inversion

Invertir "demasiado" en el interior de las fronteras, ¿una pérdida de oportunidades?

Este “sesgo doméstico”, que padecen fundamentalmente los inversores de países emergentes, puede hacer que subestimemos riegos y dejemos pasar opciones interesantes

21 DE julio DE 2021. 08:30H Alejandra Gómez

0155291209c336bbf7ab9d8e23d23611.jpg

Pese a que vivimos en un mundo cada vez más globalizado y las nuevas tecnologías nos permiten invertir alrededor del mundo, lo cierto es que la nacionalidad también pesa a la hora de apostar por unos u otros activos en cartera. 

Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión en multiactivos eToro, apunta a este respecto que los inversores invierten de manera desproporcionada en los mercados nacionales, “debido a que se sienten familiarizados con ellos, a su aversión a los riesgos que representan los tipos de cambio y los países extranjeros, y a la creciente correlación entre las bolsas globales”.

Y es que los datos que vemos en el siguiente gráfico hablan por sí solos y, este llamado “sesgo interno” puede afectarnos a la hora de diversificar nuestras carteras y que dejemos pasar algunas oportunidades e incluso subestimar algunos riesgos de nuestro mercado nacional. 


Los inversores de mercados emergentes, los menos diversificados

Los que poseen este apodado “sesgo doméstico” (o el hecho de invertir más dentro de sus fronteras de origen) más elevado son los inversores de los mercados emergentes debido a los controles de capital de sus países, los tipos de interés más elevados y el menor desarrollo de sus mercados. 

Sin embargo, el entendido de eToro explica, aunque de forma reciente, son los inversores europeos los que están más diversificados también en lo relativo a empresas, debido a que tienen la mayor exposición al exterior de todas las compañías. 

“El sesgo doméstico del Reino Unido era del 70% hace veinte años, del 50% hace una década y ahora es solo del 30%”, ejemplifica Laidler. 

El caso de los inversores estadounidenses también llama la atención debido a que muestran un mayor equilibrio pues el 75% de los activos en los que invierten son en la propia potencia. “Esto ha funcionado bien en la última década, puesto que la renta variable del país ha despuntado sobre el 230% frente a la renta variable mundial (115%)”, indica el experto y añade: “Sin embargo, ha sido una estrategia de no diversificación, ya que se ha centrado en el sector tecnológico, cuyas valoraciones ahora están en niveles históricos altos”, sin olvidar la naturaleza desequilibrada de los mercados de la bolsa estadounidense, que representa el 60% del total mundial, frente a tener solo el 8% de las empresas que cotizan en bolsa en el planeta. 

Y es que los costes de estas operaciones varían en función de en qué mercado del globo invirtamos. “Una inversión del 100% en India frente al All Country World Index (ACWI) durante la última década tuvo rentabilidad de un 65% inferior. Por el contrario, los inversores del Reino Unido mitigaron el rendimiento más bajo en un 120% de la renta variable británica frente a la renta variable mundial durante la última década dado su sesgo interno relativamente bajo”, precisa el entendido. 


Casi la mitad de los inversores millennials necesita asesoramiento financiero


¿Por qué activos apuestan los expertos en la segunda mitad del año?


La recuperación, el ahorro y la potencia de los emergentes: el viento a favor del sector del lujo


La paradoja de las tecnológicas chinas: muy atractivas pese a la regulación



Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"