bolsas y mercados

El mayor control a las sicav afecta a los activos españoles

El proyecto de Ley de los Presupuesto Generales del Estado para 2019 contempla aumentar el control a las sicav y subir la tributación de las socimis.

15 DE enero DE 2019. 12:30H Patricia Malagón

shutterstock-524062759_41-117300_20190115123512.jpg

El proyecto de Ley de los Presupuesto Generales del Estado para 2019 que está elaborando el Partido Socialista, que necesitará el apoyo de varios grupos parlamentarios para poder aprobar las cuentas, contempla nuevas medidas fiscales a las socimis y también un mayor control a las sicav.

En el primer caso, el de las sicav, los aprobado por el Gobierno pone en jaque muchas sociedades de inversión colectiva. Hasta ahora, el artículo 9.4 de la ley obliga a este tipo de sociedades a tener un mínimo de 100 accionistas, un requisito que en la práctica no se cumple, ya que en muchas ocasiones se aportan nombres ficticios, llamados popularmente como ‘mariachis’. Sin embargo, ahora el Gobierno pretende aumentar el control y hacer que esto se cumpla.

“Las sicav hace que grandes fortunas separen una parte de su ahorro y lo sometan a una gestión profesional. Es cierto que pagan impuestos bajos por los beneficios no distribuidos. Pero una vez que la cantidad se retira de la sociedad para ingresarla en la cuenta del accionista deben pagar el IRPF oportuno. Estas herramientas son buenas para aumentar el ahorro, que en un país tan endeudado como España el ahorro es fundamental. Por tanto, atacar las sicav es ir en contra de lo que necesita la economía española”, declara el economista Diego Barceló, CEO de Barcelo&Asociados.

El requisito de los 100 accionistas perjudica a las personas “que trabajan en España gestionando, auditando, asesorando estas sicav. Pero las grandes fortunas lo que harán es cerrar la sicav en España y llevársela a Luxemburgo”, añade el economista. Añade INVERCO que lo que están en juego son 30.000 puestos de trabajo de alta cualificación que se generan gracias a estas sociedades.

Por su parte, la Asociación Española de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO) declara que: “Además de los requisitos establecidos a nivel europeo (transparencia, supervisión y diversificación, entre otros), las SICAV españolas ya tienen un régimen más exigente, pues adicionalmente deben contar con un número mínimo de cien accionistas, no previsto en la Directiva ni en la práctica totalidad de países. Esta diferencia ya supone en la actualidad un peor tratamiento para las sicav españolas”.

Pero además, un efecto secundario de esta presión a las sicav son los activos españoles. Las sicav españolas tienen un claro sesgo inversor hacia los activos domésticos, invirtiendo casi un tercio de su patrimonio (30.832 millones de euros3) en activos españoles, cuando el peso de España en los índices mundiales no supera el 2%", señalan en INVERCO.

Las socimis perjudicadas

Los PGE 2019 mantienen la obligación a las socimis de pagar un tipo del 19% sobre el importe íntegro de dividendos o participaciones en beneficios distribuidos a los socios cuya participación sea igual o superior al 5%, y siempre que los socios tributen en un gravamen inferior al 10%. Ahora bien, el tipo de gravamen será del 4,75% si los dividendos o participaciones en beneficios distribuidos proceden de beneficios que hayan estado sujetos al gravamen especial regulado en la propia ley. Además, la socimi estará sometida a un gravamen especial del 15% sobre el importe de los beneficios obtenidos en el ejercicio que no hayan sido distribuidos, esta es la novedad. Mientras que las sicav tributan el 1% de los beneficios no distribuidos, las socimi lo harán por el 15%.

“No es cierto que las socimis no tributen. Por ley, tienen que repartir dividendo sobre el 80% de los beneficios obtenidos por rentas de alquiler, el 50% de las ganancias por ventas de activos y el 100% de lo obtenidos de otras Socimi o Reit. Dichos dividendos son gravados al 25% en impuesto de sociedades si el receptor es otra empresa. En el caso de personas físicas aplica el gravamen del 19-23%, como los fondos de inversión, depósitos, etc. Adicionalmente, si un inversor no tiene el 5% de la SOCIMI o el dividendo no tributa a un mínimo del 10%, a la propia entidad se la carga el 19% por impuesto de sociedades”, señala Daniel Rodríguez economista y consultor estratégico en Alpha Strategy Consulting.

Rodríguez, señala además que “imponer un impuesto sociedades a mayores de lo anterior es una doble tributación de manual.”

Finalmente, el consultor estratégico en Alpha Strategy Consulting, declara que lo que sucede en España es una anomalía. “En Francia, el borrador de Ley de Presupuestos para 2019 prevé una importante propone reducir el tipo sobre dividendos al 12,8%. Estados Unidos y Reino Unido también están disminuyendo los tipos de tributación a este tipo de sociedades y al ahorro. En España, el debate está en si gravarlos hasta echarlos del país o directamente prohibirlos.”

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"