bolsas y mercados

"El Ibex 35 despunta con un mayor número de empresas comprometidas con el objetivo de alcanzar las cero emisiones netas"

En Dirigentes entrevistamos a Cristina Raventós, Directora en España de EcoAct, una consultora que considera que la acción climática y el crecimiento económico no están reñidos

10 DE mayo DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

7954ff7c1eaea102339a3f47403b3a42.jpg

¿Qué es EcoAct? ¿Cuál es la estrategia diferenciadora de EcoAct con respecto a otras consultoras relacionadas con proyectos climáticos?

EcoAct, an Atos company, es un grupo empresarial especialista en consultoría y desarrollo de proyectos a escala internacional. Trabajamos para ayudar a las organizaciones a abordar de manera efectiva su ambición climática.

Nuestra consultora es líder mundial del mercado en el desarrollo de estrategias innovadoras de reducción de carbono, proporcionadas a más de 400 clientes a través de cuatro oficinas internacionales.

Nuestra experiencia nos dice que la acción climática y el crecimiento económico no están reñidos. El movimiento global que se está generando hacia un futuro Cero Neto está tomando cada vez más fuerza, y el sector empresarial debe jugar un papel clave para limitar el calentamiento global a 1,5 grados. Nuestra misión es servir de guía a través de soluciones de negocio que aporten valor a nuestro entorno y a la organización.

Una de nuestras principales ventajas competitivas radica en nuestra estrategia integral "A to Zero", donde apoyamos a las organizaciones en cada etapa de su trayectoria hacia operaciones bajas en carbono y resiliencia comercial a largo plazo. Esta estrategia está basada en 5 módulos:

-Planificar para el Cero: La creación de un plan hacia el Cero Neto comienza por entender el propio impacto climático, acordar los límites de la ambición empresarial relacionada con el clima e idear una estrategia de acción sólida y fundamentada.

-Proyectar para el Cero: Un plan de acción efectivo hacia cero emisiones netas debe tener en cuenta los riesgos y las oportunidades que el cambio climático representa para las empresas. Debe ser capaz de abordar la creciente demanda de información por parte de los inversores y varios marcos de reporte para evidenciar una planificación anticipada sobre el cambio climático.

-Calcular para el cero: Ayudamos a líderes empresariales a gestionar de manera efectiva la calidad de sus datos y a mejorar su reporting tanto obligatorio como voluntario, ayudándoles a satisfacer las nuevas demandas acorde con las mejores prácticas.

-Cambiar al cero: El Cero Neto implica un cambio transformacional y un período de transición, pero tenemos la convicción que este cambio es posible y positivo para las empresas, organizaciones, instituciones y nuestro planeta.

-Contribuir al cero: Un planeta Cero Neto se alcanza cuando no se generan más emisiones contaminantes de las que pueden absorber los ecosistemas. Esto significa lograr un equilibrio entre las emisiones y los sumideros de carbono a través de una combinación de reducción de emisiones dentro de la actividad comercial y la captación o absorción de carbono.


¿Cuál es la medición que aplicáis para medir los criterios de sostenibilidad de vuestros clientes?

Es importante adoptar un enfoque estratégico, elegir las herramientas más relevantes e informar sobre las cuestiones que generen mayor valor añadido. Las organizaciones disponen de un amplio abanico de marcos y estándares a los que reportar: CDP, Dow Jones Sustainability Index (DJSI), Global Reporting Initiative (GRI), Sustainability Accounting Standards Board (SASB) o los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS). 

Cada organización es distinta, por lo que no todas pueden o necesitan reportar a cada uno de estos estándares. Cada empresa debe elegir aquellos que considere más apropiados dentro de su estrategia de negocios, cultura empresarial y por supuesto, política de sostenibilidad. Una de nuestras principales tareas es ayudarles a seleccionar los más adecuados.


¿Cuál es la mayor tarea pendiente que tienen las cotizadas a la hora de enfrentarse a los criterios de sostenibilidad con respecto al clima?

Como decía anteriormente, cada organización es distinta, si bien es cierto que en nuestra experiencia, la contabilización de emisiones de Alcance 3 representa un gran desafío y constituye una parte muy importante en el camino hacia la sostenibilidad ambiental. Esta complejidad puede traducirse en una debilidad de las empresas a la hora de plantear estrategias climáticas eficientes. En EcoAct analizamos, cuantificamos, y gestionamos las fuentes de emisión de la cadena de valor. Un análisis exhaustivo del negocio es fundamental para asegurar que se está sacando el máximo provecho de la Estrategia Climática. Sin este proceso de revisión, es muy posible que los recursos no sean gestionados de manera óptima y no se obtengan todos los beneficios del programa o simplemente no se satisfagan las expectativas de sus grupos de interés.

Además, hemos observado que la identificación y gestión de los riesgos climáticos y su inclusión en la planificación financiera y la estrategia de negocio de las empresas es, aún, una asignatura pendiente. Contar con este detalle es especialmente relevante para los inversores, que deben considerar este aspecto a la hora de tomar una decisión informada. 

En este sentido, la ley de cambio climático y transición energética – aprobada ya por el Senado – recoge ya la obligación de las grandes de empresas de elaborar informes anuales sobre los riesgos para su actividad de la transición hacia una economía sostenible y las medidas que se adopten para hacer frente a dichos riesgos.


Algún ejemplo de proyecto del que os sintáis orgullosos

Prométhée - Med: Un proyecto para el desarrollo de una metodología para la conservación de pastos marinos

Desde EcoAct colaboramos junto a Interxion France, Schneider Electric France y el Parque Nacional de Calanques para desarrollar la primera metodología de certificación de proyectos bajos en carbono orientados a la protección de las praderas marinas, escogiendo el Parque Nacional Calanques como primera localización piloto. Esta metodología será sometida a la validación de la Dirección General de Energía y Clima (DGEC) del Ministerio de Transición Ecológica de Francia (MTE) como parte del esquema francés Label Bas Carbone, que tiene como objetivo certificar proyectos que ayudarán a Francia a alcanzar su neutralidad de carbono. 

