bolsas y mercados

“El mayor defecto que hay en los mercados es la sobreinformación que hay”

José Antonio Madrigal es de esas personas que con constancia han logrado los objetivos que se han planteado. Al final cuando se persevera se generar más posibilidades de llegar al éxito.

06 DE noviembre DE 2018. 08:29H Héctor Chamizo

joseamadrigal_96725_20181115084800.jpg

La tenacidad ha de ser siempre una constante para aquellos inversores que pretenden vivir de los mercados. José Antonio Madrigal, analista de mercados y escritor, es de esas personas que con constancia han logrado los objetivos que se han planteado. Al final cuando se persevera se generar más posibilidades de llegar al éxito. Y eso es lo que se predica a sí mismo y al resto.

Brevemente: ¿Por qué ve interés en invertir en bolsa?

No hay ninguna otra manera de obtener rentabilidades elevadas con poco riesgo.

El mejor momento de su carrera.

Ahora, en este preciso instante.

¿Y cuál ha sido el peor?

El año 2000, después de cuatro años de mucha rentabilidad, llego la explosión de la burbuja tecnológica de Silicon Valley. Nunca había tenido pérdidas tan elevadas. Estaba previsto en la estadística, pero no sabía cómo me iba a sentir.

¿Cuál es el mayor defecto que tiene esta industria?

La sobreinformación y, dentro de esta, la cantidad de datos inservibles para dejar al inversor sin una base lógica para invertir con éxito.

¿Qué ha aprendido de esta profesión que aplica en su vida?

La adaptación al presente. La bolsa me ha enseñado que lo que acaba de pasar en la vida ya ha pasado, por lo tanto, solo nos queda buscar soluciones y no lamentos.

¿Y viceversa?

Es imposible que una mala persona gane en la bolsa. Si en la vida eres capaz de reconocer tus errores con facilidad y sabes decir: lo siento, me he equivocado, ha sido mi culpa. Si en la vida haces esto, en la bolsa serás un ganador, ya que cuando te equivoques saldrás de la operación reconociendo tu error y sin apego del ego.

Defina en una palabra lo que significa para usted el Trading.

Imposible.

¿Qué pensó cuando se produjeron las crisis más grandes en las bolsas?

Pues que era imposible que el mundo se acabara. El sinsentido se apodero de los inversores y miedos y pánicos hicieron el resto.

Si no se hubiera dedicado al mundo financiero, ¿qué le hubiera gustado ser?

Mago, me encanta la magia. Tiene mucho que ver con la bolsa. Ambos mundos intentan confundir a la mente de los partícipes.

¿Consigue desconectar de este mundo?

Si. No tiene sentido vivir en la intranquilidad. Cuando invierto en una empresa no tiene sentido para mi si esta semana sube o baja un 10% ya que la empresa es la misma. Me interesa saber cuánto valdrá en unos años.

¿Cuál es su principal hobby?

Fue el ciclismo, hoy son mis hijos. Tengo tres y me encanta pasar con ellos mucho tiempo. También me gusta leer.

Un libro que siempre recomendaría.

Controle su destino de Anthony Robbins y uno de los últimos que me ha encantado es: Aprendiendo de los mejores de Francisco Alcaide.

Una canción que no se cansa de escuchar.

Cualquiera de Antonio Vega. Lucha de gigantes, anatomía de una ola,

¿Y una película que nunca le aburre?

The game.

¿A qué lugar iría siempre que pudiera?

Formentera. Mi mente allí es diferente.

Luna: "Tanto la volatilidad como la gestión activa serán muy importantes en lo que queda de año"