bolsas y mercados

Criptomonedas y mercados emergentes, una relación cada vez más sólida

Estos países llevan ventaja a las economías más avanzadas a la hora de implantar las criptomonedas.

14 DE junio DE 2021. 08:51H Patricia Malagón

53bccd22f5b93509500ed83a8e7942ac.jpg

Más allá de Bitcoin, de Ethereum o Ripple, son varios los países que están trabajando en crear su propia moneda digital. Es decir, hacer de la moneda local un criptoactivo. De hecho, el Banco Central Europeo ya está estudiando la posibilidad de lanzar un euro digital. Pero, son los bancos centrales de los mercados emergentes los que están apostando de una manera más rápida y fuerte por crear sus propias criptomonedas. Entre los líderes se encuentran China, Colombia, India, Kazajstán, Kenia, Nigeria, Sudáfrica, Ucrania y Vietnam. “Esta tendencia tendrá probablemente importantes implicaciones para la macroeconomía de los mercados emergentes y para la inversión en activos de los mercados emergentes”, señala un informe de Bank of America.

En los próximos tres años, los bancos centrales que representan una quinta parte de la población mundial tienen previsto emitir monedas digitales. En el ámbito minorista, nueve de los 10 principales; y en el mayorista, cinco de los 10 principales. Los proyectos de moneda digital más avanzados de los bancos centrales se llevan a cabo actualmente en China, Corea, Singapur, Sudáfrica, Tailandia y los Emiratos Árabes Unidos.

“Los bancos centrales ven en las monedas digitales una forma de resolver las ineficiencias de los sistemas de pago en los mercados emergentes, donde la penetración bancaria es muy inferior a la de los marcos alemanes. Su uso en el comercio a pequeña escala y las transferencias de remesas de los trabajadores en el extranjero son algunas de las principales razones de la popularidad de las criptomonedas en los ME”, asegura la entidad.

Las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) también podrían facilitar el acceso a las finanzas de las clases bajas y mejorar la transparencia de la gran economía informal. Estos canales podrían ser positivos para el crecimiento económico de los mercados emergentes. Según, BofAM, la dolarización es un problema importante para la estabilidad macroeconómica y financiera en muchos mercados emergentes, y podría empeorar si la digitalización facilita el acceso a las monedas extranjeras. La causa fundamental de la dolarización es la elevada inflación local, que también podría empeorar si las monedas digitales resultan inflacionistas. 

Además, “las monedas digitales podrían desintermediar a los bancos que todavía disfrutan de altos márgenes en los mercados emergentes. Una menor rentabilidad podría ser problemática para la estabilidad financiera, ya que los bancos de los mercados emergentes necesitan mayores reservas de capital contra la volatilidad macroeconómica”, destacan.

Los activos de los mercados emergentes se inclinan hacia una correlación positiva con las criptomonedas, ya que ambas tienden a estar correlacionadas negativamente con la fortaleza del dólar. Sin embargo, las criptomonedas son aún más volátiles que los activos de los mercados emergentes y, por tanto, es poco probable que los sustituyan.

Rusia y Ucrania 

Rusia y Ucrania se encuentran entre los líderes mundiales en cuanto al desarrollo y uso de monedas digitales privadas, lo que ha obligado a las autoridades a crear la legislación y la infraestructura necesarias. La opinión de Rusia sobre las monedas digitales ha pasado de un intento de prohibición a un avance significativo en la regulación del mercado de monedas digitales. De hecho, ha sacado una ley "sobre los activos financieros digitales, la moneda digital y las enmiendas a determinadas leyes de la Federación Rusa”.

“La ley diferencia explícitamente entre los activos digitales y las monedas digitales, ya que estas últimas se clasifican como un medio de pago o intercambio digital, así como una inversión potencial. La ley ha introducido la obligatoriedad de declarar los impuestos de las transacciones en moneda digital que superen los 600.000 rublos (9.000 dólares), así como las sanciones asociadas a la declaración errónea. Sin embargo, la ley también sigue prohibiendo el uso de monedas digitales como medio de pago en el territorio de Rusia, permitiéndolo sólo con fines de inversión. Al parecer, la ley pretende regular la floreciente industria de las criptomonedas en el país, aunque es probable que una gran parte permanezca en el sector informal de la economía, dada su naturaleza”, explican en el texto de Bank of America. 

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"