viernes, 19 abril 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

EEUU multa a UniCredit con 1.300 millones por violar las sanciones a Irán

Con esta decisión termina una investigación de seis años de las autoridades estadounidenses sobre el banco italiano

16 de abril de 2019. 16:10h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Image

El primer banco italiano, UniCredit, y dos de sus filiales acordaron el pago de 1.300 millones de dólares a las autoridades estadounidenses para resolver casos de violación de las sanciones estadounidenses contra Irán y otros países.

Las sanciones están dirigidas a las empresas que colaboran con los países de la “lista negra” estadounidense de “proliferadores de armas de destrucción masiva y terrorismo global”, entre los que se incluyen Irán, Myanmar, Cuba, Libia, Sudán y Siria.

Según el Departamento del Tesoro estadounidense, la italiana UniCredit realizó transacciones de “miles de millones de dólares a clientes algunas de esas naciones sancionadas, incluidos Irán, Libia y Cuba, y luego ‘trabajó para cubrir sus huellas’ para evitar su detección”, explicó, Linda Lacewell, reguladora de los servicios financieros de Nueva York.

UniCredit Bank AG, la filial alemana del banco, aceptó declararse culpable de los cargos penales federales y de los del estado de Nueva York, por trasladar ilegalmente cientos de millones de dólares a través del sistema financiero de Estados Unidos en nombre de entidades sancionadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Las autoridades explicaron que las declaraciones de culpabilidad de la filial alemana están relacionadas con violaciones de los programas de sanciones de Estados Unidos, incluidos los relacionados con IRISL, la compañía naviera iraní de propiedad estatal sancionada por armas de destrucción masiva.

Según Brian Benczkowski, el auxiliar del Secretario de Justicia de Estados Unidos, la unidad alemana de UniCredit hizo todo lo posible para ayudar a dicha compañía naviera iraní a evadir las sanciones y acceder al sistema financiero de Estados Unidos.

Linda Lacewell añadió que dicha unidad alemana disfrazó las transacciones entre 2002 y 2011, eliminando palabras como ‘Sudán’ y ‘Teherán’ de los mensajes de pago a las instituciones financieras de Nueva York.

Otra unidad de la entidad italiana, ‘UniCredit Bank Austria AG’, celebró acuerdos de ‘no procesamiento’ con las autoridades federales y estatales. Esta unidad austríaca, además de ‘Bank Austria’ y su entidad matriz, ‘UniCredit SpA’, también acordaron resolver investigaciones paralelas con el Departamento del Tesoro estadounidense, la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal y el Departamento de Servicios Financieros de Nueva York.

Con esta resolución finaliza una investigación de seis años sobre el banco italiano por parte de las autoridades estadounidenses.

UniCredit dijo que acordó contratar a un consultor independiente para evaluar su programa de mejoras y cumplimiento, como parte de sus acuerdos con la Reserva Federal y el Departamento de Servicios Financieros de Nueva York.

Más sanciones a otros bancos

Además de UniCredit, otros diez bancos han sido penalizados por las autoridades de Estados Unidos y Manhattan en la última década por violaciones relacionadas con las sanciones estadounidenses contra Irán, Myanmar, Cuba, Libia, Sudán y Siria.

El último, por una conducta similar, fue la semana pasada. La entidad Standard Chartered, con sede en Londres, llegó a un acuerdo con las autoridades estadounidenses y británicas por valor de 1.100 millones de dólares. Standard Chartered ya pagó una multa de 667 millones de dólares en 2012 y otra multa de 300 millones en 2014 relacionadas con las “deficiencias de vigilancia”.

El banco francés BNP Paribas se declaró culpable en 2014 y pagó una multa récord de 8.900 millones de dólares por violar las sanciones a los países en la “lista negra” de Estados Unidos. Otras entidades se liquidaron con multas mucho más bajas o acuerdos, entre ellos ING Bank, con sede en Ámsterdam, que pagó 619.000 millones en 2012 y Credit Suisse, con sede en Zúrich, que pagó 536.000 millones en 2009.