bolsas y mercados

“El crecimiento se ha aplazado, pero no ha terminado”

A pesar de los riesgos y del aumento de la inflación, los expertos creen que el crecimiento económico se ha pospuesto, pero no cancelado.

21 DE octubre DE 2021. 08:00H Patricia Malagón

6dd38ed18f38a3fdce0c1ed6936c0f8d.jpg

Jeffrey Schulze, director de estrategia de inversión de Clear Bridge y Thomas Hempell es jefe de Análisis Macro y de Mercado de Generali Insurance AM, aseguran que el crecimiento económico mundial se ha frenado más de lo previsto por una serie de factores como son los cuellos de botella en las cadenas de suministro y el impacto de la variante Delta. Pero, consideran que se verá una reactivación económica en los próximos meses y que en 2022 el crecimiento seguirá siendo positivo.

“La recuperación sigue estando bastante consolidada, aunque hay riesgos que deben preocuparnos. Uno de ellos es la retirada del estimulo fiscal, que supone una retirada de 1,8 billones de dólares. Aunque, el impacto de ello no será muy fuerte. Puede preocupar la retirada de subsidios por una posible caída del consumo. Además, los consumidores creen que estamos en uno de los peores momentos para comprar un coche o comprar una casa, el indicador está en su punto más bajo desde 1982. Pero esto se debe a unos precios más altos y la poca predisposición a comprar”, señala Schulze.

Sin embargo, el experto añade que considera que esto es solo transitorio y que se verá una recuperación incluso por encima de lo estimado en 2022. “Para 2022 seguimos siendo muy optimistas y creemos que el consumo seguirá superando las expectativas. La inversión empresarial también será muy sólida para el año que viene. Veremos un crecimiento del Capex muy sostenido”, explica. En este mismo sentido, Shulze advierte que el problema que tiene el mercado es de oferta y no de gasto, además de que los consumidores tienen 2,5 billones de dólares para gastar de cara al año que viene.

Por su parte, en cuanto a la inflación, el director de inversiones de Clear Bridge cree que se va a mantener alta en este año y se irá relajando en 2022, “creemos que va a tender a bajar al 2%. Con la apertura económica va a haber más gasto en servicios en vez de en bienes. Además creemos que los problemas en las cadenas de suministro irán reduciendo. Los cuellos de botella irán desapareciendo en los próximos meses”, añadía.

Una visión que también comparte Hempell. En este caso, el jefe de análisis macro explica que lo que se verá en los próximos es que los gobiernos pasarán el testigo a los consumidores, que cuentan con un gran exceso de ahorro, mientras que la recuperación de los mercados laborales apuntalará la confianza de los consumidores. “Mientras tanto, las empresas han intensificado la inversión no sólo en áreas de escasez aguda (microchips), sino también para mejorar la infraestructura de Tecnología de la Información (TI) y los ajustes organizativos a la nueva normalidad pospandémica”, agrega. 

Por último, y en cuanto a la situación de los mercados, Schulze ha asegurado que este periodo no se parece a 2013 ni al cuarto trimestre de 2018, aunque tenga similitudes. El experto asegura que en esta ocasión la Fed está haciéndolo mejor y los resultados empresariales están apoyando las valoraciones. Por tanto, ha descartado un riesgo de caída en las bolsas americanas fuertes.


Las esperanzas de un rápido auge en la reapertura económica, han muerto


Se enfrían las perspectivas económicas a corto plazo.


¿Qué papel juegan los bancos centrales ahora? La subida del gas preocupa


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"