bolsas y mercados

ING: “Los inversores compran cada vez más activos americanos”

Dirigentes entrevista a Álvaro Vidal, responsable de bróker Naranja de ING, quien analiza el comportamiento de los inversores en la primera y en la actual segunda fase de la pandemia. Señala que tecnología y salud son, de lejos, los sectores que más interés generan.

28 DE octubre DE 2020. 08:00H Rocío Arviza

d0e1b3d0bf7da16042757931f437ee94.jpg

Ahora estamos en plena segunda oleada de Covid-19 y estamos viendo un repunte de la volatilidad, ¿esta mayor volatilidad trae de la mano una mayor actividad de compraventa de los inversores minoristas?

Sí, indudablemente. La volatilidad siempre ha sido el principal late motiv de la actividad en bróker y, cuando hay mucho ruido, se despierta el sentimiento de que estamos ante el momento de invertir. 

El confinamiento ha creado un escenario favorable para la inversión en Bolsa. El encierro en casa combinado con un ahorro disponible mayor en muchos casos y en un entorno de volatilidad, disparó la actividad inversora. Donde algunos han visto incertidumbre otros han confiado y han visto una oportunidad y se han lanzado en masa a la inversión. 

Ahora, en esta segunda oleada los inversores están siendo más cautelosos a la hora de tomar posiciones.

La actividad de los inversores está siendo mucho menos que la registrada en la primera oleada, también es cierto que ahora estamos en un momento extraño en el que dos fuentes importantes de volatilidad como la segunda ola y las elecciones americanas coinciden en el tiempo. Nosotros esperamos ver un repunte de la volatilidad y, por tanto, en la actividad inversora en estos últimos días de octubre y las primeras semanas de noviembre. 

Si echa la vista atrás hasta principios de año, ¿cómo se está comportando el inversor español minorista ante la pandemia? ¿Qué conclusiones han sacado?

La pandemia ha disparado los volúmenes de contratación en Bolsa. De hecho, el número de negociaciones registrados durante los meses de marzo, abril y mayo se incrementó un 74% frente al año anterior. Hubo muchos inversores que encontraron una oportunidad y aprovechando las caídas de marzo, se lanzaron a invertir en Bolsa decantándose principalmente por el mercado americano y por la compra de valores tecnológicos, farmacéuticas, aerolíneas y banca.

Después del confinamiento estricto, entre junio y septiembre, se ha mantenido esta tendencia. De hecho, entre marzo y septiembre las nuevas altas en el Broker Naranja de ING han sido un 359% superiores al mismo periodo del año anterior y el número de operaciones un 267% más.

Además, hemos visto una clara tendencia hacia la innovación, la tecnología, la salud y la sostenibilidad. Son sectores que nos están demandando y por los que están mostrando interés nuestros inversores. 

El minorista español que opera a través de un bróker, ¿lo hace para comprar acciones principalmente o están notando que los ETFs ganan peso?

En España la penetración los ETFs está siendo más lenta que en otros países, pero poco a poco van ganando peso y es posible que ocupen más espacio en las carteras de los inversores españoles en los próximos años. En España, los ETFs más negociados siguen siendo los que siguen al Ibex, pero poco a poco el inversor español se está abriendo a otros mercados y productos. Pese a todo ello, el inversor español sigue apostando por comprar las acciones de las compañías en vez de acudir al ETF, lo que en cierta manera perjudica una adecuada diversificación. 

¿Y sigue el minorista insistiendo con el mercado español o ha abierto miras a otros mercados internacionales?

En casi todos los países de Europa el inversor es local y es lógico. La gente invierte en lo que sabe, tiene cerca y conoce. En España, el inversor sigue siendo local y con especial foco en las grandes compañías del Ibex, pero sí es verdad que algo está cambiando. Los inversores compran cada vez más activos americanos. Hay muchas razones y, entre ellas, no podemos pasar por alto la extraordinaria rentabilidad que han dado estos valores en los últimos años; pero también está el factor de que en Estados Unidos cotizan las compañías tecnológicas más grandes del mundo. Al fin y al cabo, la mayoría de las empresas más disruptivas del mundo son americanas, por lo que es lógico que el inversor español se acerque más allí. 

El interés por la Bolsa americana ya venía de antes, desde 2017 el incremento en la operativa USA ha ido en aumento, y la situación de la pandemia no ha hecho nada más que incentivar aún más el interés de los inversores españoles, sobre todo de los más jóvenes.

¿En qué tipo de mercados y de sectores han visto más oportunidades los inversores?

Sobre todo, en tecnología y salud. De lejos han sido los sectores que más interés han generado entre los inversores.

Antes de la pandemia apenas había inversores españoles en compañías como Moderna o Zoom

y en estos últimos meses hemos visto cómo la negociación se disparaba en esos valores.

También se ha acrecentado el interés en valores que ya estaban entre los más negociados entre los inversores españoles, como Tesla o Apple. En definitiva, los datos nos muestran que los inversores han apostado por las compañías y sectores más innovadores y sin dejar de lado los patrones de inversión habitual (Bolsa española, grandes compañías) abrazando, de alguna forma, los cambios que esta situación global ha supuesto. 

En los inversores de perfil más joven, ¿qué pautas están observando?

Hemos observado que los inversores más jóvenes están trasladando sus hábitos de consumo a sus patrones de inversión que cada vez más se parecen a sus gustos en marcas. En su top de compras están las compañías tecnológicas: Apple, Microsoft, Amazon, Tesla y Netflix.

Como consecuencia, esta generación está comprando más que nunca en Bolsa americana y lo están haciendo con mayor interés que los miembros de generaciones anteriores. El número de inversores jóvenes que operaron desde junio a septiembre en Bolsa americana fue casi cuatro veces superior al registrado en 2019 (+376%) y han tenido una presencia en la operativa del mercado americano un 285% mayor frente a los nacidos antes de los años 80.

El evento clave en los próximos días son las elecciones en EE.UU. ¿Qué cabe esperar desde el punto de vista inversor de esos días en torno al 3 de noviembre?

Durante las elecciones de 2016 vimos cómo la operativa en Bolsa americana aumentaba un 30% vs media de años anteriores. Este año, en un entorno de pandemia mundial y con el interés en Bolsa americana en máximos, esperamos un aumento de la operativa sustancialmente mayor

Lo que hay que tener en cuenta es que las elecciones americanas siempre han sido un foco de volatilidad y este 2020 no va a ser una excepción. Hay mucha incertidumbre respecto a quién será el ganador y cómo será esa reacción de la Bolsa. Se habla mucho de los sectores y compañías que se verán afectas en caso de que el ganador se decante de uno u otro signo, pero no hay que olvidarse que el ganador será presidente en un entorno de pandemia global.


Portocolom: "En el futuro se hablara del impacto ambiental que tiene la rentabilidad"