jueves, 18 octubre 2018
ZONA PREMIUM
Mercados

El BCE pone fecha al fin del QE

El comunicado de la institución monetaria europea desvela el principio del fin a los estímulos monetarios.

14 de junio de 2018. 13:53h Héctor Chamizo
  • Image

Habemus principio del fin del programa de flexibilización cuantitativa en Europa. Al menos si nada cambia. La institución monetaria presidida por Mario Draghi anunciaba que mantenía los tipos de interés en el 0% y la tasa de depósitos en el -0,40%. Todo según lo previsto.

Sin embargo, la novedad llega mediante la intención a finalizar los estímulos monetarios, si el escenario no cambia de forma abrupta. Y es que el Consejo de Gobierno continuará realizando compras netas en el marco del programa de compra de activos (APP) al ritmo mensual actual de 30.000 millones de euros hasta finales de septiembre de 2018, mientras que prevé que después de ese mismo mes, sujeto a los datos recibidos que confirmen las perspectivas de inflación a medio plazo, "el ritmo mensual de las compras de activos netos se reducirá a 15.000 millones de euros hasta finales de diciembre de 2018 y las compras netas finalizarán".

Asimismo, el BCE tiene la intención de mantener su política de reinversión de los pagos del principal de los títulos vencidos adquiridos con la APP durante un período prolongado después del final de las compras de activos netos y, en cualquier caso, durante el tiempo necesario para mantener una liquidez favorable.

En rueda de prensa Draghi informaba de las previsiones macroeconómicas del BCE para la zona euro, que espera que en 2019 la inflación esté en el 1,7%, subiendo desde la estimación del 1,4% de marzo. Para 2020 la estimación se mantiene en el 1,17%. Por lo que respecta este año sube un poco pasando del 1,4% también al 1,7%. Para el crecimiento, este año reducen previsiones desde el 2,4% proyectado en la última reunión de marzo hasta el 2,1%.

De este modo, Draghi afirma que hay progreso hacia tener un sustancial "ajuste sostenido de la inflación". Las expectativas de inflación a largo plazo están bien ancladas y hay confianza en que haya convergencia con el objetivo y además se mantenga en el tiempo, incluso una vez se haya terminado el programa de compra de activos que han fechado en diciembre de este año.

Por otra parte, espera que los de interés claves del BCE se mantengan en sus niveles actuales al menos hasta el verano de 2019 y en todo caso durante el tiempo necesario para garantizar que la evolución de la inflación se mantenga alineada con las expectativas actuales de un ajuste sostenido.

Las decisiones de política monetaria de hoy en día mantienen el amplio grado actual de acomodación monetaria que asegurará la continua y sostenida convergencia de la inflación hacia niveles que están por debajo, pero cercanos al 2% en el mediano plazo.