bolsas y mercados

El rally alcista del petróleo ante el panorama de recuperación: las claves y consecuencias

A medida que los precios del petróleo suban, también lo hará la presión de las economías consumidoras de petróleo sobre las naciones petroleras para que aceleren el tapering

25 DE junio DE 2021. 08:24H Alejandra Gómez

fdb6b3d03ac2a4383825d6cc7f03f895.jpg

Corrección en el mercado de las commodities ante la inflación

Pese a que los mercados de las commodities se han disparado este año e incluso el Bloomberg Commodity Index Total Return ha registrado una rentabilidad del 19% desde principios de año hasta el 21 de mayo, estas últimas semanas hemos visto una llamativa corrección. 

De hecho, el Bloomberg Commodity Index Total Return ha bajado casi un 4% desde el 31 de mayo hasta el 17 de junio de 2021, igualando el rendimiento del índice en lo que va de año, que es de un 15%. Y es que la inflación en materias primas se está haciendo notar en los diferentes agentes económicos, tanto que ahora y según Wisdom Tree, está en el punto de mira de los responsables políticos. 

“Los datos de la inflación de mayo de 2021 en EE.UU. se situaron en un llamativo 5%, muy por encima de las expectativas de consenso del 4,7% y de la lectura anterior del 4,2%. La inflación se vio impulsada principalmente por los denominados efectos de base de los precios ultrabajos de la energía de hace un año, con un aumento del 28,5% del componente energético. Los productos básicos, excluidos los alimentos y la energía, también subieron un 6,5%”, explica el equipo de análisis de la gestora para recordar que la postura de la Reserva Federal ha sido que estos elementos son en gran medida transitorios, y que no necesitan actuar al respecto. 

Sin embargo, desde Wisdom Tree aclaran que “el desglose de los datos muestra que la fortaleza es más generalizada que el simple repunte de las materias primas. Los llamados "dot-plots" del Comité Federal de Mercados Abiertos publicados la semana pasada, que trazan las expectativas de tipos de interés de cada miembro, mostraron que es más probable que las subidas de tipos se produzcan en 2023 que en 2024 (donde apuntaban los puntos anteriores). La Fed también mejoró sus proyecciones de crecimiento económico tras su reunión de la semana pasada”, y adjuntan que “el mercado ha interpretado todo esto como un movimiento de halcón y los precios de la mayoría de las materias primas han reaccionado negativamente […] Sin embargo, creemos que la Fed ha tenido que reconocer la solidez de los datos y es poco probable que las subidas de tipos dentro de unos años cambien el rumbo de la fuerte demanda de materias primas y la escasa oferta para el próximo año”. 

Pese a todo ello, los expertos de la gestora siguen apuntando que los fundamentos indican una fortaleza en el mercado de las materias primas. “La transición del mercado de la energía -el movimiento hacia fuentes de energía más sostenibles- será, en particular, un impulso para los materiales necesarios para las energías renovables y las tecnologías de baterías, lo que incluye en gran medida los metales básicos”, inciden. 

El petróleo, un caso llamativo

Ante este panorama de volatilidad de las commodities pero fortalecido, desde Wisdom Tree puntualizan justamente que ha sido el sector de la energía de materias primas que mejor se comportó el mes pasado, con una subida del 7%. 

 “La fortaleza fue generalizada, pero liderada por el gas natural, que registró una ganancia del 11,5%. El gas natural está cotizando a un máximo de seis años (estacional) debido a las expectativas de temperaturas por encima de la media para julio de 2021, lo que debería impulsar la demanda de gas natural como materia prima en el mix eléctrico”, indican para añadir: “La tensión en el mercado del petróleo, provocada por la OPEP, podría limitarse si el grupo actúa sobre la base de su propio análisis, que muestra la necesidad de utilizar una mayor parte de la capacidad excedente, que se encuentra en un nivel elevado desde hace varias décadas”. 

De hecho, Norbert Rücker, Jefe de Economía e Investigación de Próxima Generación de Julius Baer, banco privado suizo, puntualiza que los precios del crudo siguen subiendo de forma constante. “El discurso no ha cambiado: el repunte de los desplazamientos y la actividad de ocio en el mundo occidental alimenta la demanda de petróleo y agota la oferta. El estado de ánimo del mercado está mejorando y añadiendo más vientos de cola a los precios. Vemos que los precios del petróleo corren el riesgo de sobrepasar los límites a corto plazo”, concreta. 

Tal y como podemos ver en los gráficos, este último mes la escalada de los precios del petróleo no tiene discusión. Tanto el Brent como el WTI se encuentran cotizando por encima de los 70 dólares el barril, alrededor de los 75 y los 73 dólares, respectivamente.

Fuente: Investing

Fuente: Investing

Y es que el rebote de los precios del petróleo parece ser especialmente fuerte, ya que coincide con la temporada de conducción en Estados Unidos y de viajes en Europa. “En cuanto a Estados Unidos, prevemos una demanda récord de gasolina este verano y vemos que el almacenamiento seguirá reduciéndose por debajo de los niveles medios de los últimos cinco años a corto plazo. El rebote de la demanda tiene probablemente un elemento temporal dados sus ingredientes estacionales”, explica el experto, y añade: “Sin embargo, alcanzar el máximo no sólo depende del consumo, sino sobre todo de las proyecciones de producción. La oferta actual está limitada cíclica y políticamente, pero no estructuralmente. La actividad del esquisto se recupera más lentamente de lo habitual, ya que las inversiones proceden principalmente de productores privados, no públicos. El debate sobre el clima muestra sus consecuencias. Sin embargo, es probable que la actividad del esquisto haya superado el punto en el que la producción pasa del estancamiento al crecimiento·. 

Y es que por su parte, los países petroleros siguen manteniendo grandes volúmenes de petróleo al margen del mercado debido a su acuerdo de suministro, por lo que “a medida que los precios del petróleo suban, también lo hará la presión de las economías consumidoras de petróleo sobre las naciones petroleras para que aceleren el tapering. La inflación de los combustibles se convierte en un punto de malestar económico para algunos”.  

“Hay algunas válvulas de seguridad. Los compradores podrían tratar de eludir las sanciones a Irán y Venezuela a medida que el petróleo se encarezca en el mercado mundial. Vemos que los precios se disparan a corto plazo. Dadas las consideraciones de que los suministros son sobre todo políticamente ajustados, vemos el pico más cerca que muchos otros participantes en el mercado. Dicho esto, existe la habitual niebla, es decir, incertidumbres que empañan la visión en el camino hacia el alza”, concluye Rücker. 


Lea además:


Tener en cuanta la transición energética, clave para orientar nuestras inversiones


Una menor tolerancia a la inflación y el temor a su descenso, las claves estadounidenses


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"