bolsas y mercados

El impacto del cambio climático en la renta variable global, diferente por sectores

La lucha contra la emisión de carbono y la contaminación está en la agenda de mercados, inversores y reguladores. Conocer cada sector es fundamental para minimizar riesgos

15 DE junio DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

El año 2020 ha puesto de manifiesto que la inversión ESG o sostenible, lejos de ser algo aislado y desvinculado de la rentabilidad, ha sido una clara tendencia del mercado. Y es que parece que la pandemia por Covid-19 nos ha mostrado más que nunca la necesidad de transformar nuestras inversiones en proyectos para crear un mundo mejor. 

Por ello, y con el fin de analizar los efectos del cambio climático (una de las problemáticas más combatidas por reguladores y empresas en el ámbito de la ESG) en las inversores y por sectores, Aberdeen Standard Investments ha profundizado en ello. 

Para su Jeremy Lawson, economista jefe de la gestora, y en un contexto donde como señalamos la lucha contra el cambio climático está ganando peso, “el impacto del cambio climático sobre la rentabilidad de la renta variable global agregada (índice MSCI World) podría ser bastante moderado”. 

“Estimamos un impacto del +/-2% en las valoraciones agregadas en la mayoría de los escenarios. La principal razón de esto es que los índices están bien diversificados por definición. En consecuencia, los impactos negativos para algunas empresas tienden a ser compensados en gran medida por impactos positivos para otras”, explica el entendido.

Y aunque ese 2% podría parecer insignificante, desde la gestora apuntan a que la cifra del impacto del cambio climático varía. “Nuestros efectos estimados a «escala mundial» o agregados enmascaran variaciones mucho mayores entre sectores, subsectores y, especialmente, empresas individuales. A una escala más amplia, esto refleja en gran medidadiferentes exposiciones sectoriales y empresariales a los cambios proyectados en la demanda y los costes del carbono”, entiende Lawson para añadir: “Creemos que la amplia dispersión potencial en los resultados relacionados con el clima debería ser de gran interés para los inversores activos.

De hecho, y siempre según la gestora, si se profundiza en los 11 sectores del índice MSCI World, el más conocido dentro del Morgan Stanley Capital International, se hace evidente una variación significativa en sus exposiciones a diferentes escenarios climáticos. 

Ganadores o perdedores, en función del sector

El mayor impacto negativo en el precio de los activos sería para el sector energético en mayor medida, debido fundamentalmente a su gran dependencia de los combustibles fósiles, mientras que del otro lado, en el terreno positivo, destaca el sector de los servicios públicos, algo que responde “a su mayor exposición a las energías renovables y a la capacidad de trasladar los mayores costes del carbono a los clientes”. 

Fuente: Aberdeen Standard Investments

Pero no solo esos dos, sino que el análisis de la gestora identifica una serie de lo que llaman “ganadores resilientes” que ven mejoras de signo positivo en la mayoría de los escenarios. “Dos ejemplos de esto son los fabricantes de componentes y equipos eléctricos y los fabricantes de semiconductores. A estos subsectores les va bien, ya que son una parte clave de la cadena de suministro de energía baja en carbono, por ejemplo, como productores de paneles solares y chips utilizados en vehículos eléctricos”, aclaran. 

Fuente: Aberdeen Standard Investments

Mayores diferencias entre compañías

Así, y aunque la diferencia entre el impacto de la lucha contra el cambio climático sea notable entre sectores y/o subsectores, es mayor aún entre las empresas a título individual. 

El experto lo ejemplifica dentro de servicios públicos, donde un efecto positivo promedio del 18% enmascara deterioros negativos de hasta el 65% y, en algunos casos, los deterioros positivos superan el 100%. “Esta amplia variación refleja el hecho de que, dentro del amplio sector de servicios públicos, los modelos de negocio individuales difieren enormemente”, aclaran.

La clave: comprender los modelos de negocio para evitar riesgos

Desde Aberdeen Standard Investments subrayan que, ante la variación de resultados de su estudio a la hora de enfrentarnos a los riegos derivados de la lucha contra el cambio climático, se hace necesario comprender los modelos de negocio de las empresas por las que apostemos con el fin de minimizar riesgos. 

“Esto incluye la forma en que las empresas se están preparando de manera creíble para la transición energética hacia emisiones de carbono cero neto en sus estrategias de negocio”, adjuntan para añadir que también existen algunas oportunidades de tipo sistemático para las estrategias de inversión que se inclina hacia los ganadores de la transición climática y para las carteras temáticas de soluciones climáticas.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"