bolsas y mercados

El petróleo cae ante la indecisión de la OPEP+ y el oro registra bajadas considerables

La reunión de la OPEP y su aliados se ha pospuesto hasta el jueves ante la falta de consenso y el oro ha registrado una caída del 15% desde su máximo de agosto.

01 DE diciembre DE 2020. 08:06H Alejandra Gómez

5f249db7ab13aafad7d7070c3e41af7c.jpg

Nos encontramos en un momento clave para el análisis de los mercados en cuanto a commodities se refiere. Y es que a pesar de que tanto el petróleo como el oro hayan registrado mínimos hacia los meses de junio y julio y posteriormente tuvieran sus alzas, lo cierto es que estas jornadas han vuelto a caer con fuerza. 

El caso del petróleo: del rally a la reunión de la OPEP+

La crisis sanitaria del coronavirus ha impactado de lleno en el mercado del petróleo, que ha generado una escasez de demanda que ni los países productores ni las empresas del mercado han podido pasar por alto. 

Aunque la OPEP ha tenido que rebajar en gran medida la producción del crudo y ha impactado directamente sobre el WTI y el Brent, sí que vimos unas jornadas de rally y optimismo tras el anuncio de las vacunas Covid eficaces que anunciaron Pfizer y Moderna a bombo y platillo. 

Y es que el optimismo que causó en los mercados la luz de las vacunas que pretenden devolvernos nuestra normalidad, hizo que el petróleo experimentara un rally de recuperación importante. El mes de noviembre arrancó entonces con fuerza para esta materia prima que, mientras antes de los comicios de EEUU el barril de Brent se desplomaba hasta los 36 dólares, este índice de referencia en Europa se disparaba ese mes hasta incluso alcanzar los 43 dólares. Este se trataba de un nivel muy próximo a sus máximos de mediados de octubre y corroboraba un rally del 10% que no obtenía el petróleo desde hacía seis meses. 

Sin embargo, y a pesar de que la carrera al alza prometía, la reunión de la OPEP y sus aliados de inicios de esta semana ha hecho caer tanto el WTI como el Brent ante la posibilidad de que la reunión terminase sin acuerdo con respecto a la reducción de la producción del petróleo. Hoy mismo hemos sabido que la OPEP+ ha decidido posponer su evento para el jueves, con el fin de cerciorarse aún más sobre la producción que quieren llevar a cabo en el 2021 y después de que se haya terminado sin consenso. 

“Los mercados esperan que se decida entonces mantener al menos durante el próximo trimestre el recorte de suministros de 7,7 millones de barriles diarios (mbd) que está vigente desde agosto y que terminaría el día 31, según un acuerdo sellado en abril pasado”, explican desde Investing. 

Los expertos señalan que lo más probable es que los países continúen con los recortes de la producción para evitar una sobreoferta. Así, en la reunión se espera que el cartel extienda esa limitación de la producción al menos de tres a seis meses. “La OPEP debe encontrar un equilibrio entre una débil perspectiva a corto plazo y el objetivo de unas condiciones de suministro significativamente más estrictas hacia finales de 2021. Las perspectivas a corto plazo son débiles debido al resurgimiento de la COVID-19 en Estados Unidos y Europa, con la renovación de las restricciones a la movilidad, que ha supuesto una caída de la demanda de petróleo de 1,5 millones de barriles diarios (mbpd) en diciembre”, explica Michel Salden, Jefe de Productos Básicos de Vontobel Asset Management. 

De hecho, el informe mensual de materias de WisdomTree ya indicaba el pasado mes de octubre que el petróleo se preparaba “para renovadas caídas a medida que aumentan las tasas de COVID-19”. 

Pero aunque, según Salden, este resurgimiento de Covid en Europa y Estados Unidos esté causando esa lenta mejora de la demanda en occidente, “los datos asiáticos muestran que la normalización puede llegar más rápido de lo que espera el mercado”, explica y asume que probablemente los precios del petróleo se recuperarán en el segundo semestre del 2021. 

“Aunque la reducción de la OPEP comience en el verano de 2021, las limitaciones de la producción de 7,7 mbpd sólo pueden deshacerse en pasos trimestrales de un máximo de 2 mbpd por trimestre. Esto significa que la OPEP podría aumentar la producción desde el nivel actual de 24 a 30 mbpd para finales de 2021. Sin embargo, la OPEP necesita acordar qué parte de este aumento gradual de la producción se asignará a la producción de crudo libio recientemente reanudada, a fin de mantener la cooperación en el seno de la organización y salvaguardar la eficacia de la OPEP. Libia ha vuelto recientemente al mercado gracias a un alto el fuego y ha estado aumentando su producción de crudo. Sin embargo, su suministro de petróleo aún no se ha tenido en cuenta en las actuales asignaciones de cuotas”, comenta el entendido. 

De hecho, para Michel Salden, si el aumento de la producción de este commoditie se llevara a cabo el próximo año, “es probable que la OPEP se coma la cuota de mercado de las empresas petroleras occidentales”, aclara para añadir: “Las empresas petroleras estatales, que están ubicadas principalmente en los mercados emergentes, no están sujetas a la misma presión. De hecho, sus gobiernos las incentivan a aumentar la producción”. 

La reunión pospuesta para el jueves ante la falta de acuerdo

Por su parte, y según ha informado EFE después de que la reunión se haya pospuesto al jueves, el ministro iraní de Petróleo, Biyan Zanganeh, indicaba que aunque "algunos miembros" se mostraron reticentes a seguir con el recorte actual, aunque "existe un consenso relativo dentro de la OPEP" para prorrogar su vigencia, señalando que Rusia y Kazajistán tienen dudas. Este último prefiere que entre en vigor el aumento en la producción que se había previsto, al menos para los tres primeros meses.

Además, parece que “no hay consenso entre los Emiratos Árabes Unidos, Rusia y Arabia Saudí”, recoge Investing según ha comentado una fuente de la OPEP a la agencia rusa TASS. Y es que mientras Emiratos es partidario de continuar con el recorte en la producción de petróleo, Rusia quiere restaurarla gradualmente a partir de enero y Arabia por su parte insiste en una prolongación de tres meses de estas restricciones. 

El oro, en su mínimo desde el mes de julio

Y mientras el petróleo tiende a caer en tiempos pandémicos y de incertidumbre es bien sabido que, de forma general, el oro es uno de esos activos refugio para esos momentos. 

Este lunes ha caído por debajo de los 1.765 dólares por onza, un dato que refleja su mínimo desde principios de junio y que posteriormente vimos remontar. Así, los expertos de Investing insisten en que la caída ha sido de un 15% desde que este metal dorado alcanzara su máximo histórico el pasado a 7 de agosto, donde su ubicó en los 2.075,47 dólares la onza.

El oro, que perdió la semana pasada el nivel de los 1.800 dólares por onza, cotiza ahora en torno a los 1.775 dólares, lastrado por los avances en el desarrollo de vacunas contra la covid-19, que han animado a los inversores a apostar por la renta variable”, aseguran. 

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"