bolsas-y-mercados

Claves para entender los máximos de Acciona

Es el mejor valor en los últimos doce meses, con una revalorización de más del 42 por ciento. Lo es también a seis meses, periodo en el que se anota más de un 22 por ciento y lo mismo si tomamos como referencia el último mes. No hay duda de que Acciona goza del favor del mercado, pero, ¿por qué? Y sobre todo, ¿cabría esperar mayor potencial?

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Rocío Arviza

acciona_41-133648_20190312124640.jpg

La clave en la buena evolución en bolsa de Acciona en los últimos meses tiene que ver con varios factores. Uno de ellos son sus resultados. En el último ejercicio ha ganado 328 millones de euros, un 49 por ciento más, aunque la mejora tiene que ver sobre todo con las ventas de activos cerradas. Sin embargo, se trata de cuentas sólidas para la mayoría de analistas, que destacan el repunte del 3,5 por ciento en las ventas o la reducción de su deuda financiera neta en más de un 17 por ciento hasta los 4.333 millones de euros. “Nos han gustado las cifras, en particular, la rotación de activos”, señala Pablo García, director de DIVACONS-AlphaValue.

Junto a ello, añade otros puntos fuertes en el valor, como la internacionalización que está llevando a cabo (pese a que un 51,6 por ciento del beneficio aún procede de España) y también que cada vez será menos relevante la dependencia del regulador “dado que la tendencia en esta materia se encaminan hacia darle cada vez más peso a las energías renovables”.

Cambio de modelo

Otra de las claves que explica el comportamiento positivo de la compañía presidida por José Manuel Entrecanales y, quizás la más relevante, es que sigue a buen ritmo la hoja de ruta que se ha marcado. Hace meses que Acciona optaba por simplificar su estructura corporativa y apostar por un modelo de negocio concreto: energías renovables y construcción de infraestructuras sostenibles. Un plan que, según explica Antonio Castelo, de iBroker, implicaba “salir de todas aquellas áreas de negocio no estratégicas y la puesta en marcha de un plan de desinversiones por importe de 2.300 millones de euros, con la intención también de reducir su abultada deuda”. Y el hecho de que lo esté llevando a cabo gusta a los inversores. De hecho, “la compañía cotiza por encima de los 87 euros por acción que establece como precio objetivo el consensus de mercado”, recuerda.

¿Y a partir de ahora?

Una vez que la compañía ha tocado recientemente sus máximos en más de nueve años, es lógico preguntarse si el rally puede haber llegado a su fin. Desde iBroker tienen claro que es un valor con buenos fundamentales que no debería dar grandes dolores de cabeza a sus accionistas. “Con un PER estimado para 2019 de 16 veces y una rentabilidad por dividendo para 2019 del 3,64%, no nos parece mal mantener posiciones en este valor, destaca Castelo. “Hasta que no sea capaz de generar cash flow libre con solidez para rebajar deuda, no vemos que tenga mucho recorrido al alza, aunque casi seguro que tampoco lo tendrá a la baja teniendo en cuenta que estamos en un momento en el que las energías renovables vuelven a despertar interés entre los inversores”, asegura el analista de iBroker.

Y bastante más optimistas se muestran desde DIVACONS-AlphaValue. Pese a reconocer que “sigue teniendo unos niveles de rentabilidad sobre el WACC (coste medio ponderado del capital) que no son elevados” y que la compañía “está apalancada, en torno a 3,5 veces EBITDA sobre la deuda neta”, estiman un potencial añadido para el valor del 18,6 por ciento. Le otorgan un precio objetivo de 109 euros. Un potencial muy superior al que le dan los analistas de Renta 4, que sitúan el precio objetivo en los 96,05 euros por acción.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"