lunes, 16 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Mercados

¿Hay atractivo en los activos argentinos?

Argentina atraviesa un momento tremendamente delicado debido a la victoria de Alberto Fernández en las elecciones presidenciales primarias.

06 de septiembre de 2019. 08:00h Patricia Malagón
  • ¿Hay atractivo en los activos argentinos?

Argentina ha firmado un turbulento mes de agosto después de las elecciones presidenciales primarias, conocidas como paso. Nadie podía esperar una victoria tan clara de Alberto Fernández, el candidato peronista al que acompaña la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. A esto se le suma el rescate del FMI del año pasado y el riesgo de impago que está sufriendo el país.

Sin embargo, “después de la primera crisis de confianza, la devaluación y el rescate del FMI el año pasado, los activos argentinos ya habían sido descontados sustancialmente y presentaban valoraciones atractivas en el contexto de una cierta continuidad de las políticas y de un mayor apoyo del FMI. El único impedimento para tener una mayor exposición fue el hecho de que, a pesar de esta corrección, Argentina seguía siendo una de las mayores posiciones en la mayoría de los fondos de deuda emergente.”, asegura Jean Jaques Durand, Gestor del Fondo de Deuda Emergente.

Por otro lado, la posible victoria de Alberto Fernández en las presidenciales preocupa al mercado. Aunque “seguimos pensando que la presidencia de Alberto no tendrá nada que ver con la de Cristina”, comenta Durand. “Una de las razones por las que tuvo que dejar su puesto de jefe de gabinete durante la primera administración de Kirchner después de que las políticas económicas comenzaron a radicalizarse.”, añade el gestor.

Por todo ello, el experto de Edmond de Rothschild cree que el país latino conseguirá mantener los objetivos pactados con el FMI. “El FMI, por su parte, tiene todos los incentivos para hacer que esto funcione, ya que es su mayor programa pendiente y han invertido demasiados esfuerzos políticos como para dejarlo fracasar.”, matiza.

Gran riesgo

Sin embargo, no hay que olvidar que el Banco Central de Argentina se vio obligada a quemar 13.000 millones de dólares de reservas de divisas para evitar que el peso se descontrolara en los últimos días. Esto supone graves implicaciones en la inflación y la relación entre la deuda y el PIB del país.

“Con el trauma de los múltiples impagos de créditos del pasado en la mente de todos los argentinos, la perspectiva de otro más ha alimentado rápidamente la prisa por retirar los depósitos. Este pánico ha hecho que el mecanismo de transmisión de la política monetaria sea totalmente ineficaz, como vimos el año pasado y, a su vez, esto ha pesado sobre la moneda. Sin embargo, cuanto más débil es la moneda, mayor es la relación entre la deuda y el PIB del país, lo que, a su vez, reduce el valor de recuperación de sus bonos denominados en USD.”, explica Delphine Arrighi, gestora del fondo Merian Emerging Market Debt de Merian GI.

¿Compensa el riesgo?

La pregunta que los inversores se hacen es si el riesgo compensa el beneficio que se puede obtener por comprar bonos argentinos. “La actual prima de riesgo de la deuda externa incluye una remuneración decente en caso de impago, y las valoraciones actuales de la deuda local están en consonancia con una fuerte depreciación de la moneda junto con la imposición de controles de capital. Además, el FMI no se limitará a contabilizar una cancelación de su programa de rescate de 44.000 millones de dólares estadounidenses. Por otro lado, no tiene sentido que un país con un gran déficit por cuenta corriente incumpla con su deuda en divisas fuertes (especialmente cuando esa deuda se rige por la legislación extranjera, por ejemplo, la deuda emitida en los Estados Unidos y el Reino Unido).”, explica Luc Dhooge, director de deuda emergente y Thierry Larose, gestor senior de Vontobel AM.