bolsas y mercados

El mercado pide respuestas al BCE

Se descuentan medidas que ayuden a atajar las consecuencias del brote de Covid-19 tras las actuaciones de otros bancos centrales. Estas son las opciones que tiene el BCE sobre la mesa para trazar su hoja de ruta.

12 DE marzo DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

Un día después de que la propia presidenta del BCE, Christine Lagarde, haya urgido a la UE a que actúe para evitar una crisis como la de 2008, nadie duda de que el BCE pondrá de su parte en la reunión de este jueves del organismo. “El BCE debe actuar, es imperativo (...) Debe tomar medidas valientes y contundentes”, señala Juan Ramón Casanovas, Head of Private Portfolio Management en Bank Degroof Petercam. Este experto considera clave que intente restablecer la confianza y trae a colación la célebre frase de Mario Draghi en el verano de 2012: “Whatever it takes”, es decir, “todo lo que sea necesario”.

La hipótesis central, según Andreas Billmeier, analista de deuda pública de Western Asset, filial de Legg Mason, “gira en torno a un paquete razonablemente amplio que incluirá un recorte de tipos, medidas significativas en el plano de la provisión de liquidez y un incremento del programa de compra de activos actual”.

Rebaja de tipos

Ebury espera que el BCE aplique un recorte de 10 puntos básicos en la tasa de depósito hasta situarla en -0,6%, “en línea con los actuales precios del mercado”, subraya Enrique Díaz, su director de Riesgos. “El BCE no puede seguir dando la espalda a la naturaleza amplificada de este acontecimiento, y la vía adecuada para ello es un recorte de tipos. Sin duda alguna, el BCE no tiene interés alguno en apreciar la divisa en este momento”, apunta Billmeier. 

En efecto, desde Pimco, Konstantin Veit, insiste en que “claramente la fortaleza del euro no es deseable”, pero también pone sobre la mesa la idea de que “no está claro si recortar las tasas 10 puntos básicos más en territorio negativo ayudará mucho a la moneda y, como resultado, podría tener el efecto de afectar a las acciones bancarias”. En este sentido el consenso de mercado apunta a que esta medida para aliviar las condiciones financieras y reducir el coste de las operaciones de refinanciación a largo plazo se tomaría solo en conjunción con un aumento de los niveles de exención del exceso de reservas

Pese a todo, para Esty Dwek, Head of Global Market Strategies, Natixis IM Solutions (Natixis IM), “ir un poco más allá en el territorio de tipos negativos no servirá de mucho en la situación actual”. Y para Josep Prats, gestor de Abante Asesores, “un ligero recorte de tipos sería innecesario y hasta contraproducente”

Incrementar el QE 

Otra de las opciones del BCE es aumentar su programa de expansión cuantitativa, que se encuentra en la actualidad en 20.000 millones de euros mensuales de compra de deuda. Desde Desde Bank Degroof Petercam, consideran que sería la opción más efectiva. “Podría anunciar una subida hasta los 30.000 millones o incluso 40.000, y destinar el incremento íntegro a la compra de bonos corporativos. Con ello inyectaría liquidez al mercado y rebajaría la tensión de las últimas sesiones”, señala Casanovas.

Una idea, esta última que comparte Gilles Moëc, AXA Group Chief Economist (AXA IM). “Consideramos que sería apropiado reactivar el programa de compra de bonos corporativos, magnificando el cambio de orientación hacia activos privados que ya empezamos a ver a comienzos de año".

En este punto, Veit recuerda que “el aumento de las compras de activos netos requerirá un aumento en la emisión del sector público y los límites de emisor del 33% en algún momento de este año”. A su juicio, podría verse la mencionada inclinación en las compras hacia los activos del sector privado, aunque cree que “es menos probable que el BCE anuncie explícitamente tal cambio por adelantado”. 

Flexibilizar el TLTRO3

Una tercera medida que baraja el mercado es que la institución presidida por Christine Lagarde establezca criterios más laxos para acudir a las subastas de TLTRO. Sería una forma de incitar a que los bancos promuevan el acceso al crédito a las empresas más afectadas por la crisis. “El objetivo es evitar que los problemas de liquidez se conviertan en problemas de solvencia, lo que resultaría en una cascada de quiebras y una explosión del desempleo”, subraya Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors

Además, Moëc considera que “tendría sentido diseñar un paquete específico de nuevos préstamos dirigidos a Pymes en condiciones más generosas”. De hecho, desde Ebury entienden que el debate sobre la flexibilización regulatoria para los bancos que faciliten el crédito a las pequeñas y medianas empresas o incluso la concesión de préstamos específicos, “será más útil para la economía que los recortes de los tipos de interés o una expansión cuantitativa adicional”, señala Díaz. De ahí que una eventual ampliación del tipo de garantía aceptada por el BCE para que los bancos proporciones financiación a las pequeñas y medianas empresas sea la cuarta medida que cabe esperar de la reunión de esta jornada. 

Junto a todo esto, los gestores tienen claras tres cuestiones más. La primera es que habrá presión de Lagarde sobre los gobiernos europeos para que suavicen sus políticas fiscales. La segunda, que cabe esperar recortes en las previsiones de crecimiento de la Eurozona desde la última previsión del 1,1% para este año. Y la tercera que es importante que el BCE no defraude en un momento complicado como el actual.

Artículos relacionados

Lagarde alerta de una crisis similar a la de 2008 si no hay acción
¿Qué opinan los gestores de la rebaja de tipos de la FED?
Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"