bolsas-y-mercados

El lujo de tener en cartera LVMH

Más de un 12 por ciento a tres meses y por encima del 53 por ciento a seis. LVMH es la mejor compañía de la bolsa francesa en lo que va de año y se disputa con otra firma de lujo, Hermès, liderar el ranking de revalorización a un año, periodo en el que logra anotarse más de un 31 por ciento. Está claro que la inversión en LVMH ha ido de lujo en los últimos tiempos pero, ¿sigue siendo interesante mantenerse en el valor?

06 DE octubre DE 2019. 00:00H economía, negocios y finanzas

lvhm_41-193176_20190715114459.jpg

Algunos de los detractores de Bernard Arnault, al frente del conglomerado francés de lujo LVMH, le achacan haber democratizado el sector del lujo. Y lo cierto es que los beneficios de la compañía provienen del maquillaje, los perfumes o los accesorios, más allá que de la alta costura. Una diversificación por negocios que es una de las claves del éxito de la compañía y un aspecto que le convence a Araceli de Frutos, asesora de los fondos Alhaja Inversiones y Presea Talento Selección. “Es una compañía que no solo se centra en la parte textil, sino que está diversificada hacia marcas de fashion, cuero, perfumes, vinos, espumoso...”. De hecho, el grupo engloba a unas 70 marcas entre las que están Louis Vuiton, Giverchy, Dior o Don Pérignon. Pero esa diversificación no atañe solo a la actividad, al abanico de negocios bajo el paraguas LVMH. “También está muy diversificada en cuanto a regiones. Obtiene un 29 por ciento en Asia (ex Japón), Japón supone un 7 por ciento, USA un 24 por ciento, Europa (ex Francia) un 19 por ciento y su país de origen un 10 por ciento”, destaca De Frutos.

Los resultados apoyan

La expectacular evolución que registra en bolsa en los últimos tiempos LVMH ha catapultado a Bernard Arnault al selecto club de los cienmilmillonarios, con una fortuna estimada de 100,62 miles de millones, para codearse con Jeff Bezos y Bill Gates.

Un desempeño bursátil del conglomerado francés que se apoya en unos resultados excepcionales, como afirma Pablo García, director de Divacons-Alphavalue. “Las ventas han crecido un 16 por ciento hasta más de 12.500 millones de euros y las ventas comparables un 11 por ciento, destacando Louis Vuitton y Dior, pero también la parte de bebidas espirituosas. La arte de relojería ha sido la más discreta”, apunta García.

Además, desde Divacons-Alphavalue recuerdan que el lujo es un sector que no se ha tocado de forma directa con aranceles en medio de la batalla comercial que libra EE.UU. con diferentes economías, aunque Araceli De Frutos reconoce que es precisamente por ese lado, por el de las consecuencias de la guerra comercial, por donde puede venir el riesgo de la compañía.

En efecto, Asia es clave para una empresa como LVMH. No en vano, desde Rentamarkets, José María Díaz Vallejo, su responsable de renta variable, asegura que “el cambio del modelo de negocio chino está impulsando el florecimiento de una clase media potente y de una clase alta que demanda cada vez más este tipo de productos, que se dan en el Viejo Continente”. De ahí que desde esta gestora vean el sector del lujo como uno de los de mayor atractivo en renta variable europea. Pero, ¿también LVMH con los niveles que ya ha alcanzado?

Mantener o hacer caja

Pablo García reconoce que LVMH es miembro de la cartera modelo de Divacons-Alphavalue pero señala que, dada su explosiva evolución, “hemos rebajado la recomendación a neutral porque nuestro precio objetivo, que tenemos en 388 euros, ya le da un escaso potencial al valor”.

Sin embargo, la asesora de fondos como el alhaja Inversiones cree que hay que tener el valor en cartera, al igual que Kering. “Es cierto que cotiza a múltiplos elevados pero creo que es mejor comprar empresas con múltiplos elevados y con perspectivas de crecimiento que comprar otras con un PER más bajo a las que les cueste más crecer”. Reconoce que el entorno macro se debilita y que eso pondera de forma negativa en una inversión como la firma de lujo francesa, pero es optimista con LVMH como para no deshacerse de esa posición. Además, recuerda que es un valor en el que “es difícil encontrar caídas para entrar”.

Desde el punto de vista técnico, Roberto Moro, analista de Apta Negocios, señala que no ve ningún motivo para deshacer posiciones en la firma francesa. "El primer nivel por debajo del cual el escenario de corto plazo estaría un poco comprometido sería la zona de 366 euros", señala. Mientras tanto, su consejo pasaría por mantener o incluso, por comprar, dado que todas las compañías de lujo lo están haciendo muy bien. Considera que "perfectamente se puede ir a niveles de 430 euros, aunque todo va a depender del contexto general", reconoce. En todo caso, si se mantienen las circunstancias actuales, tiene claro que el valor "va a seguir actuando como activo refugio", concluye.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"