apuestas por el mercado chino, el experto aclara que los inversores deben mantenerse alerta sobre los acontecimientos que sucedan y comprender las perspectivas, con el fin de identificar empresas que sean vulnerables a los bandazos de la geopolítica. Además, “los inversores deberían estar preparándose para un futuro en el que la región donde operen determinará de forma efectiva el universo de inversión, algo que no hemos debido tener en cuenta durante décadas”, aclara. 

RentaMarkets: "Es interesante apostar por compañías que se van a beneficiar de la reapertura"