Las praderas marinas juegan un papel importante en la regulación del clima y la preservación de la biodiversidad global. Muy diversos y productivos, estos ecosistemas cumplen importantes funciones ecológicas (zonas de desove, viveros, etc.) y albergan entre el 4% y el 18% de las especies marinas, aunque su superficie representa menos del 2% de la superficie total de los océanos.

Endémica del Mediterráneo, el pasto marino Posidonia (Posidonia Oceanica) juega un papel clave en el mantenimiento del equilibrio biológico y químico de este mar semicerrado. La Posidonia Oceanica almacena hasta 1.500 toneladas de carbono por hectárea, es decir, de 3 a 5 veces más que los bosques tropicales, y hasta 7 veces más que los bosques franceses durante cientos de años.

Sin embargo, desde 1960 ha desaparecido entre el 13% y el 38% de la superficie de las praderas marinas en el Mediterráneo. Aunque la Posidonia está protegida por ley, se estima que pierde el 1,5% de su superficie cada año.

El cambio climático, la modificación del hábitat, la contaminación, y las malas prácticas de pesca, transporte y turismo, son algunos de los principales factores de la pérdida de estas praderas marinas. Su degradación, además de destruir ecosistemas clave, provoca una destrucción significativa de las reservas de carbono.

La protección de las praderas marinas es una solución basada en la naturaleza que respeta el "carbono azul" y abre nuevas oportunidades para lograr el objetivo global de cero emisiones netas establecido por el Acuerdo de París.


Trabajáis con empresas del Ibex 35, ¿tienen las empresas españolas alguna cualidad específica en comparación a Europa?

Según nuestro V Estudio del Estado del Reporting de Sostenibilidad de las Empresas del IBEX 35, de los cuatro índices bursátiles analizados (CAC40, DOW30, FTSE100 e IBEX35), el IBEX 35 despunta con un mayor número de empresas comprometidas con el objetivo de alcanzar las cero emisiones netas. En concreto, el 60% de las empresas del IBEX se han comprometido a realizar la transición hacia el objetivo de Cero Emisiones Netas para 2050. Sin embargo, algunas de las empresas que han asumido este compromiso no cuentan con estrategias claramente definidas para su logro. Se debe, por tanto, poner el foco en este aspecto de mejora, que resulta clave para evitar los efectos más devastadores derivados de la crisis climática en la próxima década.

A pesar del optimismo que inspira esta tendencia al alza, de los índices a análisis, el IBEX35 es el que tiene una mayor brecha entre las puntuaciones máximas y mínimas del selectivo, cuyas puntuaciones oscilan entre el 19% y el 91%. Aunque la puntuación promedio del índice (60%) ha subido ligeramente con respecto al del año pasado (56%), estos datos indican que el mérito del desempeño del IBEX 35 se atribuye a las empresas líderes, mientras que una proporción considerable del índice no está cumpliendo con las expectativas. El conjunto del IBEX 35 tiene un papel fundamental ante el desafío climático, lo que requiere un compromiso claro por parte de todas las empresas que lo conforman.


¿Cómo se sitúa España en este sentido con respecto al resto del mundo?

En España diversos factores de peso han impulsado la acción climática corporativa. En primer lugar, el gobierno declaró la emergencia climática en enero de 2020 tras la celebración el mes anterior de la COP 25 en Madrid, un hito que ha marcado un antes y un después en la acción climática corporativa. Más tarde, en mayo de 2020, el Consejo de Ministros inició la tramitación parlamentaria de la nueva ley de Cambio Climático y Transición energética tras un proceso de participación pública que comenzó en febrero de 2019. Este proyecto de ley fue finalmente aprobado el pasado 8 de abril por el Congreso de los Diputados, y posteriormente por parte del Senado. 

Con esta ley, España se suma a la trayectoria hacia el Cero Neto en emisiones antes de 2050 y responde así a sus obligaciones internacionales, entre ellas, el Pacto Verde Europeo, un marco con el que se pretende avanzar para dar salida a esta crisis actual. Además, este proyecto ha contado con el apoyo de una parte significativa de la comunidad empresarial, a través del Grupo Español de Crecimiento Verde, entre otros, que representa casi el 50% de compañías del IBEX 35.

Si miramos hacia otros países, el gobierno británico hizo público su compromiso para alcanzar las cero emisiones netas en junio de 2019, lo cual aumentó un 30% las declaraciones de compromisos de las empresas del FTSE respecto al año anterior. 

En Francia, el gobierno se sumó a la ambición de alcanzar cero emisiones netas al tiempo que lo hacía el Reino Unido y esto parece haber influido de forma muy similar en el aumento de compromisos, pasando de un 25% en 2019 a un 43% en 2020. 

Estados Unidos es el único país de nuestro estudio que no cuenta -a día de hoy- con un compromiso a nivel nacional hacia las cero emisiones netas, aunque cabe destacar que el estado de Nueva York formalizó este compromiso en su Ley de Liderazgo Climático y Protección de las Comunidades. 

A nivel global, a pesar del destacado aumento en el número de compromisos empresariales, estos no siempre van acompañados de una estrategia claramente definida para lograr dicho objetivo. Advertimos, también, que el éxito de un objetivo tan ambicioso como este se deberá apoyar en una estrategia de acción contundente y que abarque toda la cadena de valor.

MIFL: "En estos momentos estamos más sesgados a Europa por las valoraciones"