bolsas-y-mercados

Ferrovial en máximos, ¿cabe esperar más?

Está en la terna de los tres mejores del Ibex en el último año -junto con Cellnex e Iberdrola- y registra una revalorización anual que se acerca al 50 por ciento. Está claro que Ferrovial goza del favor de los inversores y que se ha convertido en una elección segura en tiempos inciertos pero, ¿cabe esperar más ?

06 DE octubre DE 2019. 00:00H economía, negocios y finanzas

heathrow_41-209531_20190906135437.jpg

Está en la terna de los tres mejores del Ibex en el último año -junto con Cellnex e Iberdrola- y registra una revalorización anual que se acerca al 50 por ciento. Está claro que Ferrovial goza del favor de los inversores y que se ha convertido en una elección segura en tiempos inciertos pero, ¿cabe esperar más ?

Un referente en su sector, un negocio con bajo nivel de riesgo, generador de flujo de caja y un dividendo estable. Esta tarjeta de presentación de Ferrovial ha convertido al valor en una de las estrellas del año de la bolsa española en un entorno complicado. “Mucho flujo de dinero institucional se ha ido hacia este tipo de valores o hacia las utilities en la coyuntura actual de tipos cero”, reconoce Antonio Castelo, analista de iBroker. Y el interés que ha suscitado la venta de su división de Servicios, con la que reducirá exposición a Reino Unido, ha sido otra de las palancas que han impulsado la cotización. “La clave en Ferrovial es el proceso de venta de esta división”, subraya Ángel Pérez, analista de Renta 4. “Quieren optimizar el valor para el accionista y decidirán si venden por trozos o no, pero lo importante es el precio que consigan, de cara a que siga el buen ritmo de la cotización. Nosotros tenemos una valoración para esta división de unos 2.200 millones de euros”, señala.

A partir de ahí, el siguiente aspecto a vigilar será a qué van a destinar los fondos que obtengan con la venta. “Creemos que será para infraestructuras de transporte en EE.UU. principalmente, tienen que hacer la tercera pista de Heathrow y no descartamos que haya alguna adquisición de algún aeropuerto o alguna autopista que les pueda interesar porque hay varias privatizaciones de aeropuertos en Francia o Bulgaria que les pueden interesar”, apunta Pérez. Además, tampoco desdeña la posibilidad de que se pueda destinar a “una mejora del dividendo si no encuentra algo con lo que se genere valor”.

La importancia del dividendo

La estabilidad del dividendo es otro de los aspectos de Ferrovial que gusta a los inversores. “A pesar de la fuerte subida que ha tenido, la rentabilidad por dividendo de Ferrovial está en el 2,72 por ciento”, recuerda Castelo. Una cifra que contrasta con una rentabilidad del bono a 10 años español que está en el entorno del 0,21 por ciento.

Más allá de ello, al mercado le convence que se reoriente hacia infraestructuras y concesiones como medida para afrontar el estrechamiento de los márgenes. De hecho, el buen posicionamiento de la empresa en América del Norte, donde se espera ver un boom de infraestructuras, es otro de los factores que apoyan a la compañía presidida por Rafael del Pino.

Infraestructuras y concesiones

“En la parte de construcción de infraestructuras tiene proyectos interesantes, pese a que recientemente ha perdido un contrato en Denver y otro en Reino Unido”, recuerdan desde Renta 4. En efecto, este mes de agosto, el aeropuerto Internacional de Denver ha rescindido de forma unilateral el contrato que adjudicaba hace dos años por unos 580 millones de euros a un consorcio liderado por la española. Un proyecto para remodelar y luego explotar durante 34 años la principal terminal del aeródromo.

También en agosto llegaba otra mala noticia de Reino Unido: la suspensión del contrato para construir y operar el túnel de Silvertown de Londres, tras la impugnación presentada por ACS. Proyectos ambos “que no estaban en valoración y por eso la cotización ha seguido subiendo”, apunta Ángel Pérez. Y tampoco aquí hay que olvidar lo ocurrido en Canadá, tras una resolución de arbitraje por la que perderá el control de la autopista 407ETR, uno de los activos estrella del grupo “ ya que es prácticamente la mitad de su valoración”. De momento, “el tráfico parece estancado allí pero las tarifas se espera que sigan creciendo a medio plazo”, subraya Pérez, quien asegura que recomiendan sobreponderar el valor por las fases iniciales en las que tienen varias autopistas, por lo que esta división seguirá valiendo cada vez más”, amén de la recurrencia de ingresos que les proporcionan las que tienen en España, Portugal y otros países.

Pérez apunta también otro factor positivo a tener en cuenta en Ferrovial. “Tiene una posición financiera buena y saneada. Tiene en caja más de 700 millones de euros”.

¿Más potencial?

Pese a lo que ha subido el valor y a los niveles alcanzados, lo cierto es que la mayoría de firmas que siguen al valor aconsejan comprar. Castelo reconoce que los múltiplos son exigentes y que "quizás se puedan buscar alternativas más baratas en el mercado”, pero también tiene claro que “no vemos riesgo de grandes caídas en la Ferrovial”, por lo que es un valor muy válido para perfiles de inversores que busquen estar tranquilos y se fijen en la retribución al accionista.

Angel Pérez asegura que “hay mucho valor en Ferrovial. Nos sigue gustando aunque ha corrido mucho” y, desde el punto de vista técnico, David Galán, de Bolsa General, recuerda que "ha subido de manera vertical desde 2009 hasta 2015, luego paso tres años sin hacer nada en una consolidación lógica después de un avance tan violento. Ahí formó un triángulo y el objetivo de ruptura de ese triángulo son los 26,73 euros. Ya casi está ahí”.

A partir de ahora, "sería prudente porque lleva subida espectacular", pero sí que puede subir más. "No me gusta poner puertas al campo. El objetivo probable era llegar hasta estos niveles y lo habitual en este tipo de subidas verticales con descansos largos es que cuando se rompe esa consolidación venga otro tramo de subidas". Además, subraya que se ha comportado muy bien con una bolsa española mediocre. Eso sí, tiene claro que lo adecuado sería mantener posiciones en el valor y vigilar posibles techos pero no comprar. "El punto de entrada ahora es malísimo porque el stop para gestionar el riesgo está muy alejado"

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"