martes, 18 junio 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

El nerviosismo y la volatilidad serán una constante

Igor de Maack, gestor de DNCA, afiliada de Natixis IM, asegura que el nerviosismo y la preocupación por la volatilidad seguirán presentes en el inicio de 2019

11 de enero de 2019. 00:01h Patricia Malagón
  • Image

El último trimestre de 2018 la volatilidad llegó a los mercados para quedarse, o eso parece. Igor de Maack, gestor de DNCA, afiliada de Natixis IM, asegura que los inversores empiezan 2019 de la misma manera de la que terminaron 2018 “nerviosos y preocupados por la volatilidad”. Algo que hace que haya que tener cuidado a la hora de asignar activos en la cartera.

China y la desaceleración que amenaza al Gigante Asiático es la principal preocupación de los inversores. Las perspectivas económicas no son buenas y la producción se está frenando, algo que ha hecho que incluso Apple lanzase un ‘profit warning’ ante el freno en la economía china. Esto, sin duda, genera nerviosismo en los inversores. Pero, un posible acuerdo con Estados Unidos podría ser el desencadenante para que la desaceleración china no sea tan fuerte.

Por si esto fuera poco, en Europa el problema del Brexit sigue muy presente y el 29 de marzo está cada vez más cerca. Para ese día, el Reino Unido tendrá que haber tomado una decisión que puede seguir tres vías diferentes. Desde pedir una prorroga a la Unión Europea, hasta repetir el referéndum. Aunque la opción que más desestabilizaría al mercado sería la del Brexit duro.

Por tanto, “el apetito por el riesgo ha cambiado y solo regresará si es impulsado por un catalizador significativo”, afirma de Maack. “Se pueden encontrar catalizadores en los resultados corporativos anuales, pero puede que esto no sea suficiente”, señala. La incertidumbre generada por los países, con China y Estados Unidos a un lado del cuadro y la Unión Europea y Reino Unido, al otro, siguen siendo las principales amenazas. “El proteccionismo también ha hecho que el crecimiento se frene”.

La renta fija tampoco se salva de la preocupación. Los bonos de Estados Unidos muestran un nivel normalizado, debido a la política llevada acabo por la Reserva Federal. Sin embargo, Europa se embarca en el fin del QE y además el BCE comenzará a subir los tipos después de verano, según parece. Por eso, el gestor de DNCA, apunta a que Europa y las principales economías del Viejo Continente verán un repunte en la rentabilidad de sus bonos soberanos.