bolsas-y-mercados

Esto es lo que espera el mercado de la reunión del BCE

El mercado aguarda con gran expectación la reunión de este jueves del BCE. Los inversores prevén que el discurso más laxo de los últimos meses se materialice en el anuncio de medidas de calado. La atención se centrará en la facilidad de depósito a la banca y en un posible nuevo programa de expansión cuantitativa.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H economía, negocios y finanzas

bce_41-210903_20190911103832.jpg

Tras meses de retórica ha llegado el momento de la puesta en práctica. Los inversores descuentan que habrá respuesta concreta del BCE a la debilidad en el crecimiento europeo, acentuada por la guerra comercial, y a las incertidumbres en relación al Brexit. Los dos grandes focos están puestos en la posibilidad de que se anuncie un nuevo programa de compra de activos (QE) y en un recorte de la tasa de facilidad de depósito a la banca, situada en la actualidad en el -0,40 por ciento.

Facilidad de depósito

Para Cristina Gavín, gestora de fondos de Ibercaja Gestión, “parece claro que va a anunciar una rebaja de la facilidad marginal de depósito” desde el -0,40 por ciento actual, aunque reconoce que la ausencia de consenso está en la cuantía, dado que “la mitad del mercado apuesta por 10 puntos básicos y la otra mitad habla de una bajada más agresiva que llevaría la tasa hasta niveles de -0,60 por ciento. Desde Ebury, por ejemplo, se inclinan más por una rebaja de 10 puntos básicos “por el riesgo de tener un impacto perjudicial en la rentabilidad de los bancos europeos”. Eso sí, los expertos de la firma creen que a ello “se sumaría la indicación del banco de que tiene voluntad de llevar a cabo más en las próximas reuniones”, además de ver posible la introducción del sistema de “niveles” de depósitos diseñado para aliviar la presión sobre los bancos comerciales.

Una opinión, esta última, que comparte Gavín. “Parece que el BCE introduciría un sistema de tiering (sistema escalonado sobre el exceso de reservas depositadas en el BCE) que beneficiaría, sobre todo, a bancos franceses y alemanes que son los que tienen más liquidez depositada”. Además, considera que la falta de noticias en este sentido “podría tener efectos negativos sobre la rentabilidad del sector financiero y sería acogido negativamente por los inversores”.

Sin embargo, pese a que el organismo presidido por Mario Draghi actúe sobre la tasa de depósitos, Gilles Möec, economista jefe de Axa IM, le resta potencial práctico. “En nuestra opinión, incluso con la nivelación, un recorte de la tasa de depósito no va a estimular mucho la economía”, asegura. Y Paul Brain, responsable de renta fija en Newton, parte de BNY Mellon Investment Management, es de la misma opinión. “Es poco probable que un leve recorte de los tipos de efectivo (de quizás 10 puntos básicos) logre reactivar la economía europea y, por el contrario, reforzará la estructura de tipos de interés negativos tan perjudicial para el sector bancario y para los ahorradores”, insiste.

Nuevo QE

El segundo foco de interés ante la reunión del BCE es el más que posible anuncio de un nuevo programa de compras de activos, conocido como QE, tanto de deuda soberana como corporativa. Para Ibercaja Gestión “no se descarta que pudiera incluir deuda bancaria, aunque no parece probable, al menos en esta reunión”. En este sentido, para AXA IM “comprar bonos bancarios tendría sentido, pero la vía preferida del BCE para proporcionar mitigación adicional a los bancos puede ser una porción adicional de generosidad en la TLTRO entrante”.

La clave, en todo caso, estará en la cuantía de ese eventual programa de QE. “Se habla de entre 30.000 y 40.000 millones mensuales (cualquier cifra por debajo de este importe sería una decepción) con una duración que iría entre 6 y 12 meses”, apunta Gavín.

Sin embargo, tampoco aquí hay consenso en cuanto a la duración del programa e incluso hay firmas que descartan el anuncio ahora en septiembre de un nuevo QE, caso de Ebury, por el miedo de sacudir a los mercados. “Es probable que tengamos que esperar hasta la reunión de octubre, como pronto, para un compromiso firme con la compra de activos adicionales”, señalan. Para esta firma especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, “el anuncio de un nuevo programa QE este mes sería completamente erróneo para el mercado y muy probablemente enviaría al euro a nuevos mínimos de dos años frente al dólar estadounidense”. Tampoco lo esperan desde Allianz Global Investors "dada la falta de consenso entre los miembros del BCE", señala Franck Dixmier, Director Global de Renta Fija de la gestora.

En todo caso y a juicio de Paul Diggle, economista de Aberdeen Standard Investments, "la visión general es que la política monetaria no puede hacer mucho para contrarrestar la ralentización del crecimiento en Europa y en el resto del mundo. Es necesaria una relajación concertada de la política fiscal", señala.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"